Kike, en el partido de la primera vuelta frente al conjunto burgalés.
Kike, en el partido de la primera vuelta frente al conjunto burgalés. / Antonio Tanarro

fútbol

Ganar al líder otorga puntos... y prestigio

  • El técnico de la Segoviana, Abraham García, espera encontrarse un Burgos Promesas 2000 «muy motivado» a pesar de estar situado en las últimas posiciones

Ha ganado cuatro partidos como local, ha empatado uno y ha perdido siete. Son los datos que presenta el Burgos Promesas 2000 en su campo, pero esos números se quedan en el papel cuando uno juega frente al líder, frente al primer clasificado. Sí, también está en las últimas posiciones y la diferencia de puntos es considerable, pero el técnico de la Segoviana, Abraham García, sabe que para escapar de esa zona peligrosa hay que amarrar como local. Y por eso espera encontrarse mañana un equipo motivado. Ganar al líder da puntos... y prestigio.

Atrás queda la goleada al Villaralbo. «Soy de los que olvida rápido», añadió Abraham García, aunque sí quiso destacar la seriedad, sobriedad y el respeto que tuvieron sus jugadores. «Hicimos un buen fútbol, y es nuestra obligación para la gente que sube a vernos», dijo.

Por lo menos logró contar con 16 jugadores del primer equipo para la pasada convocatoria y además recupera a Ivi. Posiblemente el que peor lo tenga sea Anel. «Sabiendo que andábamos cojos en esa posición, ha querido estar al pie del cañón, lo que habla de su gran compromiso». De momento, tranquilidad y buenos alimentos. «Tenemos que prepararnos bien, teniendo en cuenta que cada partido es un reto muy difícil», manifestó.

Y con alivio ha respirado también el técnico y la afición gimnástica. No hay salidas en la Gimnástica Segoviana (tampoco llegadas), pese a que muchos equipos del grupo VIII de Tercera División han aprovechado el mercado invernal para reforzar sus plantillas de cara a esta recta final. «Perder a algún jugador hubiera sido una mala noticia», añadió Abraham García.

El guardameta gimnástico Pablo, que frente al Villaralbo disputó su primer partido esta temporada, advierte que el campo del Burgos Promesas 2000 no es de los más favorables a la Segoviana, pero sus sensaciones son buenas, «más que nada por la espectacular temporada del equipo. Lo vamos a sacar adelante». Por eso considera que el principal objetivo no puede ser otro que «el de ganar la Liga», sobre todo por las ventajas que se adquieren cuando se es campeón. «Es una espina que tenemos clavada», dijo.