Con las estrellas y con Ricardinho

Ricardinho, durante el calentamiento con un grupo de niños participantes./Antonio de Torre
Ricardinho, durante el calentamiento con un grupo de niños participantes. / Antonio de Torre

Cerca de 900 escolares disfrutan de una jornada muy especial junto a los jugadores del Movistar Inter en el pabellón Pedro Delgado

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Sea en Toledo, en Tres Cantos, en Granada... La presencia del equipo de fútbol sala del Movistar Inter no pasa desapercibida. Tampoco en Segovia; ni en esta temporada, en la que ha regresado al Pedro Delgado en la Primera División para enfrentarse al Naturpellet, ni como ha sucedido dentro de la Gira Megacracks, una actividad que estuvo organizada por el Segosala junto al IMD. De hecho, la concejala de Deportes, Marian Rueda, y Carlos Muñoz (Segosala) recibieron una camiseta conmemorativa de la mano del embajador de esta gira, Luis Amado. También estuvo presente la mejor guardameta del mundo, la segoviana Estela García.

La convocatoria fue un éxito. Casi 900 participantes entre escolares y más mayores de los colegios Elena Fortún, Cooperativa Alcázar, El Peñascal, Eresma, Martín Chico y Nueva Segovia, de los institutos La Albuera, María Moliner y Ezequiel González (gracias al proyecto conjunto con Cáritas Segovia 'Ejercitándonos en valores' así como las asociaciones Amanecer y Apadefim disfrutaron de una mañana cargada de diversión (el pabellón Pedro Delgado tiene su magia) junto a las estrellas del conjunto madrileño como Ortiz, Pola, Solano, Bebe, Serginho, Daniel, Gadeia Taffy, Elisandro... Pero sin duda, el jugador más reclamado por todos los niños, fue Ricardinho. Un crack tanto en la cancha como fuera de ella. Sin perder la sonrisa, disfrutó como un niño más.

Esta gira se ha convertido en todo un referente social y en un evento que conjuga el deporte con los valores esenciales de la vida como igualdad, compromiso, equipo, integración, solidaridad, aprendizaje, cultura y, sobre todo, mucha diversión. De eso también se encargó Iñaki Cano, maestro de ceremonias.

Los jugadores realizaron un particular entrenamiento durante más de dos horas, en el que hicieron participar a los niños y niñas asistentes desde el primer minuto en una mañana cargada de diversión y entretenimiento, practicando fútbol sala y adquiriendo esos valores que el deporte ofrece como complemento ideal para la educación y el desarrollo personal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos