Fernán golpea el balón en un anterior partido.
Fernán golpea el balón en un anterior partido. / Antonio de Torre

fútbol

El presente sonríe al gimnástico Fernán

  • El jugador gallego, una de las sensaciones de la temporada, asegura que su deseo es ganar la Liga y lograr el ascenso con la Gimnástica

Llegó a la Segoviana el pasado verano. En esas fechas estaba en Galicia y tenía ganas de salir de su casa. Contaba con varias ofertas de la Tercera gallega y de Segunda B, pero no le terminaban de convencer. Fue el primer paso para tomar la decisión de un cambio de aires y llegar a Segovia. «Me gustó mucho el proyecto y lo veía como un buen lugar para jugar y demostrar lo que puedo hacer como jugador. Si quería crecer y mejorar, tenía que tomar una decisión, así que opté por venir a la Segoviana, un equipo con historia y muy interesante. Y creo que acerté».

En apenas cinco meses se ha metido en el bolsillo a la afición del conjunto gimnástico. Se ha ganado a pulso el respeto de sus compañeros y rivales y el cariño de la afición. Fernán Ferreiroa ha caído de pie en tierras segovianas. A punto de cumplir 22 años, este joven gallego se ha echo con un hueco en el equipo gimnástico. Está siendo una de las sensaciones de la temporada.

Fernán tiene una curiosa historia deportiva. Con apenas 14 años, en 2009, saltó al Celta de Vigo y debutó con el equipo filial con apenas 17 años; también formó parte de uno de los mejores equipos juveniles en la historia del conjunto vigués, junto a jugadores conocidos en el mundo del fútbol, como Santi Mina, ahora en el Valencia.

La llegada de Luis Enrique (técnico del FC Barcelona) colaboró en su progresión. El asturiano le convocó para realizar la concentración de pretemporada con el primer equipo y disputó varios partidos de preparación. Se esperaba que la temporada 2014-2015 fuese la de su consolidación. Eduardo Berizzo lo convocó también para la pretemporada que realizó el Celta en Marbella, y comenzó la temporada con el filial, con grandes expectativas, que se quedaron en el camino. Después fue cedido al Compostela y su último equipo fue el CD Choco, antes de aceptar la propuesta de la Segoviana.

El presente sonríe al jugador gimnástico, que ha vivido, por circunstancias personales, momentos complicados estas Navidades. En la pasada jornada de Liga, Fernán consiguió su segundo ‘hat trick’ de la temporada (el primero lo hizo en aquella histórica goleada frente al Villaralbo). Y no podía estar más satisfecho. «Terminé muy contento no solo por los goles, que al fin y al cabo son consecuencia del trabajo de todo el equipo, sino también por la victoria del equipo y cómo se logró ante un rival directo y un equipazo, como es el Atlético Astorga, lo que nos permite seguir peleando por la primera posición. El equipo estuvo otra vez inmenso. Y si ya era difícil terminar bien el año , no lo hemos podido empezar mejor».

Desde que salió del Celta, no había destacado por su faceta anotadora. «Tuve dos temporadas en las que no marqué muchos goles, tuve también que superar una lesión... No tenía esa confianza que tengo ahora en Segovia y la confianza lo es todo para salir adelante. Estoy muy contento, estoy disfrutando mucho y eso también se nota dentro del campo».

No oculta que se encuentra muy a gusto en el equipo y en la ciudad. «Pienso acabar aquí la temporada. Estoy muy contento tanto a nivel deportivo como en el aspecto personal. Aquí me han acogido muy bien, tanto los compañeros como la afición. Me han tratado con mucho cariño desde el primer momento y eso es muy importante cuando estás fuera de casa, y lo mismo sucede con los aficionados (no olvidará la ovación que se llevó cuando fue sustituido). No me puedo quejar de nada. Ahora mismo solo pienso en la Segoviana, en quedar primero y en lograr el ascenso a Segunda División B. El después queda un poco lejos para mí».

En Segovia lleva una vida normal, como la de cualquier joven . Estudia Ingeniería a distancia, come en Venta Magullo, ve la televisión, entrena, queda con sus amigos... «Es una ciudad con mucho encanto, bonita, muy cómoda para vivir».