Mucho deporte, mucha diversión

Céar Arcones se dirige a los niños del campus.
Céar Arcones se dirige a los niños del campus. / Antonio de Torre
Campamentos de verano

Más de una veintena de niños han participado durante esta semana en el campus 'StopGol'

ÓSCAR SAN JOSÉ HERREROSegovia

Más de una veintena de niños pueden dar mucho trabajo. Más si cabe con la llegada del estío, época de calor y horas muertas en las que no siempre se sabe cómo ocupar el tiempo. El reloj suele ser igual para todos. Segovia no es diferente a cualquier otro punto de la geografía española en eso, pero sí hay algo que la desmarca del resto. La pasión que desde hace años arrastra por el fútbol sala y la celebración, esta edición en un formato algo diferente al de otras anteriores, del campus de verano ‘StopGol’ de César Arcones, desarrollado en las siempre polivalentes instalaciones del pabellón Pedro Delgado.

Durante algo menos de una semana, desde el pasado lunes 3 y hasta hoy sábado, un total nada desdeñable de 24 niños participantes, cuatro monitores y algún que otro invitado especial han pasado por las pistas del pabellón segoviano para enseñar o aprender, según cada cual, pero siempre disfrutando del esférico. Entretenimiento y aprendizaje a balón rodado,.«Estamos muy contentos este año. Todo se ha desarrollado sin incidencias y el número de chavales ha sido fabuloso para trabajar el fútbol sala y la técnica», comentó César Arcones.

La presencia siempre enriquecedora de los monitores y los invitados dota al campus de un cariz profesional y completo. El jugador internacional del Movistar Inter, Carlos Ortiz, el pasado martes, que ofició toda una sesión de entrenamiento , o los conocidos guardametas Belén de Uña (internacional) y Cidao (portero del Naturpellet) de cara a la jornada de clausura de hoy son dos ejemplos de ello. Más experiencia y referencias para los niños inscritos, que pueden ver en dichas figuras un reflejo y todo un ejemplo a seguir tanto en lo deportivo como en lo personal. Eso, en palabras de Arcones, facilita mucho el trabajo.

No obstante, mucho más allá de fomentar la práctica de uno de los deportes con mayor trayectoria y asentamiento en Segovia entre los niños de 6 a 16 años de edad, si algo caracteriza al campus que hoy se clausura es su innegable condición educativa. «Es muy completo. Se trata de que sea una semana en torno al deporte muy divertida pero que también se pueda compaginar con ocio y tiempo libre», afirma. Pádel, fútbol 7, piscina, talleres de chapas… Todo ha tenido cabida a lo largo de los seis días que abarcaba el calendario, y es que, en el fondo, desde la organización se ha intentado no sobrecargar a los inscritos para evitar que se les haga pesado. La diversión por delante para que la experiencia crezca y tenga proyección en años venideros: «Si fuera por las sensaciones, mañana mismo repetiríamos». Y, vistos los resultados, no cabe la menor duda

Fotos

Vídeos