El Naturpellet Segovia, al borde de la renuncia a competir

Jugadoras del Naturpellet Segovia, antes del primer entrenamiento de la pasada temporada.
Jugadoras del Naturpellet Segovia, antes del primer entrenamiento de la pasada temporada. / Óscar Costa
FÚTBOL

El conjunto femenino del club blanquirrojo no figura en la composición de los grupos de Segunda División

QUIQUE YUSTESegovia

No ha habido fumata blanca, al menos por el momento. Tras semanas de negociaciones y de una búsqueda constante de fondos económicos para lograr mantener a su equipo femenino en Segunda División, el Naturpellet Segovia parece abocado a renunciar a su plaza en la categoría de plata del fútbol sala español tan solo un año después de haber conseguido subir desde la Regional Femenina.

Precisamente es otro ascenso, el logrado por el equipo masculino a Primera División, la principal causa de la previsible no continuidad del conjunto dirigido por Adrián Velasco. La entidad blanquirroja deberá afrontar durante la próxima campaña un importante incremento de sus gastos como consecuencia del ascenso del equipo de Diego Gacimartín a la máxima categoría del fútbol español, por lo que la junta directiva del club segoviano ha decidido centrar sus esfuerzos en la viabilidad económica del equipo masculino, la piedra principal sobre la que se sustenta el proyecto del club fundado hace cuatro años.

Competir en la Segunda División femenina supone un coste de 20.000 euros que durante la temporada 2016-2017 fue sufragado casi en su totalidad por el club segoviano. Durante las últimas semanas, los responsables del Naturpellet Segovia han mantenido conversaciones tanto con empresas privadas como con instituciones públicas con el objetivo de encontrar los fondos suficientes para poder salir a competir a partir del mes de septiembre en una categoría en la que las jugadoras blanquirrojas habían sorprendido en su temporada de debut. Sin embargo, las negociaciones no han llegado a buen puerto con dos empresas que mostraron durante el mes de junio cierto interés por el equipo. Tampoco se ha conseguido adquirir un compromiso firme por parte de las administraciones públicas, con las que el club segoviano intentará quemar su último cartucho en la jornada de este lunes.

Así, y salvo giro en los acontecimientos, la historia volverá a repetirse en la ciudad de Segovia cuatro años después. Si en 2013 era el Caja Segovia el que renunciaba a competir en Primera División debido a la falta de recursos económicos, este verano parece que ha llegado el turno del Naturpellet Segovia femenino en Segunda División.

Un proyecto que comenzó en el verano de 2015, cuando el club presidido por aquel entonces por Javier Herrero decidió incorporar a su estructura un conjunto femenino. Tras varias semanas de polémica, la entidad blanquirroja logró incorporar a las jugadoras y el cuerpo técnico del filial del Unami, que competía en la Regional de Aficionados. En su primera campaña en las filas del Naturpellet, el equipo dirigido por Adrián Velasco arrasó en la categoría logrando de forma clara el ascenso a Segunda División, donde la pasada temporada firmaron una sobresaliente actuación terminando la Liga en séptima posición.

El Unami continúa

Con la probable renuncia del Naturpellet Segovia, el Unami volverá a ser el único representante segoviano en el grupo 4 de Segunda División, donde estará acompañado por otro equipo de la región, el Universidad de Valladolid. Completan el grupo siete equipos de Madrid (Colmenarejo, San Fernando, Atlético de Madrid B, Tres Cantos, Alcorcón B, Majadahonda B y Simancas), cuatro de Galicia (Viajes Amarelle, Cidade de Pontevedra, O Fisgón Morrazo y Fisober) y tres de Castilla La Mancha (Chiloeches, Ciudad de Guadalajara y Mora).

Fotos

Vídeos