La solidaridad puede al calor

Primeros metros de la VII Carrera Solidaria de San Cristóbal.
Primeros metros de la VII Carrera Solidaria de San Cristóbal. / Antonio Tanarro

Santi Cano, Iván Molinero y Patricia Serrano vencen en la VII Carrera de San Cristóbal

QUIQUE YUSTESan Cristóbal de Segovia

Que el ‘running’ es el deporte de moda es un hecho que pocos se atreverán a discutir. Pero a veces hay que ser un verdadero enamorado de este deporte para enfrentarse a retos como el que ofreció ayer la VII Carrera Solidaria de San Cristóbal de Segovia. Porque más allá de la dureza de un recorrido de ocho kilómetros con varias subidas y bajadas, la carrera tuvo como invitado protagonista a un sofocante calor que acompañó a los participantes de principio a fin en cada uno de los metros de la prueba.

A las cinco y media de la tarde comenzaron las pruebas de las categorías inferiores en el parque de Pradovalle de la localidad segoviana, lugar donde se celebró durante toda la jornada la II Feria de la Cerveza Artesana. Los más pequeños (alrededor de un centenar) fueron completando las diferentes pruebas mientras el público se refrescaba con el producto estrella de la feria. Poco a poco fueron llegando los participantes de la carrera absoluta, que buscaban la sombra del arco salida en los instantes previos a que el alcalde, Óscar Moral, decretase el inicio de una carrera que él mismo se atrevió a correr durante un buen tramo. Segundos después, otro medio centenar de vecinos tomaba la salida de la Marcha Benéfica a un ritmo mucho más tranquilo.

Con más de treinta grados de temperatura y un sol que no se ocultó bajo ningún momento, los corredores afrontaron un recorrido de ocho kilómetros por las afueras de San Cristóbal, dando dos vueltas a un circuito de cuatro kilómetros. Hubo quienes se tomaron la prueba con seriedad, aunque faltaron grandes nombres del atletismo segoviano que sí estuvieron presentes en ediciones anteriores de la carrera. Pero mientras unos daban todo lo que tenían, los más rezagados se lo tomaban con más calma pidiendo con ironía a los corredores de cabeza que bajasen la velocidad para poder seguir el ritmo.

Con el paso de los metros, la dureza de la carrera pronto seleccionó la prueba. En cabeza, Santi Cano, Iván Molinero y Francisco Javier Peña adquirieron una cómoda ventaja sobre el resto de corredores. Pero tampoco tardó mucho el trío en convertirse en dúo, ya que en el ecuador de la carrera ya eran Santi e Iván los corredores que marcaban el ritmo, con Francisco Javier a algo más de medio minuto.

La segunda vuelta al circuito sirvió para confirmar los puestos y las distancias, pero no para resolver el vencedor de la carrera. Y es que ante la igualdad de fuerzas entre ambos corredores, no tardaron en ponerse de acuerdo para cruzar la línea de la meta al mismo tiempo y agarrados de la mano. Algo más de un minuto después cruzó por el arco de meta Francisco Javier Peña Montes para completar el podio.

En categoría femenina la prueba estuvo igualada hasta la mitad de la carrera. Durante los primeros kilómetros Patricia Serrano, Noelia Toribio y Paula Cerezo corrieron juntas, pero una vez pasado el ecuador de la prueba Patricia cambió el ritmo para marcharse en solitario en busca de la victoria. No le fallaron las fuerzas a pesar del calor y con algo más de cuarenta segundos de ventaja cruzó la línea de meta como ganadora de la prueba. Completaron el podio Noelia Toribio, segunda, y Paula Cerezo, a quien se le hizo algo largo el último tramo de la prueba.

Lo recaudado con la carrera y la marcha fue destinado a Asociación Nacional del Síndrome de Rett, que investiga dicha enfermedad.

Fotos

Vídeos