Paso al futuro

Jugadores del Ríos Renovables Zaragoza y del Nueva Elda pelean por un balón durante la final del torneo./Antonio Tanarro
Jugadores del Ríos Renovables Zaragoza y del Nueva Elda pelean por un balón durante la final del torneo. / Antonio Tanarro
FÚTBOL SALA

Nueva Elda conquista el torneo Ciudad de Segovia celebrado en el pabellón Pedro Delgado

QUIQUE YUSTESegovia

En una Semana Santa en la que Segovia se ha vuelto a verse repleta de turistas, el pabellón Pedro Delgado ha vuelto a recibir la visita de decenas de jóvenes promesas del fútbol sala que sueñan con volver a pisar el mismo escenario dentro de unos años, establecidos ya en la élite de la modalidad. Durante tres días, en el pabellón segoviano se ha respirado mucho más que fútbol sala. No ha faltado el compañerismo, la diversión o el buen ambiente en un torneo que por sexto año consecutivo ha concentrado a algunas de las mejores canteras del país.

Tras disputarse el jueves y el viernes la fase de grupos, en la mañana del sábado se celebraron las semifinales entre el Naturpellet Segovia y el Ríos Renovables Zaragoza por un lado, y el Nueva Elda y el Salamanca por otro. En la primera, los aragoneses lograron superar a los anfitriones por 1-0, idéntico resultado al que logró el conjunto alicantino para acceder a la gran final.

Por la tarde, salmantinos y segovianos se enfrentaron en la final de consolidación, con victoria para el conjunto charro por 1-3. Una vez más, gran impresión la que dejó el club presidido por el exportero del Caja Segovia, Juanlu, con un equipo competitivo y alegre en el juego.

Sin embargo, la gran final enfrentó al Nueva Elda y al Ríos Renovables Zaragoza. Comenzaron mejor los alicantinos, con un juego más dinámico que sus rivales, dedicados durante los primeros compases a defender e intentar salir al contragolpe. Iván dio el primer aviso con un lanzamiento que se topó con el larguero en una de las pocas oportunidades que se vieron durante el primer periodo.

El Zaragoza no solo consiguió zafarse del dominio alicantino, sino que dispuso de algún acercamiento que no pudo concretar en disparos claros. Las defensas se imponían claramente a los ataques en una nueva muestra de que en las canteras cada vez importa más el resultado. Bien trabajados tácticamente, apenas se pudieron ver detalles de calidad por parte de los jugadores de ambos conjuntos, atados a una disciplina táctica que rara vez dejaba ver intentos de creatividad o uno contra uno. Alejandro, del Nueva Elda, fue el más destacado en ese apartado, dejando varias muestras de calidad e imaginación que también le valieron para ser nombrado el mejor jugador del torneo.

El segundo periodo también comenzó con dominio amarillo. Pero de nuevo el Zaragoza consiguió llevar el choque a su terreno, dando su primer aviso con un derechazo de Víctor que también se estrelló con el larguero. Creció a raíz de la ocasión el conjunto aragonés, disfrutando de sus mejores minutos en la final pero encontrándose con el buen hacer de Rubén. En los minutos finales el partido se abrió, con transiciones constantes, fallos y espacios para correr. Marcos salvó al Zaragoza con varias paradas consecutivas a disparos de Aarón y Salva, pero no estuvo acertado en un blocaje aparentemente sencillo que Pablo se encargó de transformar en el 0-1 a falta de tres minutos.

Se lanzó Zaragoza a por el empate, y lo tuvo en sus manos con dos lanzamientos de diez metros que Rubén se encargó de detener. Con los aragoneses volcados en busca de la igualada, el Nueva Elda sentenció a poco más de un minuto al rematar Pablo en el segundo palo un saque de esquina. No se rindió Zaragoza, que lo intentó con portero-jugador, pero en su primer ataque perdió el balón y Salva hizo el tercer tanto con el que Nueva Elda certificó su triunfo en la final y en un campeonato que concluyó con la entrega de premios y con una foto de familia de todos los equipos participantes que reflejó el gran ambiente vivido durante los tres últimos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos