El Norte de Castilla

En la portería, dos son multitud

En la portería, dos son multitud
  • Alejandro y Carmona pelean por un puesto como guardameta titular del Deportivo Palencia

Aquello de «dos son compañía y tres, multitud» no se puede aplicar en todos los sitios y uno de esos lugares es una portería de fútbol, donde no valen ni las compañías ni la multitud. Y es que el sino del portero es la soledad. Y eso, soledad, es lo que buscan tanto Pablo Carmona como Alejandro García, los dos porteros del Deportivo Palencia, que han alternado la titularidad con el banquillo y esperan convertirse finalmente en fijos en las alineaciones de cada jornada.

Ser titular. Esa es la obsesión de cualquier jugador que se precie, pero De Paula ha dejado bien claro que no debe nada a nadie y que para vestir la camiseta morada hay que sudar antes la elástica verde en cada entrenamiento. Durante los dos primeros partidos de Liga, Pablo Carmona fue titular, pero la llegada de Alejandro ha hecho que las cosas cambien y el héroe del ascenso tuvo que ver el Deportivo-Celta B desde el banquillo. «Hemos visto bien a los dos durante la semana y hemos decidido poner a Alejandro. La titularidad se la ganan los futbolistas cada día en los entrenamientos y en el campo. No tengo jugadores titulares o suplentes», afirmó el entrenador al acabar el partido ante el filial vigués.

El Deportivo tiene este año a dos grandes guardametas y parece que el puesto de portero es uno de los que está mejor cubierto de toda la plantilla, a pesar de esos siete goles en contra que aparecen en el casillero morado tras la disputa de tres jornadas. Carmona y Alejandro son compañeros en el día a día, pero también son rivales cada fin de semana por un puesto en una portería en la que solo cabe uno de los dos. «Somos compañeros y rivales por un mismo puesto, puede parecer paradójico, pero ser portero tiene estas cosas», explicaba ayer Carmona, mientras que Alejandro aseguraba que la camaradería gana el pulso diario a la rivalidad. «Desde el primer momento, la relación entre porteros siempre es diferente porque pasamos mucho tiempo juntos. Cuando hacemos ejercicios personalizados con el entrenador de porteros nos ayudamos y nos intentamos corregir los posibles errores que podemos tener tanto el uno como el otro», señalaba Alejandro.

En los dos años anteriores, Carmona ha sido titular indiscutible y su compañero, el joven Guille, no logró hacerle demasiada sombra, algo que no sucederá esta temporada, en la que Pablo sabe que deberá pelear a brazo partido con Alejandro por un puesto en el once inicial. «Este temporada la competencia es mucho mayor que en años anteriores y es normal porque estamos en Segunda B y los dos estamos entrenando al máximo para ponérselo difícil al entrenador y que tenga que pensarse mucho a a quién saca», analizaba Carmona.

El cambio en la portería no evitó la goleada la jornada pasada y Alejandro tuvo que sacar tres balones de la meta local, los mismos que recogió también en la tercera jornada de la temporada pasada en las filas Barakaldo. No obstante, el portero asturiano no está preocupado por el mal arranque de su nuevo equipo, y es que sabe de primera mano lo que es arrancar con mal pie y cambiar la dinámica hasta entrar en el ‘play off’, tal y como sucedió la pasada campaña en su antiguo equipo, con el que logró 80 puntos se convirtió en el segundo meta menos goleado de su grupo, con 21 tantos encajados. «Partido tras partido se va viendo una ligera mejoría y tenemos mucho margen de mejora. Solo llevamos tres jornadas y si ganamos el domingo en Pontevedra, todo será diferente», argumentaba Alejandro mientras Carmona recordaba lo que se tuvo que sufrir para ascender. «No podemos tirar en un año todo el esfuerzo que hicimos la temporada pasada. Nos ha costado mucho llegar hasta aquí y tenemos que ser capaces de cambiar la dinámica», destacaba Carmona.

Trabajo. Eso es lo que ambos porteros prometen para lograr hacerse con la titularidad, y Alejandro cree que su esfuerzo es lo que le puede llevar a salir victorioso en su particular guerra, casi fratricida, por lograr ese ansiado puesto por ambos porteros. «Hay que pelear, trabajar y entrenar. Es una persona la que decide, el ‘míster’, y este año tendré que competir con Carmona, como hice con otros compañeros años atrás. Juegue o no juegue, entrenaré cada día al 100% porque me gusta entrenar. Es el camino que llevo siguiendo toda mi carrera deportiva y este año espero tener una dulce batalla con Carmona por un puesto en el once y salir vencedor», argumentaba ayer Alejandro en un tono casi épico.

La guerra esta servida y dos hombres pelearán durante toda la temporada por ser los dueños del área pequeña del Deportivo. Solo puede quedar uno y el héroe del ascenso se tendrá que medir a un rival duro que ha llegado a La Balastera para arrebatarle un trono que parecía hecho a su medida tras el ‘play off’ de ascenso. En La Balastera no habrá enanos, dragones ni ‘khaleesis’ pero parece que se está viviendo un verdadero ‘Juego de Tronos’ y, como en la serie, varios actores principales han caído en esta quinta temporada.