El Norte de Castilla

Regreso al pasado

fotogalería

Adán Gurdiel celebra el gol del empate.

  • La Ponferradina se muestra incapaz de doblegar al Racing de Ferrol en el Toralín y vuelve a dejarse puntos en su escalada hacia los puestos de play off | El 'efecto Munitis' empieza a flojear tras sólo cinco jornadas de cambio en la dirección

Era un partido para alejar fantasmas pero los espectros han vuelto a revolotear por la capital del Bierzo. El equipo de la ribera del Sil ha sido incapaz de doblegar en su estadio al Racing de Ferrol, un equipo que tenía como objetivo los cuatro primeros puestos pero que se encuentra en plena lucha por salir de los de descenso.

Y la cosa pudo ser peor para los bercianos, ya que los departamentales consiguieron adelantarse en la primera parte ante un equipo local que pecó de indolencia durante buena parte de los noventa minutos. Tuvo que llegar un canterano como Adán Gurdiel para sofocar el incendio y rescatar un punto en las postrimerías del choque.

La Ponferradina saltaba al césped del Toralín con la urgencia de olvidar el tropiezo de Pontevedra y retomar la buena senda que había cogido el equipo tras la llegada de Pedro Munitis al banquillo.

Los primeros compases fueron del agrado de la parroquia blanquiazul, que veía como su equipo combinaba y trataba de buscar la portería de Brais.

En el minuto 6, una volea de Chavero a punto estuvo de convertirse en el primer tanto de los bercianos, pero el esférico se fue lejos del marco ferrolano.

La Ponfe pierde el empuje inicial

Los minutos pasaban y la intensidad de la Ponferradina disminuía. Las ocasiones y el peligro dejaba de existir y ambos equipos se preocupaban más por deshacer el juego de su rival que por intentar hacer circular el balón.

Al paso por la media hora el partido se complicaría para los intereses del equipo de Pedro Munitis. Armental conseguía batir a Dinu, en la primera aproximación departamental, y llevaba la preocupación al Toralín. Los fantasmas del inicio de temporada volvían al graderío ponferradino.

De ahí hasta el descanso los bercianos fueron incapaces de poner cerco a Brais y la zaga racinguista y el árbitro decretaba el camino al túnel de vestuarios dejando patentes las malas sensaciones de los locales.

La segunda parte cambió la cara de la Deportiva. Nada más salir, Cidoncha avisaba con un lanzamiento de falta directo de que las cosas podrían ser diferentes en el desenlace definitivo. Poco después, Caiado de cabeza llevaba la emoción a la grada, pero su testarazo se iba fuera por muy poco.

Tres cambios tras la reanudación

Munitis se lanzaba a por el partido realizando los tres cambios cuando aún restaba más de media hora para que finalizase el encuentro.

El dominio no acababa de traducirse en ocasiones claras y el Racing de Ferrol cada vez buscaba más apuntalar su victoria a base de pérdidas de tiempo. El equipo de Tena se echaba atrás para defenderse ‘como gato panza arriba’ de las acometidas blanquiazules.

El gol del empate no llegaba hasta los últimos minutos del partido y tuvo que ser por mediación de un canterano como Adán Gurdiel. El lateral fue el único capaz de derribar la muralla departamental y colocar las tablas en el marcador.

La Ponferradina se lanzó en los últimos instantes a por el tanto de la victoria, empujada en volandas por su afición. La tuvo Chavero en sus botas, pero no encontró la portería de Brais en el intento final.

El marcador no tuvo más variaciones y el reparto de puntos del Toralín deja insatisfechos a ambos equipos. El equipo de Pedro Munitis se deja dos nuevos puntos en su camino y sigue sin dar el paso adelante definitivo. Los bercianos se distancian a dos puntos del play off y ven como su eterno rival se aleja en el liderato hasta los doce puntos.