fotogalería

Marcos Belerda pelea por hacerse con el esférico ante un jugador del Villaralbo. / ANTONIO QUINTERO

El Villamuriel golea al Villaralbo

  • Los cerrateños se sitúan, con esta victoria, en la décima posición, lejos ya de los puestos peligrosos

El Plásticos Magonsa Villamuriel recibió a Francis Olea con los brazos abiertos y con pancartas de bienvenida. El entrenador dirigía por primera vez al equipo en el Rafa Vázquez, después de que cogiera las riendas del equipo hace menos de dos semanas. Para quien no hubo carteles de bienvenida ni momentos emotivos fuera para el Villaralbo, farolillo rojo, que recibió cinco goles, que bien pudieron ser mas. Tras un respetuoso y sentido minuto de silencio por el fallecimiento de Víctor Prieto, los de Francis Olea salieron al campo muy concentrados y dispuestos a continuar por la senda del triunfo y de la permanencia.

No había pasado ni un minuto de juego cuando Iván, de cabeza, hacía trabajar a David, meta visitante. Tras ese primer córner, llegó otro saque de esquina para los cerrateños, que habían recuperado la alegría dentro del campo y las ganas de jugar. Solo habían transcurrido trece minutos cuando César Simón batía al meta visitante tras controlare el balón con el pecho y disparar directo a la red. Ayer era un día especial para César Simón porque quería marcar más que nunca, para dedicárselo a su amigo recientemente fallecido. Así que marcó el primero y se levantó la camiseta donde se leía: «Siempre con nosotros, Víctor». El colegiado decidió no mostrarle cartulina (ya había sido advertido de la posible celebración), aunque sí que reflejó en el acta la acción.

El encuentro solo tenía un protagonista, y ese era el Villamuriel. Siete minutos después, Javichi picaba un esférico que se iba alto. Pero el segundo de a tarde no tardaría en llegar. Juanito derriba en el área a Iván y deja a sus compañeros con diez jugadores y dos goles en contra, ya que el capitán no falló desde los doce metros.

El Villamuriel se encontraba en el campo, a pesar del frío, como pez en el agua. Disfrutaba creando jugadas, movía el balón con alegría y encandilaba al público asistente, que estaba entregado a los suyos. La vuelta de Olea les ha devuelto la confianza y las ganas de jugar al fútbol. El tercero de la tarde lo firmaba, de nuevo, César Simón poco antes del descanso. Javichi botaba un saque de esquina, que el delantero cabeceaba magistralmente para batir a David.

Tras el paso por los vestuarios, el escenario del Rafa Vázquez no cambiaba de guión y se seguía con la misma dinámica. Tanto es así, que el primer disparo a puerta del Villaralbo no llegó hasta el minuto 68, pero aún falta para eso. Javichi, una vez más, buscaba puerta con un disparo desde fuera del área que atrapaba, sin mucha dificultad, el cancerbero rival.

Y más tantos

Ocho minutos más tarde de esta jugada, Fer se incorporaba al ataque y levantaba al público de la grada con un tiro que se iba directamente fuera. El cuarto tanto de la tarde llegó tras una jugada muerta dentro del área, para que Jorge empujase el esférico a placer. Su celebración, al igual que anteriormente la de Iván, tuvo un protagonista: Joni, el preparador físico del conjunto cerrateño. Ambos quisieron brindarle su gol y darle su cariño tras la marcha de Mario Prieto.

Cuatro minutos después del gol de Jorge, que dejó el campo en sustitución de Tuco, llegaba el primer disparo rival. Justo se enfrentó a la portería de Sevillano, pero el disparo se fue alto. El peligro del Villaralbo, un equipo con muchas papeletas para bajar a Regional, se redujo a esta jugada aislada. El último gol de la tarde (el Villamuriel se quedó a un tanto de igualar el marcador tenístico del Barcelona) fue obra de Javichi, muy activo durante todo el encuentro. El delantero cerrateño recibió un centro de Juan de Antón y tras librarse del defensa, bate a David, sobrepasado por los goles y las ocasiones.

El público reclamó un penalti bastante claro sobre César Simón que el árbitro no vio. El que sí tuvo que pitar fue el que se cometió contra Iván (de nuevo), al que el meta visitante derribó por detrás. Jesús Ramírez fue el encargado de lanzarlo, pero su disparo se estrelló contra el travesaño. Con esta victoria, el Villamuriel se sitúa en la décima plaza y sale de la zona peligrosa de la clasificación.