El Naturpellet cifra en 25 puntos la permancia en Primera División

Diego Gacimartín da instrucciones en un partido disputado en el Pedro Delgado /Antonio Tanarro
Diego Gacimartín da instrucciones en un partido disputado en el Pedro Delgado / Antonio Tanarro
FÚTBOL SALA

Gacimartín ve plenamente adaptado al equipo a las exigencias de la categoría tras una notable primera vuelta

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Con la prudencia que le caracteriza, Diego Gacimartín tira por alto cuando se le pregunta con cuántos puntos podría asegurar la permanencia su equipo: 25. Con esa cifra, con mucho la más alta para un descendido de Primera División en el último lustro, perdió la categoría el curso pasado el Pescados Rubén Burela, con uno menos que el Cartagena. Tras una notable primera vuelta, las perspectivas del Naturpellet Segovia son muy favorables. Con 19 puntos, apenas dos victorias le separarían de la cifra deseada, máxime cuando O Parrulo Ferrol o Gran Canaria –último y penúltimo con cuatro y seis puntos, respectivamente– necesitarían una segunda vuelta al nivel de los equipos de play-off para meter a los segovianos en el fango. «Tenemos que perder muchos partidos y ellos ganarlos, pero es verdad que en la segunda vuelta tenemos todos los choques directos fuera. Vamos a ver cómo se dan las jornadas, pero con 25 debería valer».

Gacimartín no habría creído a quien le dijera antes de la visita a Peñíscola que el Naturpellet Segovia terminaría el año peleando hasta la última jornada por un billete para la Copa de España. «Sabíamos que tendríamos un periodo de adaptación. Por mucho que tuviéramos jugadores con experiencia, más de la mitad no conocía la categoría. Ese partido fue un punto de inflexión para creer en nuestras posibilidades. Enlazamos varios partidos seguidos y nos dio confianza», valora el técnico, consciente de que la adaptación la hacen los resultados. «Teníamos fases buenas en los partidos pero no terminábamos de ser regulares. El trabajo estaba bien hecho, pero al final te evalúan cada fin de semana. Y cuando salen mal las cosas, la semana siguiente es más complicada y las dinámicas negativas son muy difíciles de cambiar».

Tras dos empates y tres derrotas en las cinco primeras jornadas, el equipo engrasó motores y ha vencido en la primera vuelta a todos sus perseguidores en la tabla, . «Quizás en ese momento el equipo no estaba maduro y tras Peñíscola nos fuimos demostrando que podíamos competir, sobre todo a los que no conocían la categoría. Los jugadores siemprequieren rendimiento a corto plazo y los entrenadores somos más conscientes de la evolución. Hacer que lo entiendan es parte de nuestro trabajo», señala el técnico.

Las estrecheces presupuestarias y la confianza de la directiva en un proyecto de cuatro años sirvieron de crédito al cuerpo técnico en los días más complicados. «Es que tener la permanencia como objetivo implica que vas a perder muchos partidos porque tu meta es realista. Esto no es Caja Segovia, igual en otras condiciones no estábamos muchos, pero con la situación presupuestaria hace que sea más ajustado y la confianza te permite trabajar con tranquilidad». Los triunfos en el Pedro Delgado ante rivales directos son un plus de confianza para un grupo que si algo puede lamentar es el empate ante O Parrulo –eso sí, con la plantilla muy diezmada– y pelear con más pujanza la Copa.

Tras 17 jornadas, el Naturpellet ya conoce la factura de jugar en Primera. «El cambio ha sido brutal. La velocidad de juego es mucho más alta, hay mucha más intensidad. Todos los equipos aprietan y te exige un nivel de concentración bárbaro porque cada error se penaliza. En Segunda podías tener bajones y que el rival no lo aprovechase; aquí un error individual es gol». El desgaste ha puesto a prueba la preparación física. Sergio y Alvarito arrastran problemas musculares y la idea es no arriesgar una lesión más grave el día 6 de enero en Jaén o en los siguientes partidos ante Barcelona y Levante. Acumulan mucha carga Javi Alonso o Juanfran y Carlos Muñoz apenas ha tenido descanso. El equipo vuelve a los entrenamientos el día 2 y Gacimartín es optimista respecto al parte médico: «Creo que ya está todo el mundo adaptado a lo que supone la competición aquí».

El técnico prevé una segunda vuelta que tendrá muy poco que ver con la primera. Entiende que plantillas como la de Santiago saldrán del pozo y que otras más cambiadas mejorarán con el paso de los meses. Por eso insiste en que el objetivo debe seguir siendo el mismo: la permanencia. «¿Que a falta de seis jornadas tenemos opciones de luchar por algo más? Está claro que lo vamos a intentar. Ambiciosos, pero realistas. Siempre es más fácil luchar por objetivos ambiciosos que contar con estar en play-off y verte en zona baja.Vamos a asegurar la permanencia y si podemos pensar en otras cosas, fenomenal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos