El Norte de Castilla

El juego de ataque permite al Cristo Atlético volver a ganar

Javi Bueno intenta hacerse con el balón en el partido de la semana pasada ante la Segoviana.
Javi Bueno intenta hacerse con el balón en el partido de la semana pasada ante la Segoviana. / M. Brágimo
  • El equipo palentino regresa a la senda del triunfo en La Virgen del Camino y acaba con una sequía de victorias de tres partidos

El Cristo Atlético volvió a la senda de la victoria tras dos jornadas sin llevarse los tres puntos.

Los de Lolo Infante realizaron un partido muy completo dominando de principio a fin, siendo muy superiores y tan solo algún error en el fuera de juego y las intervenciones del meta Raúl evitaron una goleada a domicilio.

Empezó muy dominante el conjunto de Lolo Infante, acumulando hasta siete futbolistas en campo rival durante los primeros lances de juego. Generaba peligro en un campo muy rápido que propiciaba la verticalidad de los puntas del once palentino. Por su parte, la Virgen del Camino trataba de salir a la contra siempre desde la banda derecha y en una de ellas Aarón se plantó solo ante la salida de Guille, que lució reflejos para evitar el primer gol de la lluviosa tarde. Contestó el Cristo Atlético con un remate de cabeza de Camilo dentro del área pequeña que no encontró el gol. Algo sorprendente por la facilidad del propio remate y por el estado de forma del delantero morado. Atajó sin mayores problemas el guardameta Raúl. No así cinco minutos después, cuando una salida en falso del portero leonés propició que Adrián se encontrase solo a puerta vacía para inaugurar el tanteador.

Apretaba más La Virgen del Camino tras encontrarse con desventaja, adelantando líneas y buscando una y otra vez las bandas para llegar sobre la portería de Guille. No era capaz el centro del campo palentino de filtrar las escaramuzas de un Dani Alonso que a estas alturas ya se había convertido en el dueño del césped de Los Dominicos.

El empate solo era evitado por el inmejorable estado de forma de un Charly que se encontraba veloz y atento a cada corte. También por la buena actuación de un Guille capaz de mandar el balón a córner tras un remate durísimo a bocajarro dentro del área de Esaú. Cuando ambos equipos pensaban más en el paso por vestuarios, llegó el gol de las tablas. Un balón sin aparente peligro que Dani Alonso recogió en la banda derecha para servir con guante de seda sobre la entrada de cabeza de Esaú. Guille se encontró a media salida y nada pudo hacer para blocar el tanto.

No tardó nada el Cristo en volver a ponerse por delante en el marcador. Y es que cuando tienes un futbolista con la verticalidad y gol de Adrián, todo resulta mucho más fácil. Un nuevo balón largo y un desajuste defensivo de la defensa sirvió para que el vallisoletano se plantara solo ante Raúl para driblar y marcar a puerta vacía.

Jugaba muy cómodo el Cristo frente a una Virgen del Camino partida en dos y decidida a buscar el empate a la desesperada a través de la velocidad de Lucho y Aaron. Nada que ver con el equipo sólido y compacto de otras temporadas. Así fue como a la hora de juego llegó el tercer tanto palentino con una nueva contra. Se repetía la historia por tercera vez, Adrián colocaba un balón en profundidad y Camilo entraba solo en el corazón del área para engancharla de primeras por la escuadra.

A partir de ahí, media hora de juego, con dos equipos tratando de buscar la portería rival. Los locales, con más pundonor y coraje que ideas. Los visitantes, jugando a placer, encontrando huecos que convertían en autopistas. La primera ocasión de la recta final llegó con un remate de Pereira que sacó Charly bajo palos. Posteriormente, Raúl realizó la intervención de la tarde con un paradón a palo cambiado sobre el remate de Adrián. También lució templanza en un mano a mano que desbarató sobre la llegada de un Pelayo muy activo en los minutos que dispuso. El conjunto morado se dio un festival de juego para reencontrase consigo mismo ante una Virgen del Camino que se mete en los puestos peligrosos.