El Norte de Castilla

Dani Arribas celebra un gol conseguido esta temporada.
Dani Arribas celebra un gol conseguido esta temporada. / Antonio Tanarro

Con margen de mejora

  • fútbol

  • La Gimnástica Segoviana afronta la segunda parte del campeonato con la intención de superar los números de la primera vuelta

Dieciocho jornadas sin conocer la derrota, seis victorias consecutivas para cerrar 2016, el equipo más goleador y menos goleado del grupo y 46 puntos de 57 posibles son los principales datos de la primera vuelta de la Gimnástica Segoviana. Un rendimiento sobresaliente de los azulgrana que, sin embargo, no les hace ocupar la primera posición y con el que su plantilla y cuerpo técnico no se conforman. Quieren más y mejor, empezando por el encuentro que este domingo abrirá la segunda vuelta del campeonato y que medirá a los gimnásticos con el Atlético Astorga, el único rival que ha sido capaz de dejar sin puntuar a los de Abraham García esta temporada.

Poco les preocupa el equipo maragato. Saben que es un buen rival, un equipo llamado a pelear por el ascenso a Segunda División B y que compitió mejor que los gimnásticos en la primera jornada. El resto le es un tanto indiferente tanto al cuerpo técnico como a la plantilla azulgrana. Tan solo se preocupan por ellos mismos, por estar en las mejores condiciones posibles y por tratar de realizar un juego valiente que además de atraer aficionados al Municipal de La Albuera se traduzca en puntos en la clasificación. «Si conseguimos controlar a su delantero que lleva veinte goles (Roberto García) tendremos mucho ganado, y si además logramos mantener nuestro rendimiento colectivo nuestras opciones serán mayores», apuntó en rueda de prensa el técnico madrileño, quien señaló que cualquier equipo que juegue en La Albuera lo tiene que pasar mal si quiere llevarse algún punto.

Para el partido del domingo Abraham García seguirá sin contar con toda su plantilla a su disposición. Álex y Alfonso continúan con los procesos de recuperación de sus lesiones, mientras que jugadores como Chema, Ayrton o Dani Calleja, quienes acabaron 2016 en la enfermería, van entrando poco a poco en la dinámica del equipo aunque sin estar todavía al cien por cien. Tampoco hay novedades en la confección de la plantilla, que por el momento no tiene altas ni bajas, a pesar de los movimientos que ha habido en las últimas horas. La puerta de salida parece cerrada por los propios jugadores de la Gimnástica Segoviana, tal y como afirmó el técnico madrileño: «A lo mejor ha habido algún futbolista que ha tenido alguna oferta de Segunda B y que ha preferido quedarse en la Segoviana. Lo digo para que la gente sepa que estos chicos son muy comprometidos», indicó García. En el capítulo de llegadas, el club permanece atento, pero sin concretar nada. «Hemos mirado alguna cosilla que ha estado cerca, pero de momento no ha podido ser. Si viene alguien debe tener unas condiciones específicas, brillo y algo que sumar», subrayó García, quien alabó una vez más la composición de una plantilla compensada y polivalente.

Precisamente, la versatilidad de sus jugadores ha permitido que las lesiones sufridas por el equipo durante la primera vuelta no le hayan afectado en la clasificación. El paso de las semanas dirá si ese esfuerzo que han tenido que realizar ciertos jugadores puede lastrar al equipo en momentos de la temporada clave, aunque Abraham García apuesta por mejorar sus números en la segunda vuelta. «Hemos hecho 46 puntos, una burrada. Dicen que mis equipos hacen más puntos en la segunda vuelta que en la primera. Eso atiende a la casualidad o a que la gente hace lo que tiene que hacer. Yo ya he dicho en la caseta que haciendo lo que hemos logrado en la primera vuelta seremos campeones, pero vendrán tiempos peores y ahí es donde veremos si este equipo puede ascender», indicó.

Con ganas de volver

Junto al técnico madrileño compareció en rueda de prensa el máximo goleador de los gimnásticos en la presente temporada. Dani Arribas aseguró que el parón por las vacaciones de Navidad le había sentado bien al equipo tras unas últimas semanas de 2016 en las que la acumulación de partidos empezaba a notarse en las piernas de los futbolistas. Sin embargo, reconoció que había ganas de volver a calzarse las botas. «A nosotros lo que nos gusta es subir, entrenar y jugar. Sin esto no vivimos a gusto y ya tenemos ganas de que llegue el domingo para jugar», aseveró.

El segoviano confesó que la temporada realizada por el Cristo Atlético –líder con un punto más que los gimnásticos– le ha sorprendido y será un rival directo en la lucha por el campeonato. También hizo mención a la solidez de su equipo, donde los delanteros colaboran para que la defensa no encaje goles, mientras que los zagueros hacen lo propio para que la Gimnástica Segoviana sea el conjunto más goleador del grupo. Por último, subrayó el apoyo de la afición en La Albuera como un elemento motivacional. «La gente pone dinero, hace un esfuerzo y pierde o invierte su tiempo para venir a vernos. Esto es un trabajo de todos. Está creciendo la afición, el club, el equipo y los futbolistas», concluyó.