El Norte de Castilla

fotogalería

Fernán, uno de los destacados de la Segoviana. / Antonio Tanarro

fútbol

A velocidad de crucero

  • La Gimnástica Segoviana se impone con claridad al Burgos Promesas 2000 en un partido en el que tuvo muchas ocasiones

No fueron trece, como la pasada jornada frente al Villaralbo, pero de haber estado un poco más acertado, la Segoviana podía haber conseguido otra goleada de escándalo. Y jugadores como Fernán en la primera parte o Dani Arribas se habían llevado un saco tan cargado que ni el de Papá Noel en Navidades. Aún así, cuatro ya está bien, y eso que no están jugadores como Ayrton, que seguro estará lamentando su ausencia en estos dos últimos partidos.

Los tres puntos (sean trece goles, cuatro o uno) valen igual para conseguir una victoria que deja al conjunto gimnástico en la parte alta de la clasificación. Tuvo un comienzo de temporada algo dubitativo, como el alumno el primer día de clase, hasta que se adapta, se asienta y va conociendo a sus profesores. También le irán conociendo los rivales, que 17 goles en dos partidos no es una cantidad que esté al alcance de muchos y seguro que más de uno habrá tomado buena nota. El motor va cogiendo las revoluciones necesarias. Y las piezas van encajando.

Desde el primer momento, la Segoviana salió con ganas. No había llegado al primer minuto y ya dio muestras de peligro a balón parado. La jugada terminó en un saque de esquina, que culminó Fernán con un certero remate de cabeza. Poco más de un minuto de juego, 1-0. Le ha cogido el gusto por el gol la Segoviana. Yque dure.

Al Burgos no le dio tiempo ni a situarse sobre el césped de La Albuera. Difícil no pensar en lo que le podía venir encima. Se debió de acordar de algún fantasma y encomendare a la divina providencia. Fernán capitalizaba las acciones del ataque gimnástico. Ha demostrado que es un buen jugador y encima, tiene gol. Y de haber estado más acertado, se salía de la clasificación de los máximos realizadores.

Esos primeros minutos de la Segoviana fueron un elogio al fútbol. Es un equipo con criterio, equilibrado, con buenas acciones por banda (más por la izquierda en la primera parte y más por la derecha en la segunda).

Ya se oían lo aplausos en el municipal de La Albuera, aunque en un despiste defensivo Soto tuvo el empate. Facundo estuvo muy atento. Un susto como el que se llevó el portero del Burgos en un lanzamiento duro de Dani Calleja que se fue al larguero.

Esa jugada le iba a pasar factura al jugador gimnástico, que tuvo ser sustituido poco después. Quino tuvo que entrar en su puesto. Lo de la Segoviana con los postes ya parece una fijación. Son ya unos cuantos. De seguir esta línea, van a tener trabajo los operarios que cuidan las instalaciones. No va a durar mucho la pintura.

No estaba mal el conjunto burgalés. Ordenado, bien apañado, aunque con serios problemas defensivos. Y parece que le miró un tuerto al conjunto visitante, que tuvo que ir improvisando una defensa a medida que se le iban cayendo los defensas. A pesar de las ocasiones y constantes llegadas que acumulaba la Segoviana, no llegaba el segundo. Parecía que se iba a llegar al descanso con empate a uno, pero no fue así. El Burgos iba a empatar en un lanzamiento de falta. Una falta un tanto absurda, ingenua, que le costó caro a la Segoviana. Primero, dos tarjetas amarillas (una para Quino y otra para Borja Plaza). El lanzamiento de Manzano hizo inútil la estirada de Facundo.

La charla de Abraham García en los estuarios seguro que fue distinta a la que podía haber resultado de un marcador más amplio. Como algo diferente fue el comienzo de la segunda parte, hasta que poco a poco la Segoviana se fue entonando. Otro lanzamiento de Quino se fue al larguero. Segundo del partido, y los aficionados reclamaron penalti tras una caída de Kike dentro del área. Empezaba a ser un asedio de la Segoviana. Había descubierto que el conjunto burgalés tenía dificultades a la hora de despejar el balón. Después de muchos intentos, la grada pudo respirar con alivio y celebrar como se merece el tanto que consiguió Dani Arribas. Aunque casi se llevó otro susto el conjunto local. Manzano tuvo una clara oportunidad para conseguir el empate. La importancia de un tercero cobraba mayor relevancia. Y por pedir, un cuarto, un quinto...

El encuentro ya cogió más color gimnástico con la expulsión por doble amarilla del visitante Jairo, y cuando Kike, de penalti, logró el tercero. El choque ya era un monólogo gimnástico, aunque también surgió algún que otro contratiempo, como los problemas físicos de Manu que obligaron a tener que ser sustituido por Alfonso Berrocal cuando Ivi casi estaba preparado para entrar al campo. Una lástima.

Una llegada tras otra, claras ocasiones, aunque solo pudieron celebrar un gol más, el de Dani Arribas. Tuvo ocasiones para haber logrado el quinto, incluso el sexto, pero el marcador ya no se movió para alivio del conjunto visitante.