El Norte de Castilla

Iván Quintín, durante un partido de esta temporada.
Iván Quintín, durante un partido de esta temporada. / Antonio Tanarro

Duelo de tendencias opuestas

  • fútbol sala

  • El Naturpellet Segovia, tras sumar dos triunfos consecutivos, busca confirmar su buena racha frente a un Valdepeñas que lleva tres jornadas sin ganar

Sobre el papel y comparando las dos plantillas, el encuentro que este sábado medirá al FS Valdepeñas y al Naturpellet Segovia se antoja como uno de los más atractivos de la temporada en la Segunda División. Ciudadrealeños y segovianos son dos de los máximos favoritos para lograr el ascenso a Primera División, pero tras completar el primer tercio de competición ambos equipos no han cumplido con las expectativas que se tenían al principio de temporada, aunque con dos tendencias claramente diferentes. Así, mientras el conjunto que dirige Leo Herrera comenzó con fuerza la liga permaneciendo invicto durante las seis primeras jornadas, en las que sumó tres victorias y otros tantos empates, en las tres últimas jornadas solo han sido capaces de obtener un punto que les ha relegado a la séptima posición de una liga en la que la falta de regularidad y victorias te hace caer cuesta bajo en la tabla.

Por su parte, el Naturpellet Segovia llega al encuentro con una dinámica totalmente opuesta. Tras un inicio liguero irregular en el que el equipo de Diego Gacimartín no conseguía enlazar victorias consecutivas, los segovianos han sumado frente a Puertollano y Prone Lugo seis puntos que les permiten acercarse a unos puestos de cabeza que pretendían ocupar desde el principio de temporada. Se trata, por lo tanto, de un encuentro entre dos gallos de la categoría que pretenden dar un golpe de autoridad sobre la cancha del Polideportivo Virgen de la Cabeza. Una victoria local otorgaría a los azules la confianza perdida en el último mes de competición a costa de un rival directo al que superarían en la clasificación, mientras que un triunfo visitante supondría la disipación de todas las dudas generadas por los segovianos durante el primer tercio de liga.

«Es un partido importante para ambos equipos, aunque solo hay tres puntos en juego» aseguró Diego Gacimartín durante la rueda de prensa habitual en la tarde de los jueves. El entrenador segoviano quiso trasladar la presión a su rival de mañana, recordando que un triunfo de su equipo aumentaría la diferencia entre ambas escuadras en cinco puntos, dejando en una situación delicada a los de Ciudad Real. Eso sí, también recordó que el conjunto manchego es un rival difícil de batir en su cancha, como demuestra el hecho de ser el único equipo de la categoría clasificado para los cuartos de final de la Copa del Rey.

Para el choque de mañana Gacimartín contará con tres dudas hasta última hora, ya que los problemas de rodilla de Alberto solo necesitan de varios días de reposo. Alvarito, uno de los jugadores más en forma del plantel segoviano, no ha podido entrenar durante toda la semana tras sufrir el pasado viernes una microrrotura en el duelo frente al Prone Lugo que hace que su participación frente al Valdepeñas resulte complicada. Tampoco es segura la de Juanfran, quien en el entrenamiento del miércoles sufrió un golpe en uno de los dedos que ya le dio problemas la temporada anterior, ante el cual desde el cuerpo técnico del conjunto segoviano se quiere actuar con precaución. El tercer ‘tocado’ es Jorge Martín, quien también sufrió en el entrenamiento del miércoles un pinchazo que pone en riesgo su presencia en el partido.

El joven jugador madrileño, a pesar de no contar con minutos en este inicio de temporada, goza de la confianza de un cuerpo técnico que descarta su salida en el mercado invernal. «Jorge es un jugador de gran potencial con unas condiciones muy buenas, pero todavía le falta entender lo que exige la competición» explicó Gacimartín, quien argumentó que otros jóvenes jugadores como Lucas o Pope, llegados ala disciplina segoviana en pasadas temporadas, ya habían entrenado con el primer equipo de sus clubes antes de recalar en el Pedro Delgado. No es el caso del ala de Guadarrama, al que todavía le falta, según Gacimartín, ritmo de competición. «Hay que tener esa paciencia cuando no juegas y ser maduro para asimilar esa situación. Todos deseamos que nos ayude en la competición como hace en los entrenamientos. Estamos intentando ponerle a punto para que pronto sea un jugador importante como lo están siendo los demás» concluyó el técnico segoviano.

Recuperar el nivel

Junto a Gacimartín, compareció en rueda de prensa uno de los jugadores con más antigüedad en la plantilla como Iván Quintín. El zaragozano reconoció que su nivel a principio de temporada no era el óptimo. «Empecé a una ochenta por ciento más o menos. Yo era consciente de la plantilla que había este año y sabía que tenía que exigirme un poco más» confesó el cuatro de Naturpellet Segovia, quien aseveró que con el paso de los entrenamientos se va encontrando cada vez mejor tras la grave lesión que lo tuvo fuera de las canchas gran parte de la temporada anterior. Quintín también apostó por vencer a un rival «que parece que se nos da mal y que tiene en la experiencia su punto más fuerte».