El Norte de Castilla

tercera división

Unionistas, a volver a ser Unionistas

Luis Obispo realiza un ejercicio durante un entrenamiento de Unionistas de Salamanca.
Luis Obispo realiza un ejercicio durante un entrenamiento de Unionistas de Salamanca. / MANUEL LAYA
  • Tras el partido contra el Bupolsa, donde perdieron la iniciativa, los charros visitan al San José de Soria

Irene Villa estuvo ayer en Salamanca. La autora de numerosos libros basa su forma de enfocar la vida en algo tan sencillo que a veces lo hacemos complicado: ser positivos para estar bien. A priori puede resultar algo insulso. Más bien como el palo con la zanahoria que se le pone al burro para que se desplace. Tienes que ser positivo para estar bien y estar bien para poder ser positivo. Un círculo vicioso. Una especie de profecía auto cumplida que algo debe de tener de cierto porque a ella le ha funcionado. No se llama a sí misma víctima, porque sostiene que a pesar de todo, ella es dueña de su destino. Esto último, que ya lo dijo por escrito William Ernest Henley en su poema Invictus, adquiere una nueva dimensión cuando lo subraya la periodista.

Quizás esa enseñanza se pueda aplicar a la situación de Unionistas de Salamanca. Quizás hay que ser positivos para poder estar bien. Y quizás, los charros deben de volver a ser los amos de su destino. Después del mazazo recibido ante el Bupolsa toca volver a empezar. No desde cero, porque siguen sin perder. Y desde luego porque su situación en la tabla la firmaría cualquiera. Sino porque hay que volver a recuperar al Unionistas que quiere jugar al fútbol. Al que no se parte. El que no rehusa mover la pelota cuando se puede. Y el que no duda en no dejársela pasar al rival cuando no se puede. Hay que volver a ganar marcando más goles que el otro equipo. No porque ellos marquen menos.

Y esto que puede parecer lo mismo, no es para nada igual. Como tampoco lo son los charros ni el San José. Los dos son recién ascendidos. Pero nada más tienen en común, más allá de que debutan en una categoría superior este año. Un dato que atestigua esto, es que Unionistas tiene más socios que habitantes tiene la localidad de Garray, lugar donde hoy se juega el encuentro. Si bien esto no es indicativo de nada, hay otros puntos que dejan claro que si todo funciona con normalidad, los de Astu son superiores.

Por ejemplo, mientras que Unionistas es tercero, el San José ve muy cerca el descenso. Los locales han recibido 24 goles en contra. Más del doble de los que llevan los visitantes, que son el equipo menos goleado de la tabla de clasificaciones. Y de objetivos ya ni hablamos. Mientras que los sorianos quieren ganar para vivir algo más tranquilos. Los salmantinos buscan el triunfo para poder aumentar el colchón que les mantiene en el play off de ascenso a Segunda División B.

Claro que todo esto va a valer lo mismo que una encuesta a pie de urna cuando el árbitro señale el inicio. Lo bueno que tiene el fútbol, es que al menos en ese primer segundo, todos son iguales ante el balón. Si luego no es así, habrá que demostrarlo. Aportar muchos argumentos. Pruebas de peso. Y eso en Tercera División tanto monta, monta tanto contra el Astorga que contra el San José.

La gran noticia es el regreso de Óskar Martín. El vasco ha cumplido su partido de sanción y nadie duda de que va a ser titular. Con las pilas bien cargadas, su trabajo volverá a ser clave. Seguramente, llegue con hambre. Porque a pesar de que sus siete goles son casi la mitad de los puntos que tiene Unionistas, el ‘Rifle’ lleva ya unos cuantos partidos sin enchufarla.

Por detrás de él, puede haber cambios. Entra en la lista de convocados el último en llegar, Luis Obispo. El centrocampista podría ser incluso titular, acompañando al capitán, Dani Chamorro. Albertín entra de nuevo en la lista de convocados, de la que se cae Juan Fraile. Variaciones que tienen que servir para volver a ser positivos. Elegir el destino que corres. O lo que es lo mismo, querer jugar al fútbol. En definitiva, hacer que Unionistas vuelva a jugar como Unionistas.