El Norte de Castilla

Fútbol | Premier League

La crisis de Mánchester

José Mourinho, entrenador del Manchester United.
José Mourinho, entrenador del Manchester United. / Afp
  • Mourinho está lejos de la cabeza de la Premier y Guardiola vive su peor racha como técnico

No corren tiempos para la lírica en Mánchester. Este miércoles se enfrentaron en Old Trafford el United y el City por un puesto en la cuartos de final de la Copa de la Liga. Vencieron los 'Red Devils' 1-0 gracias a un tanto de Juan Mata en un choque que bien pudo servir de punto de inflexión para los de José Mourinho y que, a la postre provocó la peor racha de resultados de Pep Guardiola como entrenador porque el de Sampedor jamás había estado seis partidos consecutivos sin vencer

     Antes del choque, la vida de José Mourinho en Mánchester era «un poco desastre», tal y como la calificó él en una entrevista a The Telegraph. El triunfo ante el eterno rival de la ciudad puede servir al técnico portugués para lavar la cara de un equipo que tan solo cuatro días antes se había llevado la segunda goleada más abultada en la carrera del técnico portugués. Fue en Stamford Bridge y ante 'su' Chelsea. Un 4-0 con el que el luso tocó fondo. Un correctivo que redondeaba un bagaje terrible porque Mou ha perdido 13 de sus últimos 27 partidos de la Premier League.

     «Quitando los errores defensivos, la actuación fue buena. Preferiría volver a jugar en la Premier ya que tenemos malas sensaciones. Tenemos que ganar partidos. Nuestros rivales también van a pinchar», concluyó el técnico tras besar la lona frente a exequipo. La realidad es que su United necesita algo más que tropiezos de sus rivales. En la competición británica más apretada en los últimos cincuenta años con City (20), Arsenal (20) , Liverpool (20), Tottenham (19) y Chelsea (19) apretados en apenas un punto, el United (14) ya mira a sus rivales por el título desde lejos.

     En lo que va de temporada los de Mourinho han actuado a bandazos. Tras un inicio prometedor con tres victorias consecutivas ante Bournemouth, Southampton y Hull City, fue su vecino de Mánchester el que rompió las costuras del United el 10 de septiembre 1-2. Aquel día Guardiola dominó el derbi, ganó 1-2 y selló un triunfo sobre al eterno rival del que todavía, al menos en la Premier League, no ha logrado sobreponerse. Tres derrotas, dos empates y una sola victoria son los resultados que ha cosechado el United entre los dos derbis, el de la cruz y el de la cara.

«Fue un resultado importante. No sirve para limpiar, pero fue una forma de crear un sentimiento mejor a estos fantásticos aficionados», declaró José Mourinho tras el triunfo del United ante el City. Una victoria necesaria para cambiar la dinámica del club y fortalecer la unidad. El triunfo sirve además para ahondar en la crisis del vecino. En el mismo escenario en el que Guardiola le dio el varapalo al de Setúbal en septiembre ha sido el portugués el que se lo ha devuelto en octubre. Ahora el City también está en crisis.

La peor racha de Pep

Jamás había estado tanto tiempo sin ganar un partido. Ni con el Barcelona, ni con el Bayern de Múnich. Pep Guardiola siempre había encontrado la fórmula a tiempo. La derrota ante el United supone el sexto sin vencer. Celtic de Glasgow, Tottenham, Everton, Barcelona, Southampton y United han puesto en entredicho el nuevo modelo 'Citizen'. «Hago el mismo balance ahora que cuando gano 10 partidos. Lo que me ha pasado con esta mala racha le pasa a todo el mundo. La gente cree que tengo una varita mágica, pero en el fútbol no existe esto», sentenció el español tras el partido ante el United.

En Old Trafford, la apuesta del Manchester City volvió a ser valiente. Pep introdujo cambios en todas sus líneas. Willy Caballero, Maffeo, Kompany, Aleix García, Jesús Navas e Iheanacho entraron en el once, mientras que Agüero, Gundogan o Sterling se quedaron en el banquillo. El equipo entró bien en el encuentro, controló el esférico y dominó el partido, pero el paso de los minutos volvió a evidenciar la falta de profundidad de los últimos encuentros.

Tanto para el United como para el City los próximos encuentros serán claves. Los de Mou pretenden subirse al tren de la Premier con dos partidos en los que a priori parte como favoritos ante Burnley y Swansea y uno que debe medir sus aspiraciones ante el Arsenal en Old Trafford. Los de Guardiola, aún líderes, medirán su crisis también ante equipos de menor rango como West Bromwich, Middlesbrough, Crystal Palace o Burnley. Pero su piedra de toque será en la Liga de Campeones con dos encuentros clave ante el Barcelona y el Borussia de Mönchengladbach.