Fútbol Sala

Éxito rotundo del I Campus de Tecnificación Daniel Ibañes

Los niños participantes posan junto a los entrenadores, con Daniel Ibañes a la derecha.
Los niños participantes posan junto a los entrenadores, con Daniel Ibañes a la derecha. / EL NORTE

La primera edición finalizó el pasado viernes en Segovia con las expectativas cumplidas

ÓSCAR SAN JOSÉ HERRERO Segovia

Segovia ha sido el escenario escogido para la celebración del I Campus de Tecnificación Daniel Ibañes destinado a la mejora de las condiciones técnicas de los jugadores y que se ha desarollado durante toda la semana. La clausura, que tuvo lugar este viernes en un acto de despedida con los padres de todos los participantes, puso el cierre definitivo a una primera edición que se saldó con óptimas sensaciones y un éxito rotundo.

«Estamos muy contentos. Es la primera vez que se hace algo así en Segovia y hemos contado con visitas importantes que han ayudado mucho. Ha sido una muy buena semana», aseguró el organizador Daniel Ibañes. El exentrenador de Movistar Inter, Era Pack y Burela ha querido enseñar a niños de seis a dieciséis años algunos de los trucos que le convirtieron en su momento en el mejor jugador del mundo. «Ha ido muy bien. Se han cumplido las expectativas más o menos previstas», explicó el presidente de Segosala, quien con el balón como protagonista ha tratado de ayudar a los inscritos en el campus a mejorar su técnica y a entender el fútbol sala.

La dinámica a lo largo de los cuatro días que ha durado el campus, que se ha desarrollado en las polivalentes instalaciones del pabellón Pedro Delgado, ha sido positiva y ágil. «Hemos contado con 32 participantes y la ratio ha sido buena para trabajar porque eran unos diez o doce chicos por cada entrenador». El grupo al mando también era inmejorable: David Sánchez, entrenador de nivel dos del Segosala; Jairo, miembro de la plantilla; y Óscar Martín con los más pequeños –además del propio Ibañes– han hecho del aprendizaje una delicia. Invitados, como Rubén Cornejo o López Chica, también ayudan.

Anécdotas hay, aunque en una semana tan cargada todo se vive con una intensidad tal que resulta difícil elegir. Ibañes quiso destacar el aprendizaje absorbido por los más jóvenes. El enriquecimiento, al final, era uno de los objetivos prioritarios de un campus sin precedentes. «A los chavales de catorce a dieciséis años les han venido muy bien las visitas de Julio García, del Movistar Inter, de Cidao y de Diego Gacimartín». El técnico del Naturpellet Segovia tampoco se lo quiso perder.

Un hueco cubierto

«Lo importante es que no hemos hecho un campus de verano como tal, sino tecnificación. Hemos estado de nueve a dos en la pista todos los días, sin salir del pabellón. Ha venido un preparador físico y ha sido tecnificación pura y dura con los mejores profesionales que podíamos traer. Es importante porque ha sido el primero», quiso remarcar. El origen está claro. Un hueco tan importante sin cubrir en un deporte como el fútbol sala no podía continuar mucho tiempo. «Habíamos visto que hay tecnificación de baloncesto, de atletismo... Sin embargo, no de fútbol sala. Esta es una ciudad que respira este deporte, que la gente lo ha apoyado siempre y creíamos que era el momento adecuado para hacerlo». Dicho y hecho.

El deporte por y para el que se organizaba el campus, el fútbol sala, está cambiando a un ritmo sorprendente y de forma radical, lo cual refuerza todavía más los pilares sobre los que se asienta la iniciativa. «Nuestro deporte está cambiando de forma que parece que el fútbol está dentro del 40x20 ahora, que es más fuerza, más correr y menos uno para uno... Nosotros intentamos ayudar a los jugadores en la orientación del cuerpo, la visión del juego, los controles del balón...». Se trataba, en definitiva, de ayudar a los jóvenes jugadores a sentar las bases de juego en una disciplina en proceso de cambio.

La continuidad de un campus que enfrentaba este año su andadura es posible -y así se espera desde la organización- de cara a años venideros. «Yo creo que es algo importante no sólo para nosotros sino para los jugadores de Segosala, Segovia Futsal o San Cristóbal que hemos tenido, para ayudarles a mejorar. Al final es algo que lo demanda la gente y tendrá continuidad», afirmó Ibañes. Lo cierto es que, dejando a un lado los condicionantes económicos y de diverso tipo que todo evento enfrenta en su organización interna, por falta de ganas no dejará de celebrarse.

Fotos

Vídeos