Barcelona, principio y final

Lin y Burrito disputan un balón durante el choque disputado hace cuatro años. / El Norte
FÚTBOL SALA

El Naturpellet Segovia quiere lograr su primer triunfo en Primera en la misma cancha en la que el Caja Segovia disputó su último partido

QUIQUE YUSTESEGOVIA

Fue un 9 de junio de 2013. El CD La Escuela Caja Segovia afrontaba el tercer partido de las semifinales de la Liga Nacional de Fútbol Sala con el objetivo de vencer en el Palau Blaugrana al Barcelona y clasificarse para las finales frente a El Pozo de Murcia. El equipo, dirigido por David Madrid, cayó por 5-0 frente al conjunto azulgrana en un partido que supuso el último en la historia del Caja Segovia. Unas semanas más tarde, la directiva de la entidad confirmó la desaparición del club debido a la falta de recursos económicos.

Este viernes (21:15 horas), 1.580 días después, el Naturpellet Segovia (club que heredó la estructura del Caja Segovia) buscará en el mismo Palau Blaugrana el primer triunfo de su historia en la máxima categoría del fútbol sala nacional. Y además, lo hará con tres jugadores que estuvieron presentes en aquel último partido del Caja: Alberto Sanz 'Mordi', Edu y Sergio González.

Curiosidades al margen , la misión que tiene que afrontar el Naturpellet Segovia se antoja bastante complicada. El conjunto dirigido por Diego Gacimartín visita al Barcelona Lassa, líder de la Liga Nacional de Fútbol Sala, en un encuentro que sobre el papel tiene claro color azulgrana. Pocas opciones tiene el conjunto segoviano de lograr puntuar en el Palau Blaugrana, tal y como reflejan los pronósticos de las principales casas de apuestas (la victoria visitante se paga a 17 euros por cada euro apostado).

Pero el fútbol sala es impredecible y puede saltar la sorpresa en cualquier momento. También este viernes en Barcelona. Eso intentarán los jugadores dirigidos por Diego Gacimartín, que aunque son conscientes de que la empresa es tremendamente complicada, confían en dejar una buena imagen en una de las canchas más complicadas de la Liga. El primer objetivo, por lo tanto, será competir. Si pueden ser 40 minutos, mejor que 39 frente a un rival que castiga cualquier despiste.

La plantilla azulgrana es temible. Con Andreu Plaza en el banquillo por segundo año consecutivo, el equipo barcelonés quiere volver a dominar en España y en Europa. Para ello han confeccionado un plantel profundo y de calidad que cuenta con 15 jugadores de un gran nivel, entre los que destacan las incorporaciones este verano del cierre Leo Santana, del ala Mario Rivillos o del pívot Esquerdinha.

Precisamente, es en la parcela defensiva donde más puede sufrir esta noche el equipo dirigido por Diego Gacimartín. El potencial ofensivo de los azulgrana tendrá que zafarse con una defensa segoviana que llega a la cita en horas bajas. Alvarito, reconvertido a cierre la presente temporada, no viajó este jueves hasta Barcelona junto al resto de compañeros por lesión. Así, será Carlos Muñoz el encargado de intentar frenar los movimientos de Ferrao y Esquerdinha, dos de los pívots más dominantes de la Liga, quienes también se emparejarán varios minutos con Álvaro, en la misión más complicada hasta el momento del joven jugador madrileño.

Además de Alvarito, la expedición segoviana se desplazó hasta tierras catalanas con la baja de Borja Blanco. Sí que viajaron con el resto de sus compañeros tanto Buitre, con molestias musculares producidas en el entrenamiento del lunes que le harán ser duda hasta minutos antes del choque; y Edu, quien amaneció con fiebre. Así, Diego Gacimartín ha completado la convocatoria con Adri, el tercer portero de la plantilla, toda vez que Sergio ‘Sancris’, jugador del División de Honor Juvenil, todavía no parece preparado para una empresa como la que tendrá lugar en el Palau Blaugrana.

Fotos

Vídeos