El Norte de Castilla

«No me asusta estar abajo porque el equipo tiene mimbres»

Zapata, en su primer partido como jugador del Deportivo Palencia.
Zapata, en su primer partido como jugador del Deportivo Palencia. / Enrique Camina
  • Alberto Zapata, nuevo delantero del Deportivo Palencia, cree que a la plantilla solo le falta tiempo para mostrar todo su potencial

Poco se puede extraer de la media hora que estuvo Zapata sobre el césped de La Balastera en el partido ante el Celta B, pero el delantero albaceteño dejó buenas sensaciones, a pesar de que no tuvo la fortuna de mostrar esa capacidad goleadora que le ha hecho llegar a Palencia procedente del Torrevieja.

–¿Cómo valora sus primeros minutos como jugador morado?

–Salir con un resultado en contra siempre es más difícil, pero las sensaciones que tuve fueron buenas, aunque luego vino la expulsión y eso nos mermó un poquito a nivel de ataque. Pero vi bien al equipo y estoy seguro de que vamos a tener una dinámica ascendente.

–Pero la dinámica de ahora es bien distinta. ¿Cómo se puede añadir algo de luz a un horizonte que muchos ven oscuro?

–Este es un proyecto nuevo. Los jugadores aún nos tenemos que conocer. Por ejemplo, yo llevo aquí cuatro días y los inicios siempre son complicados. Hay que dar tiempo al equipo porque aún no ha empezado a rodar y no se ha hecho una pretemporada normal. Pero ahora que la plantilla está cerrada, nos iremos conociendo en los entrenamientos e iremos a mejor. El equipo tiene mimbres y no me asusta estar ahí abajo porque tenemos toda una Liga por delante. Aunque sí que es cierto que tenemos que empezar a sumar ya.

–¿Cuál ha sido su primera impresión del club?

–Buena. En lo referente a la institución y en el apartado deportivo, me parece bien todo lo que he visto hasta ahora. Sí que es verdad que en un proyecto nuevo, como es este, siempre cuesta empezar a rodar y esto es solo cuestión de tiempo, que el equipo se conozca, y todo empezará a tirar para arriba.

–¿Y qué piensa de lo poco que ha podido ver la ciudad?

–Me parece una ciudad muy acogedora. No es muy grande y la puedo comparar con Cuenca, dónde estuve jugando con el Conquense. Es una ciudad muy similar y, aunque no he tenido mucho tiempo para pasear por Palencia todavía, a simple vista creo que es una ciudad cómoda.

–Ahora está alojado en un hotel, a la espera de encontrar un piso. ¿Con lo que se cobra en el Deportivo se puede vivir dignamente?

–Ahora me está costando encontrar piso. Me dicen que ha habido mucha gente que han contratado para trabajar en Renault y que por eso hay menos oferta. Pero estoy seguro de que al final encontraré algo que me pueda encajar en todos los sentidos.

–¿Pero va a tener un salario digno que le permita vivir aquí sin pasar apuros?

–Sí que es verdad que me tengo apretar un poquito los machos, pero, tanto aquí como en cualquier otro sitio, el mundo del fútbol no está como estaba antes y es verdad que hay que mirar hasta el último céntimo.

–¿Los problemas que ha habido en el Deportivo en verano le han hecho pensarse su llegada al equipo?

–Da la casualidad de que Pablo Carmona, el portero, jugó conmigo en el filial del Albacete y gracias a él me he ido informando un poquito de cómo estaban las cosas por aquí. Al final, vi que se sentaron las bases en el tema institucional y me vine con la seguridad de que todo iba ir para arriba.

–Ha jugado las dos primeras jornadas de Liga en el Torrevieja. Vaya cambio de Palencia a Torrevieja...

–El clima varía mucho, pero eso lo suple la categoría, la ciudad de Palencia que es muy acogedora y La Balastera, que es un escenario de Segunda División para arriba.

–Sustituyó el domingo a Diego Torres. ¿Cree que podrán jugar los dos a la vez 0 será difícil?

–Ahí no entro yo, eso lo tiene que decidir el ‘míster’. Creo que me puedo adaptar bien a cualquier posición y casi siempre he jugado con otro delantero al lado, así que habrá que ver lo que cree el entrenador que necesita el equipo.

–Lo que más destacada de usted a primera vista es su corpulencia. ¿Cuántas horas pasa al día en el gimnasio?

–Hace mucho tiempo que no me dejan tocar una pesa. Tengo la suerte de tener una buena genética, pero soy un obseso de la alimentación y me gusta cuidarme mucho.

–Usted es una apuesta personal de Miguel Zurro. ¿Zurro es su agente?

–Sí.

–Y no cree que el hecho de que su agente sea el responsable de fichajes del club puede dar lugar a más de una suspicacia...

–Bueno. Agente mío personal no es. Sí que es verdad que él apostó por mí para llevarme al Conquense y ahora ha hecho lo mismo aquí en Palencia. Creo que en el Conquense no le salió mal y le tengo que devolver esa confianza con mi trabajo diario.

–No queda muy clara la vinculación que tiene usted con Zurro...

–Él es una persona que confía mucho en mí. Él me llevó en el Conquense, aunque no es ni agente personal mío ni mi representante en papel.

–Las prisas aprietan y no va a tener tiempo para aclimatarse. ¿Cómo se puede acelerar la cohesión del equipo?

–Aunque hace tres semanas que ha empezado en la Liga, es pronto para sacar conclusiones sobre el equipo. Necesitamos tiempo para conocernos y en un mes empezaremos a ver resultados.