El Norte de Castilla

Jesús Benito, técnico del Villaralbo, en una imagen de archivo.
Jesús Benito, técnico del Villaralbo, en una imagen de archivo. / El Norte

fútbol

«Todo ha estado mal»

  • El técnico del Villaralbo, Jesús Benito, asumió su culpa tras la goleada que sufrió su equipo frente a la Segoviana

Si en la Segoviana reina la satisfacción (más por la victoria y por los tres puntos que por la goleada, que tiene más importancia para la estadísticas), en el CD Villaralbo sucede todo lo contrario. Son malos días; horribles. Para olvidar. «Tiérra, trágame», debió pensar más de uno. Mejor que no hubiera existido ese resultado, ni para la afición del conjunto zamorano, ni para los jugadores, sus directivos, ni para su portero Ángel Lázaro (mal día para ser guardameta), ni para las personas de la sede del club, y menos para su técnico Jesús Benito. El preparador se mostró muy disgustado y asumió su culpa de este desastre para su equipo nada más terminar ese partido frente a la Segoviana.

«Jamás me había pasado una cosa así. Es lamentable. Casi hay que pedirle perdón al equipo contrario porque hemos hecho una pachanga y estoy avergonzado de la actitud que hemos tenido. Han sido trece, pero podían haber sido quince. No tuvimos amor propio. Todo ha estado mal, hasta la alineación que hizo el entrenador. Me hubiera gustado que hubiéramos sacado algo de amor propio, que no lo sacamos en ningún momento», declaró.

Son días para pocas bromas, más para el análisis y la autocrítica, pero sobre todo para reponerse de un golpe así. «Todos pensábamos que esto iba a ser de otra manera, pero nos está resultando todo muy complicado porque hemos hecho una mala pretemporada. Estamos rotos, en lo físico y en lo menta».

El Villaralbo ocupa la última posición del grupo VIII con cero puntos en la clasificación. «Estamos en la cuarta jornada, y estamos convencidos de que lo vamos a sacar adelante, aunque serán unos días complicados».

En las redes sociales, el conjunto zamorano ha recibido de todo, muchas críticas, pero también mensajes de apoyo y ánimo, como los del conjunto gimnástico, que prefiere no hacer leña del árbol caído y desea suerte al Villaralbo en los próximos compromisos. «Somos deportistas y un varapalo así te deja mal sabor de boca», dijo el técnico de la Segoviana..

Temas