El director deportivo del Danisa Cristo Atlético, Juan Julián Martín.
El director deportivo del Danisa Cristo Atlético, Juan Julián Martín. / ANTONIO QUINTERO

El cerebro del proyecto del Cristo Atlético

  • El director deportivo del club del Otero está a la sombra del éxito del equipo

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los veintiún jugadores que defienden la camiseta del Cristo Atlético, esa plantilla del Otero que está luchando por el ascenso a Segunda B y que está haciendo que el club sueñe despierto, llegó al vestuario morado gracias a Juan Julián Martín, que siguió a los futbolistas escogidos para entrar en la plantilla de Lolo y negoció con ellos su llegada al vestuario palentino. «Mi trabajo no para en todo el año aunque solo se vea en julio con los anuncios de los fichajes», afirma Martín, el director deportivo del club morado.

Es habitual verle por los campos palentinos -y también por los de Valladolid- en los partidos de Tercera División o de Regional Preferente. «Al final tienes que conocer mucho el mercado y Tercera División ya es una categoría exigente. Si haces las cosas no muy bien al final caes. Hay que estar muchos años ahí, ver mucho fútbol, muchos partidos, ir a ver Preferente», argumenta. Tiene una agenda con sus apuntes de los jugadores que destacan a sus ojos.

«Para formar esta plantilla igual he llamado a más de treinta y cinco futbolistas. Hablé con los que nos interesaban del Villamuriel y del Becerril pero muchos nos rechazaron porque estaban a gusto en su equipo o por lo que sea. Si no hemos logrado completar la plantilla en Palencia, pues tenemos que abrir un poco el círculo y comenzar en Valladolid», señala. Una de las señas del club palentino es buscar siempre en el mercado local, de ahí que más de la mitad de la plantilla que está jugando las semifinales del ascenso a Segunda B son de aquí, de la ciudad del Carrión.

Negociar uno a uno

Cuando Martín comienza su trabajo, parte con un dinero global para confeccionar toda la plantilla. Y aquí llega el momento de los malabares -metafóricamente hablando- para conseguir lo que se quiere. «Divido el dinero y lo que le puedo arañar a uno pues se lo meto al otro. Al final tienes un presupuesto acorde a lo que es el club», explica. Cada jugador tiene unas condiciones distintas y cada negociación es única. «Cada uno tiene unas condiciones y hay que negociar uno por uno. No es lo mismo un chico que viene de juveniles y le motivas simplemente deportivamente con uno que ha jugado en Segunda B al que también tienes que convencer económicamente», afirma.

Uno del club del Otero que ha militado la pasada campaña en Segunda B, más concretamente en el filial del Real Valladolid, es Adrián, uno de los jugadores más sobresalientes de esta campaña. «Con Adrián fue bastante sencillo que viniese. Este verano quiso salir de allí, tenía una oferta del Zamora pero se quedó con nosotros. Yo pensé que iba a pedirme el oro y el moro, pero qué va, fue todo muy fácil», rememora.

Por contra, Víctor Abajo fue el más difícil de convencer para que militase a las órdenes de Lolo Infante. «Abajo es de Salamanca y es más complicado porque le pones piso y sale de casa y no va a venir por 100 euros. Hay que convencerle a nivel deportivo y hacer más esfuerzo a nivel económico», argumenta.

Descubrimientos

Markiños es el fichaje que más ha sorprendido a Martín, por su evolución y crecimiento como jugador. «Es el que más me ha sorprendido gratamente y el que más minutos ha jugado esta temporada. Ya le seguía en el Tordesillas, pero es que hace dos años estaba en juveniles. Era una apuesta mía, que son futbolistas desconocidos, porque no tienen nivel de llamar a los grandes equipos pero sé que ya le están siguiendo este año», explica. También está Dani Burgos en esta lista de sorpresas positivas. «Burgos también, ya venía con buenas referencias, pero este ya jugaba en Segunda B», agrega.

Y aquí está once meses más tarde, el equipo que se creó con «el objetivo era confeccionar una plantilla para intentar hacerlo lo mejor posible, eso siempre lo intentamos, y estar en zona tranquila de la clasificación, sin agobios», rememora Martín con orgullo. Y los agobios llegaron no por estar en la parte baja de la tabla sino todo lo contrario. Los palentinos lucharon por la tercera plaza hasta la última jornada, concluyeron en cuarta posición y ahora están jugando las semifinales de la fase de ascenso a Segunda División B, después de haber eliminado en cuartos al Avilés.

En la ida de semifinales se perdió por la mínima -con gol en el minuto 87- en La Balastera ante el filial del Alavés y ahora solo queda ganar el domingo a domicilio para seguir vivos en los ‘play off’. «El otro día no jugamos demasiado bien y el encuentro concluyó igualado. Estoy convencido que vamos a jugar mucho mejor en Vitoria y seguro que les haremos sufrir», advierte. «Si marcamos e igualamos la eliminatoria... ¡Ojo con el Cristo Atlético!», concluye Martín con optimismo.