El Naturpellet Segovia femenino, en peligro

El banquillo del Naturpellet Segovia femenino durante un partido de esta temporada. / Antonio de Torre
FÚTBOL SALA

Ante la imposibilidad de sacar un equipo en Tercera, el club blanquirrojo negocia con el Segosala un acuerdo de filialidad

QUIQUE YUSTESegovia

El ascenso del Naturpellet Segovia a Primera División traerá consecuencias negativas para la sección femenina del club segoviano, a no ser que cambien las circunstancias en las próximas semanas con la aparición de algún nuevo patrocinador o con el aumento sensible de alguna subvención por parte de la Diputación Provincial o del Ayuntamiento de Segovia. La situación es complicada y el futuro del equipo femenino del Naturpellet Segovia en Segunda División presenta más oscuros que claros.

El motivo por el cual está en el aire la continuidad de un proyecto iniciado hace tan solo dos años vuelve a estar en la falta de dinero. Hace cuatro años, el Caja Segovia renunció a competir en Primera División ante la falta de recursos económicos para salir con garantías en dicha categoría. Una historia que se puede volver a repetir ahora con el equipo femenino del Naturpellet Segovia en Segunda División.

El coste por temporada de la sección femenina del club blanquirrojo en la categoría de plata oscila los 20.000 euros. Una cantidad importante que la entidad segoviana ha podido afrontar la última campaña pero que de cara a la siguiente supone un gasto difícilmente asumible por el club, centrado en conseguir los recursos económicos para que el equipo masculino compita con garantías en la Liga Nacional de Fútbol Sala. Para la temporada 2017-2018, el presupuesto del Naturpellet Segovia rondará finalmente los 375.000 euros, una cantidad ligeramente inferior a los 400.000 anunciados tras lograr el ascenso. De dicha cifra, más de un 80% está destinado a los gastos del primer equipo.

Desde la junta directiva del club segoviano eran conscientes de que el ascenso iba a suponer un importante esfuerzo económico, pero confiaban en un incremento de las subvenciones con el que, entre otras cosas, podrían mantener sin problemas al equipo femenino en Segunda División. Pero por el momento, ese aumento de los ingresos a través de las instituciones no está previsto y a la hora de escoger la directiva apuesta por el equipo masculino en Primera División, ya que este era el objetivo con el que nació el club en el verano de 2013.

«A día de hoy el equipo no saldría», afirma el presidente del club, Álvaro Fernández, quien tiene serias dudas acerca de la continuidad del equipo la próxima temporada. En su opinión, la presencia de tres equipos femeninos en la ciudad (Naturpellet, Unami y Segosala) condiciona las subvenciones de las instituciones, por lo que encuentra en la unión de estos clubes una solución en una idea que es más un pensamiento en alto que una propuesta.

Más probable es el acuerdo entre el Naturpellet Segovia y el Segosala para llegar a un acuerdo de filialidad. La idea inicial del club presidido por Álvaro Fernández era disponer de un equipo propio en Tercera División que sirviese de filial del primer equipo y como puente con el Juvenil División de Honor, pero la falta de recursos económicos vuelve a surgir como impedimento. Ante tal situación, ya se han producido varias reuniones con Daniel Ibañes, presidente del Segosala, para que ambos clubes lleguen a un acuerdo de filialidad (parecido al firmado por Segoviana y Unami) por el cual jugadores del Tercera División de Segosala puedan ser llamados por Diego Gacimartín para jugar partidos o completar entrenamientos.

Fotos

Vídeos