Diversión bajo palos

Dos de las pistas instaladas en el pabellón Pedro Delgado para el Desafío de los Porteros.
Dos de las pistas instaladas en el pabellón Pedro Delgado para el Desafío de los Porteros. / Antonio de Torre
FÚTBOL SALA

Más de 150 deportistas de todas las edades se dan cita en el Pedro Delgado para participar en el Desafío de los Porteros

QUIQUE YUSTESegovia

El pabellón Pedro Delgado, considerado como ‘la Catedral’ del fútbol sala español, volvió ayer a ser el escenario de un evento que también es conocido en todo el territorio nacional y que año tras año se confirma como una de las citas obligadas para todo amante de este deporte, sobre todo para aquellos que usan rodilleras, coderas, esparadrapo en los dedos y disfrutan defendiendo la portería de tres metros de ancho y dos de alto.

Aunque desde hace varios años también es habitual que a la fiesta, que parecía exclusiva de los porteros, se apunten jugadores que no solo participan en ella, sino que además logran hacerse los reyes del desafío con destacables actuaciones.

Desde primera hora de la mañana el pabellón Pedro Delgado volvió a acoger el conocido como Desafío de los Porteros, organizado por la escuela Stopgol (dirigida por César Arcones) y que este año ha alcanzado su novena edición. Los más pequeños, desde categoría prebenjamín hasta alevín, fueron los encargados de protagonizar los primeros duelos de un torneo que mantiene el mismo sencillo formato que en ediciones pasadas: dos porterías enfrentadas con un portero defendiendo cada una de ellas y tratando de superar a su rival con lanzamientos desde su campo. Valen de todas las formas: con la mano, a bote pronto, de volea, con el balón parado en el suelo... todos los mecanismos son válidos para intentar batir el portero rival en partidos que tenían una duración de dos minutos y que debido a su alto ritmo requieren de un intenso esfuerzo físico.

Durante toda la mañana se disputaron los torneos en categorías prebenjamín, benjamín y alevín. Partidos entretenidos, en los que la potencia de los disparos todavía no es decisiva y con porteros que en muchos casos no alcanzan con sus brazos los largueros de las porterías. Hubo una alta participación y entre partido y partido, los chavales pudieron disfrutar de la principal novedad en la edición de este año del Desafío de los Porteros: una cancha circular cerrada de nueve metros de diámetro en la que los participantes en el campeonato pudieron demostrar sus regates y su calidad técnica.

Tras la pausa para comer y para coger fuerzas llegó el turno del resto de categorías: infantil, cadete, juvenil, sénior masculino, sénior femenino y veterano. La participación también fue notable, con varios de los jugadores procedentes de fuera de la provincia (hubo varios llegados desde la localidad alicantina de Elda). Y además de numerosa, la participación era de nivel. Alberto Sanz ‘Mordi’, Yiyo, Daniel Ibañes, Belén de Uña, Natalia Flores, Estela García... Son solo algunos de los nombres conocidos que decidieron acudir a una cita de la que ya son habituales.

Una vez celebradas las fases de grupos en las canchas repartidas por todo el Pedro Delgado, la acción se concentró en la pista central para resolver los campeones de las distintas categorías en la novena edición del Desafío de los Porteros. Fueron finales intensas, igualadas y de calidad, en los que la potencia y la precisión en los lanzamientos chocaba con los reflejos y la agilidad bajo palos.

En féminas, el título se decidió en la tanda de penaltis. Estela García, portera del Atlético de Madrid, derrotó en la final a Natalia Flores, jugadora de la selección española, quienes habían superado en semifinales a dos grandes porteras como Elena González y Belén de Uña. En categoría masculina, la victoria fue para el juvenil del Naturpellet Segovia Guillermo Postigo, quien a pesar de no demostrar una depurada técnica bajo palos, sacó a pasear la precisión y potencia de su zurda para superar en semifinales a su compañero Mordi y en la final al portero del Unami Yiyo, al que venció por 5-3. En veteranos, la victoria fue para Daniel Ibañes, quien recogió el trofeo de vencedor de manos de su hijo Rodrigo, quien unas horas antes se había proclamado campeón en categoría alevín.

Fotos

Vídeos