inglaterra

Marcos Alonso, el mirlo blanco que deslumbra en la Premier

Marcos Alonso celebra su gol contra el Arsenal.
Marcos Alonso celebra su gol contra el Arsenal. / Reuters
  • El canterano del Real Madrid se ha convertido en pieza clave del Chelsea, y el pasado sábado marcó un gol que puede ser decisivo para el título de liga

El lateral izquierdo de moda en el fútbol español no viste la camiseta del Real Madrid; tampoco la del Barcelona o el Atlético. Ni siquiera la del Valencia, cantera inagotable de 'treses' en el último lustro. Marcos Alonso defiende los colores del Chelsea, donde llegó en agosto procedente de la Fiorentina por 25 millones de euros. Fue una petición expresa de Antonio Conte, que lo ha convertido en titular y pieza clave de un equipo que vuela hacia la Premier, en parte, gracias a un gol suyo que decantó el derbi ante el Arsenal el pasado sábado.

Nieto del mítico 'Marquitos' (ganó cinco Copas de Europa con el Real Madrid) e hijo de Marcos Alonso Peña (jugó, entre otros, en el Atlético y el Barcelona), el benjamín de la saga nació con un balón bajo el brazo. No tardó en llamar la atención del conjunto blanco y se enroló en 'La Fábrica' con sólo nueve años, aunque la falta de minutos en el primer equipo 'invitó' al joven mirlo a volar del nido. El destino de Marcos Alonso fue la Premier, en un Bolton Wanderers que tampoco pudo garantizarle el protagonismo necesario para desarrollarse como futbolista. Sus primeros dos años en Inglaterra fueron duros, pero una vez los 'Trotters' descendieron a la Championship en 2012, el lateral se adueñó del carril izquierdo del Macron Stadium (Reebok Stadium por aquel entonces).

Una temporada le bastó para llamar la atención de la Fiorentina, que lo cedió de nuevo a las Islas Británicas, esta vez al Sunderland. Con los 'Black cats' se graduó en la Premier League, disputando incluso la final de la Copa de la Liga, y se ganó con creces el derecho de vestir la camiseta viola. En su regreso a Florencia, Marcos Alonso rompió definitivamente como un carrilero versátil (podía ocupar toda la banda y también el centro de la defensa) y moderno (a sus cualidades técnicas se le unen 188 centímetros de altura).

Mediada su primera temporada en el Chelsea, ya nadie pregunta quién es Marcos Alonso. Ha dejado de ser 'el hijo de' para ser, por derecho propio, uno de los nombres del curso en Inglaterra. Julen Lopetegui le tiene en su agenda para la selección española, y varios medios han especulado con un posible regreso al Real Madrid, a una ciudad que no le trae, precisamente, buenos recuerdos.

Una noche 'imprudente'

El 2 de mayo de 2011, durante una visita a la capital española con permiso del Bolton, club en el que militaba entonces, Alonso sufrió un accidente de tráfico en la confluencia de las calles Sinesio Delgado y Ribadavia, cercanas a la Castellana. Una de las chicas que lo acompañaban en el vehículo falleció y el futbolista dio positivo (0,45) en el primer control de alcoholemia al que fue sometido. Que circulara a 112,8 km/h en una vía cuya velocidad permitida era de 50 km/h no ayudó en su defensa, y finalmente fue juzgado por homicidio imprudente, conducción temeraria y delito contra la seguridad vial. La pena de cárcel (un año y nueve meses) que se pedía para Marcos Alonso fue conmutada por una multa y una indemnización de casi medio millón de euros para la familia de la víctima, y el lateral reconoció en todo momento los tres delitos que se le imputaban.

Pasado pisado, ahora Marcos Alonso es el 'tres' más en forma de la Premier. Lo atestiguan sus cuatro goles -que le sitúan como el defensa con más puntería de la liga-, dos asistencias y un título que cada semana se encuentra más cerca.