El Norte de Castilla

TERCERA DIVISIÓN

Sólo podía ganar Unionistas

fotogalería

Los jugadores de Unionistas abrazan a Óskar Martín en la celebración del primer gol del equipo. / MANUEL LAYA

  • Los charros vencieron al Burgos Promesas en un partido donde fueron muy superiores y siguen líderes de la Tercera División

Tener los pies en el suelo se hace cada vez más complicado para Unionistas de Salamanca. Tres partidos y tres victorias. Números que le valen para liderar la clasificación del grupo VIII de la Tercera División. Ayer, los de Astu volvieron a ser superiores (4-0). Los sufrieron esta vez el Burgos Promesas. Un conjunto el burgalés que apenas inquietó. Un equipo, el salmantino, que no goleó por milímetros. Esos que le faltaron a tres balones para irse al fondo de las mallas en vez de a los palos.

El partido no era fácil de jugar. No sólo por el rival. De esos de los que no te fías. Sino por el calor. Eran las 12 de la mañana, pero parecían las 4 de la tarde en Sevilla. Se notó en el ritmo de los jugadores. En los 22. El factor desequilibrante era la diferencia entre los de blanco y negro y los de naranja oscuro. Más que evidente, por cierto.

  • Unionistas de Salamanca 4-0 Burgos Promesas

El primero de los goles lo hizo Óskar Martín. Don Óskar Martín. Sí, porque el vasco va camino de ser uno de los hombres más importantes de Unionistas. Al término del partido, el jugador reconocía en ‘petit comité’ que «ya llegará el día que no entren». Ayer no era ese día. Ojalá nunca lo sea. La jugada fue de manual. Centro desde la derecha de Zubi, que volvió a la titularidad. Remate de cabeza preciso del ‘Rifle’. Uno a cero.

Con lo más difícil ya hecho, Unionistas le planteó una OPA hostil al Burgos. Cristo le pegó al larguero. No sería la última vez que el travesaño le negara el gol. Pero el extremeño está hecho, como diría Antonio Orozco uno de sus artistas de cabecera, de pedazitos de buen fútbol. Para muestra, un botón. O mejor el zapatazo que mandó a la escuadra de la meta visitante en la segunda parte.

Salvo situaciones muy aisladas, Javi Díaz podía haberse puesto a tomar el sol. Tuvo peligro a ráfagas el Burgos Promesas. En Tercera te puede salir cruz cuando más buscas la cara. Esta vez, la fortuna estaba de lado de los charros porque Pekas estuvo muy cerca de empatar el encuentro.

No fue así. Y como para quitarse el susto del cuerpo, los charros militarizaron el área rival. Asensio y Óskar Martín, por dos veces, casi finiquitan. El primero se marcó un jugadón. Cogió el balón casi en la Plaza Mayor y lo llevó al área rival. Le faltó la definición. El segundo se abrió el hueco magistralmente. Pero se lo pensó demasiado y los zagueros le dieron el alto.

Necesitaban el tiempo muerto los naranjas. Los dos que hubo, por el fuerte calor. Tras la pausa, Unionistas se fue a cerrar el partido. Estaba en la mente de todos la idea de que si llegaba el segundo, el duelo estaría cerrado.

Fue Diego del Castillo el que confirmó la teoría. El cazurro aprovechó otro centro de Zubi para convertir el segundo y ponerle al mal tiempo mejor cara. Como la que se les quedó a los jugadores burgaleses cuando Chamorro desde su casa se volvió a encontrar el travesaño.

Manzano quiso hacer un ademán de revolución, pero falló en el área pequeña. Para impedir el hipotético levantamiento, apareció Cristo. No tuvo piedad el ‘Ratón’, que hizo un golazo. Con el tres a cero, sólo quedaba por ver hasta donde daría de sí el marcador. Sólo contabilizó una diana más. Otra de Del Castillo que tuvo un colaborador más que necesario: Aitor Asensio. El extremo fue titular. Recuerda, salvando las distancias, a Di María. Es tremendamente vertical. Tiene regate. Es rápido. Será importante seguro a lo largo del año.

Y poco más. Sólo restaba el merecido reconocimiento y una ducha más necesaria que nunca. Fría, por supuesto. Se notó el esfuerzo de los dos equipos, con una temperatura que pasaba de los 30 grados.

Unionistas de Salamanca se sabe líder. Aunque comprende que no puede tener mal de altura. Es consciente de que la Tercera es difícil. Más de lo que han sugerido la Virgen del Camino, el Villaralbo y ayer el Burgos Promesas. Veremos cómo reacciona cuando la categoría se desnude del todo. Pero ser líder también es por algo: han sido mejores.