El Norte de Castilla

Una nueva hornada

Los clubs de fútbol, en función de los objetivos marcados, tienen sus fechas importantes dentro del calendario y estas suelen coincidir con el final de temporada. Pues bien, algo similar ocurre en la organización arbitral pero con un pequeño matiz, y es que para los árbitros el inicio de la temporada, y más concretamente el mes de noviembre, es vital, ya que es el tiempo enque los nuevos cursillistas comienzan a dirigir sus primeros partidos.

Sin duda estos primeros momentos de su vida en el arbitraje son los más complicados para los noveles , ya que se acaba la teoría y comienza el desarrollo práctico de todo lo aprendido en las clases, y es aquí donde se dan cuenta que una cosa es ver las infracciones y otra muy distinta tener la determinación y personalidad necesaria para sancionar las mismas, lo cual genera unas sensaciones encontradas que si conseguimos controlarlas de forma adecuada, quizá tengamos árbitro para un largo recorrido deportivo.

Esta responsabilidad no sólo compete a los formadores de la delegación de árbitros, los cuales ponen todos los medios humanos y materiales posibles, y con la novedad que este año cada aspirante tendrá su tutor representado en un compañero que arbitra en categorías superiores, sino que también los equipos, por medio de sus delegados y entrenadores, también pueden ayudar en la formación de esos árbitros noveles. Tan solo les pedimos comprensión y respeto y que entiendan que los nuevos árbitros están aprendiendo cómo sus jugadores, y comprender que al igual que muchos de sus niños no saben sacar de banda o ejecutar una falta, también al árbitro le costará señalar una falta o marcar la dirección de un balón que ha salido.

La salud de las competiciones depende del inmenso trabajo que realizan los clubes con sus jugadores de base y también en parte de tener una buena plantilla arbitral. Por ello, este año y después de un buen periodo de captación, la Delegación de Arbitros de Valladolid ha conseguido incorporar a 24 nuevos deportistas dispuestos a disfrutar de la pasión del arbitraje, lo cual será, si lo conseguimos con el esfuerzo y la comprensión de todos, un éxito de los que conformamos la familia del fútbol de Valladolid.

Temas