entrevista

«Chipre es un lugar muy apropiado para el futbolista español»

Juanjo Lorenzo, en su presentación con el Apoel.
Juanjo Lorenzo, en su presentación con el Apoel. / Apoel Nicosia
  • Juanjo Lorenzo, Director deportivo del Apoel Nicosia

  • Considera que la cantidad de jugadores de nuestro país que emigran allí va aumentar en los próximos años

Juanjo Lorenzo es el director deportivo del Apoel Nicosia, equipo más poderoso de Chipre. Este pucelano de 40 años fue ‘creador’ del mejor Osasuna de la historia durante siete años, en los que el club logró sus mejores clasificaciones históricas con una final de Copa, previa de la Champions y semifinal de UEFA incluída, además de lograr más de 25 millones de beneficios para el club con sus movimientos de futbolistas. Su exitoso paso por Pamplona, donde forjó más raices que en el Real Madrid, Valladolid y Tenerife, le sirvió para firmar por Olympiacos, donde ha estado cuatro años (logrando todas las ligas en juego y obteniendo dos dobletes) antes de aterrizar en Chipre.

El Apoel Nicosia es su nuevo destino. El rival del Athletic en la Europa League ha levantado 25 veces el título de Primera División y este año todo marcha viento en popa. El equipo de Thomas Christiansen, viejo conocido de nuestra liga, es líder destacado. Lo es con tres futbolistas españoles -Roberto Lago, David Barral y Íñiaki Astiz. Ellos tampoco han podido resistirse a la moda de importar jugadores de nuestro país.

El equipo de Thomas Christiansen, viejo conocido de nuestra liga, es líder destacado. Lo es con tres futbolistas españoles -Roberto Lago, David Barral y Íñiaki Astiz. Ellos tampoco han podido resistirse a la moda de importar jugadores de nuestro país.

¿Cómo es la liga chipriota?

Es una liga de 14 equipos, se juega con una liga regular de todos contra todos y un playoff por el título con los seis primeros clasificados. La verdad que es bastante justa porque el campeón juega cuatro veces contra los mejores equipos. Obviamente es una liga un poco desconocida para el público general, aunque el Apoel haya hecho buenas participaciones en Europa últimamente.

¿Qué tiene para atraer a tanto futbolista español?

Es una forma para el jugador que no ha vivido experiencias fuera o que no puede dar un salto de nivel en España. Es una liga bastante estable en lo económico y el clima es muy favorable para mover a una familia. La mezcla de todo hace que Chipre sea un lugar apropiado para el futbolista español.

Y a la inversa, ¿qué tiene el futbolista español para atraer a estos equipos?

El futbolista español tiene muy buena aceptación. En Grecia, donde he estado trabajando cuatro años, pasa algo similar. Además, hay varios directores deportivos y entrenadores españoles. Todo eso también influye pero yo creo que lo principal es la calidad que tiene el futbolista español.

34 futbolistas españoles, ¿se nota eso en los partidos?

Si que se nota en general en el estilo de los equipos. Hay equipos como el AEK Larnaca que tiene muchísimos jugadores, el entrenador y el director deportivo. Así que es un equipo con muchas raíces españolas. La mayoría de equipos tienen algún futbolista español. Nosotros tenemos, Anorthosis, AEL Limasol ha llevado a Piti ahora... Es una tendencia que se va a aumentar porque el futbolista español tiene muy buena acogida.

En este mercado han aterrizado futbolistas como Piti o Barral, ambos mayores de 30, ¿es ese el perfil que más se busca?

No creo que sea el perfil que más se busque, lo que ocurre es que cada jugador tiene un proceso en su carrera y en España no encuentran proyectos que los motiven y consideran que es el momento de mirar en el mercado exterior. El perfil que buscamos depende del nivel y la trayectoria del jugador.

David Barral, con el Granada.

David Barral, con el Granada. / Efe

¿Cómo ve a Barral? ¿Triunfará allí?

Ojalá. Eso sería muy bueno para nosotros. Es una jugador que tiene mucha calidad y recursos suficiente para poder ayudarnos, con esa idea lo hemos fichado.

¿Qué aportan allí futbolistas que han jugado en una liga tan competitiva como la española?

Nosotros tenemos a Thomas Christiansen de entrenador que es hispano-danés pero conoce muy bien el mercado español. Iñaki Astiz, Roberto Lago y ahora Barral. Creo que siempre es bueno llegar a un sitio y que desde el primer día puedas relacionarte con gente con la que tienes un trato fluido pero también es cierto que el club está acostumbrado a tratar con gente de fuera. Tenemos hábitos para que el futbolista extranjero se sienta cómodo.

Este año el Apoel cayó en la fase previa de la Champions, ¿qué hace falta para que los equipos del país de un salto de calidad?

La Champions para los equipos que no son poderosos es una competición muy complicada. Las fases previas son durísimas y hay equipos con mucho más potencial que el Apoel que todas las temporadas se quedan fuera. El nivel de competencia es enorme. El Apoel ha conseguido este año ser primero de grupo en la Europa League, y eso ya es algo muy importante, tiene mucho mérito porque compites con equipos que están por encima de ti.

En su caso particular, llegó hace apenas un mes y medio procedente del Olympiacos, ¿cómo ha sido su adaptación?

Para mí ha sido muy fácil al haber estado cuatro años en Grecia. El vínculo cultural que tienen ambos países es grande y solo se diferencian en matices como en todos los sitios, pero prácticamente no ha supuesto ningún cambio.

Dejó el equipo más poderoso de Grecia, Olympiacos, y fichó por el Apoel, el más importante de Chipre, ¿en qué se parecen?

Son formas de entender el día a día de un equipo de fútbol similares. El nivel de presión y autoexigencia es alto. Son equipos que demandan ganar. Olympiacos ganará seguramente el título otra vez este año y habrá conseguido 19 de los últimos 21 títulos, mientras que en el caso del Apoel sería el quinto consecutivo. La liga de Chipre está, eso sí, mucho más competida. Son equipos en los que solo vale a ganar a nivel interno y al menos competir en Europa.

¿Cómo convencería a un futbolista español de que fuera a Chipre?

Afortunadamente el jugador español ya está muy convencido de lo que es salir a jugar al extranjero. En Grecia y en Chipre van a encontrar un sitio de fácil adaptación, en el que el jugador español por la forma de entender el juego va a ser muy bien recibido y en el que va a estar cómodo. Luego obviamente depende del club y de las experiencias individuales. El Apoel es un club muy bien estructurado y con seriedad en los pagos.