El Norte de Castilla

Los componentes del cuerpo técnico que acompaña a la selección de Castilla y León posa en el entrenamiento en Bansko
Los componentes del cuerpo técnico que acompaña a la selección de Castilla y León posa en el entrenamiento en Bansko / . F. BRAVO

Fútbol: Copa UEFA de las regiones

El cuerpo técnico que cuida a la selección regional UEFA

  • Técnicos, sanitarios y auxiliares prestan su apoyo desinteresadamente

Los dieciocho jugadores de la selección de Castilla y León que disputan en Bulgaria hasta el próximo lunes la fase intermedia de la Copa de las Regiones trabajan a la sombra de un equipo cualificado y numeroso de profesionales de distintas áreas que, de forma desinteresada, asisten a la Federación. Son profesores, auxiliares administrativos, monitores... que integran las áreas sanitaria, técnica y auxiliar de la Federación y que durante estos días trabajan para que todo esté a punto alrededor del equipo y los jugadores estén al cien por cien preparados para afrontar los partidos.

Con excepción de un par de casos, se trata de profesionales que durante unos días se convierten en ‘amateur’ para asistir a la Federación, como lo hacen durante el resto del año en su tiempo libre. El fútbol no profesional cuenta con su apoyo para salir adelante porque, aunque no hay nóminas por medio, la exigencia es máxima, la excelencia, un objetivo y algunos de los servicios, como la asistencia médica, imprescindibles en esta actividad.

Cuando el miércoles pasado salió de Villanubla la expedición hacia Bansko, más de ochenta personas subieron abordo el avión fletado por la Federación de Castilla y León de Fútbol. Casi medio centenar eran seguidores de la selección. Amigos y familiares que pagaron su billete para apoyar a los futbolistas en Bulgaria y, de paso, hacer turismo. A rebufo de los 18 jugadores iban otros tantos profesionales que les asisten, además del presidente y el vicepresidente de la Federación Territorial. Durante el viaje quedó patente la sintonía entre los deportistas y su cohorte de asistentes, aunque evitan traspasar ciertas líneas para delimitar responsabilidades.

Mario Sánchez, el entrenador, mantiene las distancias porque la gestión del grupo es un asunto delicado. En sus primeras declaraciones tras la victoria ante Bulgaria, dejó entrever que ya el trabajo de seleccionar a los integrantes es comprometido: «No todos pueden venir, a pesar de su calidad. Y eso es una mochila que arrastro», dijo. Ayer, antes del entrenamiento, reflexionaba sobre algunos criterios para elegir a los seleccionados. Él es profesor y dedica su tiempo libre a la selección de Castilla y León de fútbol, lo que no impide que lo asuma con absoluta responsabilidad. «Contrastamos muchísimas opiniones antes de elegir a un jugador. Además, no solo miramos el aspecto deportivo. No viene un jugador que cuestione dos veces las instrucciones que les damos», dice.

Técnicos, médicos y auxiliares conocen su responsabilidad y la asumen, a pesar de ser voluntarios. Ahora, más que nunca, porque pueden ser coprotagonistas de un gran objetivo: la final del mayor trofeo europeo del fútbol aficionado.

Llega el invierno

El centro de esquí más importante de Bulgaria se prepara para su apogeo anual. Se nota en el cambio de actividad de algunos vecinos de Bansko, que se dedicarán a partir de ahora a actividades relacionadas con el turismo de esquí (monitores, hostelería); en la puesta a punto de infraestructuras, incluidas las obras públicas –cortes parciales de carreteras para renovar el asfalto–, y en el acopio de leña para las chimeneas. Esto último no parece nada excepcional, si no fuera por lo frecuente que es encontrar leña apilada en el exterior de las casas del centro histórico de la localidad. En algunos casos, como muestra la fotografía, en vez de troncos alineados y cubiertos por plásticos, los distribuidores dejan la leña en la acera antes de que los vecinos la retiren. Por la noche, huele a bosque.

El lev, otra singularidad

Bulgaria es uno de los siete estados de la UE que están a la espera de adoptar el euro. Peto le faltan los papeles. Mientras se resuelven, los foráneos utilizan el lev (leva, en plural) y se lían. Y algunos sectores, como el del taxi, hacen el agosto. Si la carrera son 9,20, no te devuelven los 80 stotinki. Sonríen y esperan a que te vayas. Y no hay quien les discuta en búlgaro sobre el cambio.

Sírvase usted mismo

Si en países como en el Reino Unido la cerveza se pide por el tipo –stout, lager...– además de por la marca y la cantidad –pint, half-pint–, en Bansko, al menos con los extranjeros, no se complican. «¿Gin-tonic?» Averiguan la marca y presentan un vaso con la medida tasada de licor, un botellín abierto de tónica y un cuenco con limón y hielos. El resto, por cuenta del cliente.