«No estamos en una situación crítica»

Diego Gacimartín, durante un tiempo muerto en el Pedro Delgado./Antonio Tanarro
Diego Gacimartín, durante un tiempo muerto en el Pedro Delgado. / Antonio Tanarro
FÚTBOL SALA

Diego Gacimartín y Buitre apuestan por revertir la situación del Naturpellet Segovia

QUIQUE YUSTESegovia

Aún escuece en el vestuario del Naturpellet Segovia la contundente derrota sufrida el pasado sábado frente al Levante. La herida todavía está reciente y se une a las magulladuras sufridas durante las anteriores jornadas en las que el equipo tan solo sumó dos empates. El equipo está tocado, pero ni mucho menos hundido. A pesar de la imagen mostrada en la segunda parte del choque frente al conjunto valenciano, en la que los segovianos se rindieron antes del bocinazo final, el equipo dirigido por Diego Gacimartín apuesta por revertir una situación complicada pero no crítica. Saben que van a sufrir para conseguir cada punto, pero confían en su trabajo para comenzar a sumar y lograr la permanencia en la categoría al finalizar la temporada.

La semana ha sido algo especial para los jugadores y el cuerpo técnico de la plantilla segoviana. «Según va avanzando la semana el equipo está más animado», reconoce Diego Gacimartín tras un lunes en el que los jugadores estaban con un punto extra de concentración. Recibieron incluso la visita del presidente del club, Álvaro Fernández, quien lejos de recriminar la actitud del equipo reiteró su confianza en el trabajo y calidad de los jugadores y el cuerpo técnico.

Una vez el equipo es consciente de sus fallos, toca analizarlos para encontrar la manera de solucionarlos. «Soy la persona más consciente de la situación en la que estamos. Sabíamos desde el principio que iba a ser muy complicado, ya que Primera División no tiene nada que ver con Segunda», explicó Gacimartín. El técnico segoviano, consciente de la repercusión de sus palabras (realizadas también en el vestuario del equipo) el pasado sábado tras la derrota del levante, se reafirmó en su discurso. «En cuanto bajas un poco los brazos te machacan», incidió sobre la falta de intensidad de sus jugadores en el último partido liguero.

«Yo me fui con mucha vergüenza. Ni el club ni la afición merecen eso», reconoció Buitre sobre la derrota frente al Levante. El madrileño asegura que tras un duro golpe como el sufrido por el equipo es el momento de hacer autocrítica. «En lugar de mirar qué ha hecho mal el compañero tenemos que mirar qué estamos haciendo mal cada uno y trabajar duro», afirmó el diecisiete del Naturpellet Segovia, quien asevera que en Primera División no se permite ni un segundo de relajación.

Una vez está asumido y analizado el golpe, el siguiente paso es encontrar la solución al problema para que no se vuelva a repetir. En ese paso está Diego Gacimartín, que no descarta un cambio de estilo en el juego del equipo en determinadas fases de los encuentros que ya avanzó el pasado sábado. «Hay momentos en los que no podemos jugar con el balón y tenemos que defender más juntos y más apretados. No es el estilo que más nos gusta pero es parte de saber competir», señaló Gacimartín, partidario de «dar el balón al contrario y defender» si la ocasión lo requiere. Eso si, el técnico segoviano dejó claro que dicha alternativa no significa un cambio en la identidad del equipo. «Es cuestión de adaptarnos a lo que nos exige la situación. Eso es competir», advirtió, rechazando que el equipo pueda encontrarse más cómodo como visitante que como local al tener menos responsabilidad en ataque.

La primera prueba para comprobar la reacción del equipo será este viernes frente al Peñíscola, un equipo que ocupa la décima posición de la tabla con tan solo dos puntos más que los segovianos. Frente a los castellonenses los blanquirrojos intentarán sumar su primera victoria en la categoría y, además, recuperar sus señas de identidad. «Ahora mismo lo que queremos es competir bien los partidos durante los 40 minutos. Esa es la clave. Da igual que estés en Primera, en Segunda o en Segunda B. Si no compites todo el tiempo, es difícil», apuntó el entrenador del Naturpellet Segovia tras un inicio de temporada en el que han alternado momentos «muy buenos» con otros en los que han sido claramente superados por el contrario. «Buscamos esa regularidad», concluyó.

La permanencia

Uno de los jugadores de los que más espera la afición es Buitre. En su cuarta temporada en el club segoviano, el madrileño es una de las principales referencias ofensivas de un equipo que sufre en defensa pero que tampoco está destacando en la parcela ofensiva. «Nuestro juego es correr los 40 minutos. Frente al Levante tuvimos muchos errores, yo el primero», afirma el ala-pívot del Naturpellet, quien no considera que la situación sea crítica. «Solo llevamos cinco jornadas y tenemos mucho margen de mejora. Todavía no se nos puede matar», declaró.

Buitre, que jugará mañana frente a su ex equipo, también tiene claro que el único objetivo del Naturpellet Segovia debe ser salvar la categoría. Una meta que para alcanzar tendrán que sufrir los jugadores segovianos. «No vamos a ganar ningún partido fácil. Debemos tener claro cuál es nuestra liga», señaló. En este sentido, reconoció que «soy de los que pensaba, piensa y pensaré que el único objetivo de un recién ascendido es el de mantenerse», aunque también ha notado en el vestuario la ilusión que hay por jugar la Copa o disputar los ‘play off’. «No son expectativas reales. Es más ilusión que otra cosa», declaró.

Por último, el madrileño rechazó la comparación con el extinto Caja Segovia. «No tenemos un equipo campeón de Europa. Somos un equipo que acaba de ascender y que nos va a tocar sufrir. La situación no es crítica». Pero avisó: «Nos hemos ganado que tengan paciencia con nosotros. Espero que la gente no haya perdido la ilusión».

Fotos

Vídeos