Fútbol

Sueño americano en el campo de ‘soccer’

Fernando Tejero, durante un partido con los Vikings.
Fernando Tejero, durante un partido con los Vikings. / El Norte
  • El vallisoletano Fernando Tejero, de 15 años, deslumbra con sus goles en el Lyndon Institute de Vermont

El equipo de fútbol del Lyndon Institute, en el estado americano de Vermont, se había acostumbrado a una palabra.

Derrota.

Pasaban los partidos, se sucedían las temporadas, llegaban y partían nuevos jugadores, pero los chicos del ‘soccer’ se encontraban invariablemente con una certeza:no ganaban un encuentro ni a tiros.

Hasta que este curso se incorporó a la disciplina de los Vikings un delantero rubio y espigado llamado Fernando Tejero, nacido en Valladolid en el año 1999, que empezó a marcar goles con pasmosa facilidad.

Sus tantos acabaron por cortar una fatídica racha de... ¡44 encuentros sin triunfos!

«Y a continuación ganamos tres partidos seguidos», explica Fernando Tejero desde Estados Unidos, tras salir de clase y antes de iniciar otra jornada de entrenamientos.

Tejero se ha convertido en pocos meses en una celebridad local. El ‘soccer’ (como se denomina allí al fútbol) gana tracción a todos los niveles y las competiciones de los institutos estadounidenses se disfrutan con gran intensidad. Los goles del vallisoletano son celebrados durante días. Medios locales, como el diario ‘The Caledonian Record’, ya se han hecho eco de sus habilidades. En los primeros 12 partidos del campeonato entre institutos, Fernando Tejero marcó 14 tantos.

«Yo vengo de estudiar en el colegio de Lourdes, en Valladolid. Allí jugaba al baloncesto y puedo decir que no había sentido tanta pasión como la que se vive aquí. Una de las cosas que más me sorprendió tras mi llegada fue cómo la gente se acercaba para felicitarme tras los partidos. Cosas como esta te motivan mucho».

La vida deportiva del prometedor Fernando Tejero comenzó como futbolista en la Agrupación Deportiva Sur de Valladolid. Luego, probó fortuna en el tenis y más tarde, cuando se inscribió en el colegio de Lourdes, su altura llamó la atención y pasó a formar parte del equipo de baloncesto. Pero el fútbol no había dejado de latir en su interior y volvió a calzarse las botas en el Arroyo Pisuerga, el club que le dio la oportunidad de despuntar de nuevo sobre el césped.

El baloncestista Jhornan Zamora, exjugador del CBValladolid y amigo de Fernando, le recomendó la ‘experiencia USA’. «Jhornan me iba a ver a los partidos y me explicó que en Estados Unidos se toman muy en serio los deportes. Mi familia me buscó un colegio y me vine».

Fernando Tejero, en el centro, con los responsables futbolísticos del Lyndon Institute.

Fernando Tejero, en el centro, con los responsables futbolísticos del Lyndon Institute. / El Norte

«La única condición era que tuviesen un equipo de fútbol y una liga», explica su padre, Sebastián Tejero. «Descartamos Miami y le mandamos al norte de Estados Unidos, al estado de Vermont, exactamente a Lyndonville. Nos han dicho que podrían becarle para el año que viene. Él está encantado y allí también están muy contentos con él. El chico es supervallisoletano, pero en tres meses ya parece superamericano... aunque tenga pinta de alemán», añade entre risas su progenitor.

Fernando Tejero no piensa demasiado en lo que vendrá, más allá de su etapa en el Lyndon Institute, pero no olvida los colores que le han marcado desde muy pequeño. «Yo siempre he sido socio del Real Valladolid. ¡Cómo me gustaría tener la posibilidad de jugar allí!». Cualquier anhelo blanquivioleta pasa ahora por crecer en el ‘soccer’ y por seguir marcando goles. «¡La verdad es que estoy jugando bien!».

Tejero es jugador de segundo año o ‘sophomore’, como se denomina en Estados Unidos. El juego físico de aquel país le ha convertido en un futbolista rocoso, al que no resulta fácil frenar. Sus condiciones llaman la atención. Los entrenadores rivales suelen quedarse charlando con él después de los partidos para intercambiar impresiones. A finales de la pasada semana, recibió otra gran noticia:ha sido elegido para formar parte de la selección del estado de Vermont en una competición a escala nacional que se disputará en Nueva York. El sueño americano de un pucelano en el ‘soccer’ sigue muy vivo.