La plantilla del Deporcyl Guardo FS, durante un calentamiento.
La plantilla del Deporcyl Guardo FS, durante un calentamiento. / EL NORTE

El Deporcyl Guardo, a un paso de hacer historia

  • El equipo norteño de fútbol sala se juega mañana el campeonato de Segunda B ante el Noia y la posibilidad de jugar el ‘play off’ de ascenso

El Deporcyl Guardo FS está a cuarenta minutos -dos tiempos de veinte minutos a tiempo parado- de hacer historia, pero historia con mayúsculas. Aunque, siendo sinceros, llevan haciendo historia toda la temporada. El 4 de septiembre del año pasado se proclamaron campeones de la Copa Castilla y León, tras imponerse en la final al Universidad de Valladolid. Y, no contentos con eso, esta temporada han estado descansando en los primeros puestos de la tabla todas las jornadas y han logrado matemáticamente, a falta de tres semanas para que concluya la Liga, clasificarse para disputar la Copa del Rey, por primera vez en su vida.

El equipo dirigido por Luisma Santos se encuentra en la segunda posición de la clasificación y puede hacerse con el primer puesto, el título liguero y el ‘play off’ de ascenso a Segunda División. Todo pasa por ganar mañana en la última jornada al Noia, el líder, y que solo tiene dos puntos de ventaja sobre los palentinos. «El Noia es un equipo creado para ascender con jugadores profesionales y que ya ha ganado la Liga en las dos últimas campañas», señala el entrenador Luisma Santos. «El Guardo, por su parte, ha tenido una trayectoria ejemplar y ha firmado una temporada brillante», añade con orgullo el técnico.

Por eso, y porque el conjunto guardense tiene una afición envidiable, se van a fletar dos autobuses -que partirán de Guardo a las seis de la mañana- para animar a los suyos mañana en la cancha gallega. «El pueblo está volcado con nosotros, llenamos el pabellón cada vez que jugamos», argumenta el presidente del club, José Manuel Díaz.

La Bombobrigada, animando al conjunto guardense.

La Bombobrigada, animando al conjunto guardense. / EL NORTE

Las gradas del Municipal de Guardo, conocido como la Bombonevera, se quedan pequeñas los sábados que el equipo norteño juega en casa. Los aficionados que no encuentran sitio en la grada se agolpan en los laterales para animar a los suyos. Al equipo le lleva siempre en volandas su peña, La Bombobrigada.

«Afrontamos el partido con mucha ilusión pero tranquilos. Los que tienen que tener la presión son ellos que su plantilla está hecha para ascender», reconoce el portero Eduardo González. Si el equipo palentino lograse la proeza de ganar al Noia en su cancha y proclamarse campeón, tendría que medirse -en partido de ida y vuelta- y vencer al campeón de otro grupo para lograr el ascenso a Segunda División.