El Naturpellet busca un triunfo de prestigio en el fortín el Jaén

Álvaro controla el balón en el partido de la primera vuelta ante el Jaén. /Antonio Tanarro
Álvaro controla el balón en el partido de la primera vuelta ante el Jaén. / Antonio Tanarro
FÚTBOL SALA

Los de Gacimartín viajan sin Gava y Carlos Muñoz a una de las canchas más exigentes para medirse al quinto clasificado

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

El Jaén Paraíso Interior sería algo así como un ‘coco’ terrenal de la Primera División. Dado que el club de los tres de arriba –Inter, ElPozo, Barça– rara vez discute minucias con el resto, el equipo andaluz, quinto clasificado, tiene dos claves de equipo esforzado. La del equilibrio y la estabilidad, con una plantilla amplia y experta. Y el factor cancha, que su feudo tenga un campo gravitatorio que atenace a rivales en teoría inferiores. Esa es la receta para pelear por la ‘otra Liga’, por eso la visita del Naturpellet Segovia esta tarde (18.30 horas) a Jaén tiene cierta enjundia. Aliviados tras una notable primera vuelta, los segovianos tienen ante sí una pieza de caza mayor.

El entrenador del Naturpellet, Diego Gacimartín, habla con razón de La Salobreja como una de las canchas más complicadas de la categoría. «La gente aprieta muchísimo y eso hace que el equipo esté enchufado y compita bien todos los partidos. En Copa, aunque fuimos con muchos lesionados, vimos el potencial que tenían». El 6-1 de aquel partido de cuartos de final es ilustrativo. En el empate ‘in extremis’ de los segovianos en el Pedro Delgado en el choque de la primera vuelta –en el minuto 40 caían 2-4 y nivelaron 4-4– comprobaron la capacidad de sus rivales para romper el partido en un suspiro. «Se veía que a ráfagas daban un empujón y te complicaban mucho».

Gacimartín habla de un equipo compensado en todas sus líneas con una defensa difícil de interpretar. «No es un equipo que apriete en exceso sobre el jugador, pero siempre está en disposición de jugar la pelota por su forma de colocarse sobre la pista. No perder balones será uno de los aspectos más importantes para nosotros». El problema del Naturpellet es que su falta de efectivos en el cierre obligue al repliegue de sus mejores bazas ofensivas. No es tanto la debilidad atrás, sino la pérdida de poder ofensivo que implica paliar el problema original.

Elde Gava no ha llegado –el club espera contar con él ante el Barcelona– y Carlos Muñoz no viajará por un esguince que le ha tenido sin entrenar toda la semana. Está previsto que juegue, pero Álvaro y Alvarito –que ha superado sus molestias, al igual que Sergio– tendrán que ocupar el puesto de cierre. Con la experiencia de haberse medido a un ataque similar en la última jornada ante el Cartagena, se enfrentarán a pívots corpulentos como Ángel Bingyoba o Alan Brandi, que no solo sirven de referencia arriba sino que abren muchas alternativas. La manta del Naturpellet deberá cubrir todos los apéndices de un ataque con registros distintos. «Dani [Rodríguez] es un entrenador que trabaja mucho el tema defensivo, pero por encima de eso utiliza muchas variantes en el ataque. Si consigues tapar al pívot, sufres porque tienen mucho jugador de uno contra uno como Dani Martín, Campoy o Chino», resume Gacimartín.

Ante Osasuna, otro rival de la segunda fila de favoritos, mostró un gran nivel el cuadro segoviano, que solo cedió en los segundos finales (4-3). La dinámica de resultados no es la deseada – el Naturpellet apenas suma dos puntos de los últimos 15 disputados y ha caído en sus tres últimos desplazamientos ante Osasuna Magna, Ríos Renovables y El Pozo– pero su buen nivel ante el Cartagena con la plantilla tan diezmada es un motivo para la esperanza. El Jaén solo acostumbra a caer en casa ante los grandes –Movistar Inter y Barcelona se han llevado la victoria este curso– pero un equipo tan lejos de su mejor nivel como Peñíscola se llevó el premio gordo de la pista andaluza (2-3). La Salobreja también es terrenal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos