FÚTBOL SALA

El Deporcyl Guardo elimina al Prone Lugo en la Copa del Rey

Una jugada entre el Deporcyl Guado y el Prone Lugo, ayer en la Bombonevera./J. C. DIEZ
Una jugada entre el Deporcyl Guado y el Prone Lugo, ayer en la Bombonevera. / J. C. DIEZ

Los guardenses ganan en su debut al rival de División de Plata por 4-3 y pasan a la siguiente ronda del torneo

EL NORTEPALENCIA

Que continúe el sueño del Deporcyl Guardo FS, un sueño que comenzó la pasada temporada logrando el premio de la clasificación -por primera vez en su historia- a la Copa del Rey, tras firmar la mejor temporada de su vida. Y ayer por la noche podía haber despertado de ese sueño, pero se aferró con uñas y dientes a Morfeo, y se impuso a un rival superior, uno de División de Plata, para no despertar y estar dentro del bombo en el siguiente sorteo de la Copa del Rey de fútbol sala. «Ha sido increíble, realmente increíble», relataba el presidente del Deporcyl Guardo FS, José Manuel Díaz. Los palentinos, novatos en estos lares, se imponían por 4-3 al Prone Lugo FS, de Segunda División, con dos tantos de Chochi, uno de Albertín y otro de Beto.

Arrancaba el encuentro entre los de Mikel Diestro y los gallegos con un gran ambiente en la Bombonevera. Hubo que esperar 19 minutos hasta que Chochi inauguraba el marcador haciendo el primero de los palentinos. Dos tantos consecutivos de los lucenses les ponían por delante en el marcador, pero los guardenses no querían despertar del sueño de la Copa del Rey tan pronto.

Al filo del descanso, cuarenta segundos antes de que el colegiado pitase el fin de la primera parte, un gol de Albertín ponía tablas en el marcador y dejaba todo en el aire para la segunda parte del choque.

Tras el paso por los vestuarios, los de Diestro salieron dispuestos a darlo todo y se pusieron 4-2 en el luminoso, gracias a los tantos de Chochi y de Beto. El asedio gallego no se hizo esperar y al poco se redujo la diferencia en el resultado (4-3). Con portero-jugador, apurando todas sus opciones, jugó los últimos minutos del partido el conjunto lucense, que no tiró la toalla hasta el final del partido. Mientras, los palentinos pelearon y defendieron la ventaja con todas las armas posibles, logrando la histórica clasificación para la próxima ronda de la Copa del Rey, después de haberse deshecho de todo un rival del Segunda División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos