El Norte de Castilla

fotogalería

Quino, que marcó dos goles, en un momento del partido. / Antonio Tanarro

fútbol

Otra tarde de buen fútbol y goles

  • La Gimnástica Segoviana, que sigue en racha, se impuso con claridad al CD Bupolsa en La Albuera en un partido que dominó desde el principio hasta el final

14. Se dice bien y pronto. 14 son las jornadas que lleva la Gimnástica Segoviana sin conocer la derrota (y sigue en la tercera posición). Y la verdad es que da gusto ver a este equipo. Tiene unas señas de identidad propias, reconocibles, independientemente del nombre de los jugadores (aunque sea inevitable acordarse de los que no pueden estar por culpa de las lesiones).

En un principio, el partido tenía sus complicaciones. Y es que el CD Bupolsa venía de empatar frente a dos equipos de primer nivel en la categoría (el Unionistas y el Atlético Astorga). Fiel a su costumbre, los de Abraham García salieron fuertes desde el pitido inicial. Obligado por las ausencias, el técnico tuvo que variar el once inicial. La novedad táctica era de la Kike de delantero centro, buscando mayor movilidad y velocidad, y la presencia de Dani Arribas por banda derecha, teniendo mayor control del balón. Una vez más quedó demostrado que el cuerpo técnico del conjunto gimnástico estudia los partidos porque el planteamiento salió a la perfección ante un rival que dio muestras de su debilidad defensiva y que apenas inquietó a Facundo durante todo el encuentro. Por algo lleva también esa racha sin encajar goles.

Pronto llegó el 1-0. Ocho minutos de partido y Quino aprovechó un buen pase de Fernán para batir al portero visitante. Y cuando la Segoviana se pone con ventaja en el marcador, se crece. Saca a relucir su apetito, como si hubiera estado en ayunas de balón. Marca uno y quiere el segundo;marca el segundo y quiere el tercero;hace el tercero y quiere el cuarto... Tampoco se empacha.

Fue adelantarse en el marcador y de nuevo ver a una gran versión de la Segoviana. En una contra casi anota el segundo (si Fernán llega a pasar de primeras a Dani Calleja...). Tenía un serio problema el conjunto burgalés, sobre todo en el centro de la defensa. Todo lo contrario que la Segoviana. Anel sigue en forma y Javi Marcos, que parece que lleva toda la temporada jugando ahí,; dan seguridad, igual que los laterales, con Rubén y ayer un Borja Plaza muy entonado.

La Gimnástica de nuevo bordó el juego; como en una gran acción de Quino que no acabó en gol porque un defensor lo impidió. El balón se fue al poste. Y llegó lo que se esperaba, el 2-0. Error en la entrega de un jugador burgalés y Kike, listo como él solo, dribló al portero (más vendido que un ordenador en el ‘black friday’) para poner tierra de por medio ante la alegría de los aficionados. Para la tarde que hizo (y con la promoción del club) tampoco estuvo mal la presencia de más de 700 aficionados en las gradas.

Y de nuevo los que acudieron al campo pudieron disfrutar de otra gran jugada. Funcionó la conexión Fernán y Quino, que aprovechó este último para hacer el tercero. Y con el resultado de 3-0, y el partido bien encaminado, se llegó al descanso entre los aplausos de los aficionados, que este año están disfrutando de lo lindo.

Con ese marcador tan a favor, podía darse el caso de que sobrara la segunda parte. Tampoco era cuestión de volverse majareta. Ni mucho menos fue así. La Segoviana seguía teniendo en el punto de mira a la defensa del equipo visitante y la portería de su rival. Mantuvo intacta su actitud. El técnico del Bupolsa lo intentó con todos los medios que tenía a su disposición, pero no había manera de hincarle el diente a la Segoviana. Y aunque con una clara ventaja, tampoco el conjunto gimnástico es que estuviera dispuesto a dar facilidades. Nada más comenzar la segunda parte, realizó dos cambios y poco después, el tercero. Y si el reglamento le hubiera dejado, posiblemente hubiera realizado algún cambio más.

Otra jugada de tiralíneas del conjunto local pudo ser el cuarto. Casi lo marca Dani Calleja, tras un pase de Quino. Desbordado e incapaz se veían los visitantes. El jugador gimnástico iba a conseguir ver portería en una jugada en la que hubo un claro penalti, pero el árbitro, con buen criterio, dejó seguir. Y esta vez Dani Calleja no perdonó. Abraham García hizo debutar a los chavales convocados y dio minutos a Gómez y Guti. No desentonaron. La cantera también participó de esta fiesta.