El Norte de Castilla

«Temo mucho más por mi garganta que por mi cabeza»

De Paula, en el partido ante el Pontevedra. Agencia LOF
De Paula, en el partido ante el Pontevedra. Agencia LOF
  • Óscar de Paula piensa que su puesto en el banquillo del Deportivo Palencia no corre peligro, pese a que su equipo no ha sumado aún un solo punto

Óscar de Paula es un hombre muy comunicativo en el banquillo. Sus jugadores escuchan sus explicaciones desde cualquier zona del campo cada domingo, pero ese afán de corregir y dar instrucciones a voces no sienta nada bien a su garganta, que cada lunes pide Lizipaina para reponerse de tanto grito. Casi sin voz, pero con mucho que decir. Así se presentó el entrenador del Deportivo Palencia a esta entrevista, en la que asegura no estar preocupado por perder su puesto, a pesar de que su equipo no ha sumado un solo punto en las cuatro primeras jornadas. Y es que, como dice en el titular, el técnico teme más por su garganta que por su cabeza.

–Esto de ser entrenador del Deportivo le está viniendo muy mal a su garganta...

–Sí. Ahora estoy algo más recuperado gracias a los medicamentos. Aparte de la piel, como reza nuestro lema, yo me dejo las cuerdas vocales en cada partido y estamos ahí, trabajando e intentando dar lo mejor de nosotros mismos.

–El domingo en Pontevedra perdió algo más que la garganta...

–Sí. Ellos salieron mejor que nosotros y tuvieron la iniciativa en los primeros 25 minutos, hasta que nos asentamos. Poco a poco, nos hicimos con el partido, pero cuando mejor estábamos nos marcaron y nos fuimos al descanso con 1-0. En la segunda parte salimos mucho mejor y tuvimos ocasiones para empatar o incluso ganar el partido. Me quedo con la actitud del equipo y con el esfuerzo, aunque tenemos que mejorar muchas cosas.

–Está claro que su garganta corre peligro. ¿Pero después de cuatro jornadas sin lograr un punto, no cree que lo que realmente peligra es su cabeza ?

–Eso no depende de mí. Yo estoy intentando hacer todo lo posible y lo mejor que sé para construir este equipo, pero necesito tiempo para hacerlo. Un equipo no se construye solo fichando buenos jugadores de aquí y de allá, y estamos trabajando a marchas forzadas. Mañana –por hoy– se cumplen cuatro semanas de que aterrizamos en Palencia y ese tiempo ni siquiera es el que necesita un equipo para hacer una pretemporada. No sé si mi cabeza pende un hilo, pero tengo la conciencia muy tranquila porque estamos haciendo todo lo posible para intentar sacar resultados cuanto antes. Tampoco nos han ayudado las bajas en defensa. Cada semana reconstruimos la línea defensiva con lo que tenemos, que no son centrales. En resumidas cuentas, temo más por mi garganta que por mi cabeza porque estoy intentado darlo todo y lo estoy haciendo lo mejor que sé.

–Pero ya sabe cómo es esto del fútbol. Cuando las cosas no salen, el primer lugar al que se mira es el banquillo...

–Ya. Pero espero que en este caso las personas que se encargan de tomar decisiones tengan paciencia porque este equipo va a ser capaz de ganar, conmigo o sin mí.

–Tiempo. Eso es lo que más ha pedido desde su llegada. ¿Cuanto tiempo más hace falta para que se borre ese cero que aparece en el casillero del Deportivo?

–Ese cero que tenemos en el casillero no refleja lo que el equipo ha hecho sobre el terreno de juego. El fútbol ha sido injusto con nosotros y deberíamos tener algún punto más, pero estamos trabajando para cambiarlo y confío en que esta semana lo consigamos. Tenemos una nueva oportunidad para conseguir el primer triunfo ante nuestra gente. Eso es una motivación y un desafío para este fin de semana.

–Decía Ortega y Gasset aquello de ‘yo soy yo y mis circunstancias’. ¿Las circunstancias están pudiendo con el Deportivo?

–No sé lo que ha pasado antes. Cuando llegué, intenté coger el equipo que estaba y hacerlo mejor que sé. Creo que la evolución desde el primer día a hoy está siendo muy positiva. Hemos estado lastrados por las bajas en la defensa y el ‘transfer’ de Nico llegó a última hora. Pero no me gusta lamentarme, soy más de buscar soluciones. Eso es lo que hemos hecho desde el principio, buscar soluciones para cambiar ese cero del casillero de puntos.

–¿Cómo es de grande el problema de no haber fichado un central?

–Tenemos centrales. Lo que pasa es que Héctor Granado y Acoidán se han lesionado a la vez, al igual que Pelayo, que también puede jugar en esa posición. Sí que es cierto que hemos estado buscando otro central sub 23, pero no lo hemos encontrado. Más bien, el que hemos encontrado no quiso venir porque ha decidido irse a otro sitio.

–¿La relación que tiene con la dirección deportiva es fluida?

–Sí, claro. Muy buena.

–¿Le ha traído lo que el equipo necesitaba?

–Yo no he pedido nada porque cuando yo llegué el equipo estaba prácticamente hecho. Miguel ha traído lo que él ha pensado que era mejor para el Palencia porque será lo mejor para él y sería lo mejor para el entrenador.

–¿Y es lo mejor para el entrenador?

–Es el equipo que me he encontrado. Es lo mejor que tenemos en este momento y con lo que vamos a tirar para adelante para sacar esta situación hacia adelante. Estoy convencido de ello.

–Para sacarlo adelante, el primer examen será ante un Racing de Ferrol que solo tiene dos puntos. ¿Qué espera de ese partido?

–Espero tener una semana como las que ya llevamos, de buen trabajo, que nos permita seguir poniendo volumen sobre la mesa. De el partido espero que nos sirva para sumar esos primeros puntos que nos den esa cierta tranquilidad y confianza para seguir trabajando. Los resultados te dan tiempo para seguir trabajando y evolucionar.