El Norte de Castilla

«Si no ganamos, buscaremos soluciones y una de ellas puede ser echar al entrenador»

Javier Ramírez charla con Mario Prieto durante la presentación del equipo.
Javier Ramírez charla con Mario Prieto durante la presentación del equipo. / Antonio Quintero
  • El presidente del Villamuriel, Javier Ramírez, confía en Mario Prieto, pero no tendrá otro remedio que sustituirle si el equipo no cambia pronto de rumbo

El Villamuriel acabó la temporada pasada con una sonrisa de oreja a oreja. El equipo cerrateño saldó su primera campaña en Tercera sin apuros y la afición pudo disfrutar de un fútbol intenso basado en el trabajo, pero las cosas han cambiado y de la alegría se ha pasado a la preocupación. Este año el trabajo sigue siendo la seña de identidad del equipo, pero los esfuerzos no se están viendo recompensados, y el conjunto verde es colista con seis puntos en nueve jornadas. Javier Ramírez, el presidente, tiene confianza en que el regreso de los jugadores lesionados puede hacer cambiar el rumbo de su equipo, pero es consciente de que si no se gira el timón, el equipo puede acabar a la deriva. ¿Se cambiará el capitán del barco? Ya veremos.

–¿Sabía que este año iba a ser duro, pero creía que lo iba a ser tanto?

–Sabíamos que teníamos mejor equipo que el año pasado, por los refuerzos que habíamos traído y porque tenemos la plantilla completa. Normalmente, el segundo año en Tercera suele ser duro, pero no tanto como lo está siendo este comienzo de temporada. Tenemos el bloque del año pasado y eso nos debería ayudar a seguir la misma trayectoria.

–El cambio más drástico ha estado en el banquillo. ¿Echa de menos a Francis Olea?

–Está claro. Los años que ha estado Francis Olea aquí han sido maravillosos. Cada maestrillo tiene su librillo, pero la experiencia que tenía Francis sobre la Tercera era muy buena. No quiero decir que Mario no la tenga, pero viene de otras categorías, y Francis ha entrenado mucho en Tercera.

–Los dos próximos partidos son ante rivales directos. ¿Si no se logra al menos un triunfo en estos dos encuentros se cambiará al entrenador?

–Hay que ver de qué manera se está trabajando. Es verdad que ha tenido mala suerte porque hasta hace poco había diez lesionados y no ha tenido a buena parte de la plantilla a su disposición. Sería injusto echar a Mario Prieto porque aún no ha tenido a todos los jugadores disponibles. Ahora está recuperando a gente y es cuando tiene que sacar los puntos, sobre todo contra equipos de nuestra Liga, como el filial Numancia o el San José Soria. Ahora tenemos un calendario asequible y si en estos partidos no se gana, tenemos que mirar por seguir estando en Tercera, y una de las soluciones puede ser echar al entrenador, pero, por ahora, contamos con Mario.

–El Villamuriel es un club modesto en el que todos duplican esfuerzos para poder estar en esta categoría. ¿Qué piensa cuándo ve que todo ese trabajo no se refrenda con puntos?

–Nuestra humildad nos obliga a hacer un poco de todo y yo, por ejemplo, soy el que más tiempo libre tiene porque, desgraciadamente, estoy en el paro y me encargo de muchas cosas, pero lo hago con una ilusión tremenda. Aunque esa ilusión se pierde un poco porque este año las cosas no van bien y cada vez que sales a la calle alguien te dice que qué es lo que pasa. Yo no como de esto y no me gusta que en cada bar al que voy a tomar algo me digan que hay que echar al entrenador. Igual hay que dejar trabajar para recuperar la ilusión. Han sido cinco años maravillosos y hemos estado en las nubes. Hace mucho tiempo que no nos veíamos en una de estas y hay gente que se lo toma un poco mal.

–Dice que no come de esto y que está en el paro. ¿La presidencia del Villamuriel le está quitando tiempo en su búsqueda de empleo?

–Está claro que sí. Hoy mismo he estado toda la mañana de papeleos, visitando a las instituciones y a patrocinadores. Hay veces que cuando voy a una empresa a pedir colaboración o a llevar una factura, aprovecho para dejar el currículum. Nunca se sabe dónde puedes encontrar el trabajo.

–El Ayuntamiento de Villamuriel va a llevar a cabo este año una inversión importante con la instalación de un nuevo graderío. ¿Si las cosas no se arreglan y el equipo baja, se habrá tirado el dinero?

–Aunque el equipo baje, fútbol siempre hay. Esta remodelación va a venir bien para siempre. Vamos a hacer todo lo posible porque el equipo conserve la categoría, pero si bajamos seguiremos necesitando asientos en Regional y para ver al juvenil, al cadete o al infantil. Villamuriel necesita tener unas instalaciones acordes al pueblo, que tiene 8.000 habitantes.