Fútbol sala

Días de análisis y reflexión

Diego Gacimartín da instrucciones desde la banda durante el partido frente al Levante./Antonio Tanarro
Diego Gacimartín da instrucciones desde la banda durante el partido frente al Levante. / Antonio Tanarro

El técnico del Naturpellet Segovia dice que no va a permitir que su equipo tire la toalla y apela a un cambio de mentalidad para salir de esta situación

FERNANDO ARCONADASegovia

Dicen que el tiempo lo cura todo. Mejor que sea así, porque la herida que recibió el Naturpellet Segovia (y televisada) fue profunda. Lo bueno (si es que se puede calificar así) es que cicatrizará. Dejará marca, pero quedará en el recuerdo (y en la historia) como uno de los peores resultados.

Fue doloroso, amargo, lastimoso, penoso, desgarrador, triste, desolador (y añadan los sinónimos que quieran) tras el partido y después del partido, solo endulzado con algún que otro mensaje de ánimo que llegan vía telefónica o en las redes sociales. Siempre agradecidos.. Días de reflexión y tratar de levantar los ánimos (tocados) y la cabeza, con un claro anuncio por encima del resto: La unidad.

No es Diego Gacimartín un técnico visceral. Dice lo que piensa, cuidando sus palabras. Y la rueda de prensa que dio tras el partido fue un ejercicio de lo que sentía, desde el principio hasta el final, no desde un calentón del momento, sino desde un profundo análisis de la situación.

Por eso dijo que lo peor de todo fue que «hemos tirado la toalla y eso es lo que no puede ser, por encima de que te salgan bien las cosas o no. Creo que hasta el momento teníamos un gen competitivo, un carácter luchador... Pero nos han metido 17 goles en dos partidos... es que son muchos goles. Ganamos en Copa, pero al final fue la diferencia frente a un Segunda División B y creo que hay que cambiar la mentalidad individualmente; no podemos cometer los errores individuales que estamos teniendo. Hay que dar un paso adelante, hay que tener muchísima más intensidad porque al final ves el marcador, 2-9, y el que no haya visto el partido pensará que nos han pasado por encima y nos han pasado por encima en la segunda parte en el momento en el que hemos tirado el partido. Hemos tirado la toalla y yo como entrenador, el cuerpo técnico, no lo podemos permitir; es imposible. El que no quiera estar, que no esté».

No es que haya nadie que se quiera ir, «creo que hay que dar un paso adelante. Yo en mi posición, y los jugadores en la suya. Hay que asumir las responsabilidades. Soy una persona autocrítica, a veces incluso en exceso, pero aquí o damos un paso adelante o van a cambiar muchas cosas, eso es evidente. Tenemos que dar un paso al frente, dar un puñetazo en la mesa y se acabó. Es que para competir en Primera tenemos que ser mucho más fuertes; tenemos que ser mucho más intensos en la defensa, no podemos permitir tanto... No somos así y me da igual cómo vaya el marcador, me da igual quién sea el rival, es que no somos así. De momento o no soy capaz de llegar al jugador para decirle lo que somos o no tenemos nivel y ya está».

Lo que parece claro es que cuando llegue su primera victoria, ayudará. «No pienso que el trabajo sea malo; lo que me duele es que a la hora de competir, no somos competitivos. Durante la semana de trabajo, como todo. Las hay buenas, mejores, peores... pero el trabajo no está siendo tan malo con respecto al del año pasado. Está claro que si ganas es más fácil y si no ganas, es más complicado. Tenemos que sufrir, y hasta el momento no sabemos sufrir. En Primera División hay que apretar el culo, como se dice, y defender; ser más intensos, saber sufrir. A lo mejor nosotros tenemos que dejar de jugar el balón; defender y usar otras armas».

Y otro mensaje del técnico. «El entorno recuerda lo que fue el Caja Segovia. No ; esto no es el Caja Segovia, que se olvide la gente ya. Esto es Segovia Futsal, Naturpellet Segovia; no tiene nada que ver en ningún sentido; tenemos que cambiar todos el chip. Va a ser un año duro, vamos a sufrir y cuanto antes lo aceptemos, mejor».

Fotos

Vídeos