VIOLENCIa

El fútbol se moviliza por Zozulya

video

Javier Tebas, presidente de LaLiga. / EFE

  • LaLiga anuncia una querella contra los ultras del Rayo por coacciones al club y al jugador ucraniano tachado de neonazi, que decidirá si quiere jugar o no en el equipo madrileño

La violencia y la vulneración de un derecho fundamental como es el trabajo en la que ha degenerado el ‘caso Zozulya’ han llevado al fútbol español a movilizarse en defensa del delantero ucraniano contra los ultras. La polémica y frustrada cesión del futbolista del Betis al Rayo ha obligado a intervenir a LaLiga. Su presidente, Javier Tebas, anunció una querella criminal contra los ‘Bukaneros’ por presuntas coacciones al club madrileño y a Zozulya, antes de mantener por la noche una reunión con el sindicato de jugadores, representantes de la entidad franjirroja y el futbolista. Será el propio Zozulya quien decidirá el lunes si quiere jugar o no en el Rayo.

Tachado Zozulya de neonazi, protagonista el miércoles de una fugaz cesión de ida y vuelta de Sevilla a Madrid y en riesgo de quedarse en el paro hasta el verano, el futbolista ucraniano vetado por los radicales del Rayo recibió este jueves no sólo el contundente respaldo de LaLiga y de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), sino también del Betis y su plantilla. Los jugadores del Betis denunciaron el «linchamiento público de gravedad extrema» al que está siendo sometido un futbolista «cuyo comportamiento profesional y personal ha sido intachable». «Todo procede de una noticia falsa sobre el significado de la camiseta con la que aterrizó en Sevilla», recordó el capitán del equipo verdiblanco, Joaquín, durante la lectura de un comunicado, en alusión a cuando el pasado verano el ucraniano fue acusado de portar una prenda de un grupo paramilitar. «Todos somos Zozulya», proclamó el capitán del Betis, arropado por todos sus compañeros.

«Como ya señalé en mi presentación con el Real Betis, no estoy vinculado ni apoyo a grupo paramilitar ni neonazi alguno. He realizado una importante tarea en Ucrania colaborando con el Ejército para proteger a mi país, además de ayudar a los niños y a los más desfavorecidos», explicó Zozulya sin éxito a los aficionados del Rayo. El ucraniano se defendió de las acusaciones sobre su idelogía antes de verse obligado a regresar a Sevilla a causa de la presión ejercida por los ultras del club franjirrojo y las amenazas recibidas el miércoles, cuando, además de una aluvión de mensajes de rechazo en las redes sociales, se instaló en la ciudad deportiva del Rayo por parte de los radicales una pancarta que rezaba: «Vallekas no es lugar para nazis. Presa (presidente del Rayo), para ti tampoco. ¡Vete ya!».

«Roman es patriota y apoya al ejército de su país en una guerra», defendió este jueves el representante de Zozulya en España, José Lorenzo, quien reconoció que el futbolista ha sido coaccionado, «desde el momento en que hay amenazas, dejaciones y humillación y no te permiten llevar a cabo aquello que quieres». Minutos antes, el presidente de LaLiga desveló que denunciaría ante los tribunales «a quienes han ejercido la coacción y han amenazado (al jugador y a los dirigentes del Rayo)». «La tolerancia de un país se demuestra respetando los derechos, nos gusten o no las ideas», sentenció Javier Tebas, mientras el presidente de la AFE, Luis Rubiales, insistía en que el sindicato ya estaba trabajando «para garantizar completamente la seguridad del futbolista en el ejercicio de su profesión».

Jugador del Rayo «hasta el 30 de junio a todos los efectos», Zozulya regresó «asustado» a Sevilla, según admitió el presidente del club madrileño, Martín Presa, aunque antes de volver este jueves a la capital para la reunión fijada por la tarde en la sede de la AFE, ya se encontraba «más tranquilo». «Queremos que Roman desarrolle su profesión, que es lo que él más desea y vamos a defender los intereses del jugador para que haya un final feliz», añadió José Lorenzo. El agente de Zozulya, Vladimir Kuzmenko, fue más allá: «Alguna gente vio símbolos nazis en lo que es el escudo de Ucrania. Para mí, esto no es sólo un ataque contra Zozulya, sino contra todo el país», sentenció quien tras el ultimátum de los ultras estima que «Roman no puede jugar en el Rayo».

También el tenista ucraniano Sergiy Stakhovsky, número 111 del mundo, quiso mostrar su apoyo a su compatriota Zozulya con un tuit dirigido a los aficionados del Rayo: "Queridos ultras del Rayo. Parece que sois unos incultos y unos individuos de mente cerrada. Vuestro club no merece a un jugador como Zozulya".