El Norte de Castilla

fotogalería

Jugadores de la Segoviana celebran uno de los goles al Zamora. / Antonio Tanarro

fútbol

La Segoviana muestra su candidatura

  • El conjunto de Abraham García logró una victoria de prestigio y calidad frente al Zamora (3-0)

La Gimnástica Segoviana sigue en la cuarta posición, en zona de 'play off', que es su objetivo, y son ocho los puntos los que tiene de ventaja sobre el quinto clasificado y diez sobre un equipo como el Zamora, que también puede aspirar a esa fase de ascenso. Ganar a un equipo como el Zamora y de la forma en la que lo hizo la Segoviana, con autoridad, con solvencia, supone dar un golpe en la mesa; da prestigio, infunde más respeto. Este equipo, salvo que se tuerza el rumbo (que en fútbol no se puede dar nada por sentado), está llamado de nuevo a disputar la fase de ascenso.

Es verdad que Ayrton marcó dos goles, y fue uno de los nombres propios. No fue el único. Hay que remarcar el partidazo del central Anel. Es un caso como el de Aduriz. Está casi mejor que cuando era joven. Abrió el marcador, pero es que estuvo soberbio. Imperial puede ser la mejor definición. Un ejemplo para sus compañeros y para los jóvenes.

Llegaba crecido el Zamora tras su victoria en la pasada jornada, en la que consiguió poner fin a la imbatibilidad del líder, el Atlético Astorga. Y puede que pagara en exceso el planteamiento de jugar ofensivo, con tres jugadores arriba que destacan por su velocidad

.

Y aunque el conjunto gimnástico tenía bien estudiado a su rival, el primer susto lo dio el visitante Raly, con una gran carrera del jugador del Zamora en los primeros segundos. No estuvo acertado en la resolución final ante la salida de Facundo.

La consigna del Zamora parecía clara. Esperar atrás y buscar el contragolpe gracias a la rapidez de sus jugadores de arriba, pero cometió varios pecados. Uno de ellos estuvo en el centro del campo;cedió ante el empuje y la presión de los segovianos. El otro, más grave, estuvo en las jugadas de estrategia. Fueron un suplicio, sobre todos los saques de esquina.

En una de estas acciones iba a llegar el primer gol. Ocho minutos de partido. Saque de esquina, cerrado, que el guardameta Miguel no despejó con contundencia. Anel, que había subido a rematar, aprovechó la ocasión. Primer remate, gol.

Fue el principio deseado. Es la tendencia de la Segoviana en sus partidos. Sale fuerte desde el comienzo y trata de marcar en esos primeros minutos y esperar a la propuesta del rival. Todavía pudo aumentar el conjunto gimnástico su cuenta anotadora. Dani Calleja hizo lucirse al meta Miguel. Quino, poco después, mando un balón al larguero, tras otro saque de esquina y de nuevo en segunda jugada. Sufría mucho el Zamora. a balón parado. Era un suplicio, un tormento para el guardameta Miguel y su defensa. Precisamente el guardameta Miguel se lució a un remate de Kike en el que intervinieron hasta cuatro jugadores gimnásticos... La sensación era la de que no se podía perdonar, y menos a un rival como el Zamora. Todavía tuvo otra oportunidad el conjunto gimnástico con un remate de Fernán, por encima del larguero. Precisamente el jugador gimnástico vio la tarjeta amarilla por protestar una caída suya dentro del área. Reclamó penalti. Puede que fuera un poco por la línea del colegiado;demasiado permisivo en muchas acciones, dejando jugar cuando tampoco pasaba nada porque de vez en cuando pitara alguna falta. Con ese resultado de 1-0 se llegó al descanso. Ventaja mínima, pero ventaja al fin y al cabo.

En la segunda parte, la Segoviana mantuvo la intensidad, aunque fue el Zamora el que comenzó mejor esa fase, mientras que los gimnásticos atravesaban por un pequeño bache en su juego. Duró poco, aunque le dio tiempo a Facundo a realizar la parada de la tarde. El conjunto de Abraham García se rehizo y de nuevo tomó el mando de las operaciones.

El gol de Ayrton llevó la tranquilidad a la grada. Avanzó unos metros y soltó un zapatazo ante el que nada puso hacer el meta Miguel. Era lo que el partido requería. El conjunto de Abraham García ya no quería dejar más satisfacciones a un rival que perdió peso con ese segundo tanto, por más que lo intentara hasta el final. No quería irse de vacío. Y no se fue, porque recibió un tercero. De nuevo Ayrton, tras un certero remate a un buen centro de Domingo, daba la puntilla al conjunto zamorano.