El Norte de Castilla

Jugada del partido entre el Naturpellet Cuéllar y el Xove.
Jugada del partido entre el Naturpellet Cuéllar y el Xove. / El Norte

El Naturpellet Cuéllar quiere una segunda Copa

  • fútbol sala

  • El conjunto dirigido por Ángel Zamora luchará en 2017 por quedar entre los tres primeros

El Naturpellet Cuéllar regresa esta jueves a los entrenamientos para preparar la segunda parte de la temporada en Segunda División B con las buenas sensaciones que dejó el equipo durante las últimas jornadas de 2016. El equipo cuellarano mira con esperanza a un nuevo año en el que el objetivo será volver a clasificarse para la Copa del Rey, meta que ya alcanzaron la pasada temporada y que dejó un sabor amargo en Santa Clara.

El conjunto dirigido por Ángel Zamora todavía tiene muy presente, tres meses después, la resaca de una mala Copa frente al Universidad de Valladolid en el mes de septiembre. Confiaban en una gran noche frente a una presa asequible, que llegaba al feudo cuellarano con las defensas bajas, pero se marcharon sin rematar la faena. La escasa preparación del equipo, debido a una corta pretemporada, echó por tierra las esperanzas de la plantilla y de los 900 aficionados que aquella noche abarrotaron Santa Clara con la esperanza de vivir un acontecimiento inolvidable en la historia del club.

Les costó recuperarse de la decepción cerca de un mes. El equipo contaba con varias bajas de jugadores importantes que hacían todavía más complicado un inicio liguero en el que debían enfrentarse a algunos de los rivales más difíciles del grupo. A pesar de ello, el Naturpellet Cuéllar peleó y compitió, hincando la rodilla una única vez frente a un Noia al que pretendían hacer frente esta temporada, pero que parece estar un escalón por encima del resto de equipos de la categoría.

A medida que avanzaron las semanas los cuellaranos fueron encontrando sus mejores sensaciones. El juego cada vez era más fluido, los resultados empezaban a acompañar y el equipo ascendía puestos en la clasificación, hasta situarse en las últimas jornadas entre los cuatro primeros de la tabla. A siete puntos del Noia, el objetivo de intentar pelear por el título se antoja complicado, no así el de repetir la clasificación para la próxima edición de la Copa del Rey. «Vamos a ser cuatro equipos para dos plazas», asegura Ángel Zamora, quien piensa en el Universidad de Valladolid, el Guardo y el Zamora como sus principales rivales para conseguir dicho objetivo.

La primera jornada de 2017 –también la última de la primera vuelta– resultará decisiva de cara al tramo final de la temporada. Los cuellaranos visitarán al Universidad de Valladolid, equipo con el que están empatados a puntos en la clasificación, mientras que el Noia y el Guardo se miden en un duelo entre los dos primeros de la tabla. Enfrentamientos directos que pueden dejar a los gallegos como dominadores absolutos del grupo y al trío de equipos de Castilla y León –cuatro si se engancha el Zamora– en muy pocos puntos de cara a la segunda vuelta del campeonato.

Tendrá que continuar por la línea ascendente de las últimas semanas el equipo de Ángel Zamora si quiere volver a jugar el próximo año Copa del Rey. Los cuellaranos, a diferencia de la temporada pasada, ya no son un equipo revelación, circunstancia que se observa en el respeto con el que los rivales plantean los partidos frente al Cuéllar. «Los partidos son mucho menos vistosos que el año pasado. Aquí Noia nos esperó en media cancha; Guardo defendió en doce metros...», explica Ángel Zamora. El técnico del Naturpellet reconoce que todavía les cuesta encontrar la fórmula para atacar las cerradas defensas de sus rivales, que conceden esta temporada menos ocasiones de gol a sus jugadores. «Nuestro margen de mejora pasa por estar más acertados en la finalización en las ocasiones que tengamos», apunta Zamora de cara a la segunda vuelta del campeonato. Mirando más a largo plazo, el técnico apuesta por una plantilla de la que tan solo dos jugadores superan los treinta años y que puede pelear por objetivos más ambiciosos.