Objetivo Media Maratón de Valladolid: análisis de la carrera

Atletas Populares, grupo organizador de la prueba, comparte su experiencia sobre el recorrido de 21 kilómetros y avanza una importante novedad para esta edición

Ismael Puentes (izquierda) y Manuel Pasalodos (derecha), de Atletas Populares de Valladolid. / Rodrigo Ucero
Rebeca Alonso
REBECA ALONSOVALLADOLID

El 24 de septiembre, fecha de la Media Maratón de Valladolid, ya está a la vuelta de la esquina. Después de haber profundizado en el entrenamiento físico y en la alimentación para prepararse para esta carrera, ahora queda hacer un recorrido por sus entresijos. Para ello, nada mejor que hablar con Atletas Populares de Valladolid, club deportivo que organiza esta competición. Para abrir boca, revelan una importante novedad para esta edición número 29: la implantación de una feria del corredor. «Estará desde el viernes en la Cúpula del Milenio. Se trata de un espacio distendido donde los corredores pueden recoger su dorsal y camiseta, comprar material deportivo en los stands y ver una exposición del IOBA relacionada con el año de la retina», explica Ismael Puentes, presidente del club.

La feria del corredor es una zancada más de esta prueba que lleva casi treinta años de vida en la ciudad y que por quinto año acogerá el mismo día una legua popular (los corredores que escojan esta distancia menor saldrán diez minutos antes, a las 9:50 horas). Atletas Populares de Valladolid espera que este año se llegue a unos 2.000 corredores en los 21 kilómetros y alrededor de 500 en los 5,5 kilómetros.

Ismael Puentes advierte de que hay que ir bien preparado a la media maratón aunque reconoce que su recorrido prácticamente llano y las vistas a los monumentos y agradable ‘paseo’ por el centro de Valladolid hace más llevadera la distancia para los participantes. «Es una carrera muy bonita, lo más importante es disfrutarla, no ir a sufrir, por eso es importante haber entrenado adecuadamente. También es conveniente no dejarse llevar en la competición y exigirse demasiado, hay que conocer nuestras posibilidades. Es mejor saber de antemano a qué velocidad podremos correr más o menos y no excedernos. Para ello habrá ‘liebres’ que marquen diferentes ritmos constantes en función de cuánto tiempo calculamos que tardaremos en llegar a meta: 1 hora 15 minutos, 1 hora 30 minutos, 1 hora 45 minutos, 1 hora 50 minutos y 2 horas, ya que el tiempo límite para finalizar es 2 horas 15 minutos. Además, siempre ayuda mucho ir acompañado», señala Ismael Puentes. Asimismo recomienda parar en todos los puntos de avituallamiento. «Solemos poner puestos cada cinco kilómetros, más incluso si hace mucho calor, ya que en septiembre suele haber días muy calurosos. Es mejor perder esos segundos y beber aunque no se tenga sed porque la deshidratación puede jugarnos una pala pasada», sentencia.

Recorrido

El recorrido de la prueba sale de la calle Miguel Íscar para continuar por el Paseo de Zorrilla, Puente Colgante, Villa de Prado, Avenida de Salamanca, Plaza del Milenio, Paseo de Isabel la Católica, San Quirce, Angustias, Plaza del Ochavo, Plaza Mayor, Santiago, Constitución, Duque de la Victoria, calle Estación y Paseo de Zorrilla, donde finaliza la primera vuelta. Después se da una segunda vuelta completa y, al acabarla, se continúa desde el Paseo de Zorrilla siguiendo por Filipinos hasta la Acera de Recoletos, donde está la meta. «Lo bonito sería una sola vuelta, porque es más sencillo a nivel psicológico, pero sería muy difícil trazar un recorrido circular de 21 kilómetros en una ciudad como Valladolid», reconoce Manuel Pasalodos, encargado de voluntariado y circuito en Atletas Populares de Valladolid.

Son necesarios unos cien voluntarios para la organización de la prueba. «Colabora también Protección Civil, el IOBA… incluso gente de fuera. Es complicado pero lo hacemos con muchas ganas e ilusión. Prácticamente cuando acaba la carrera empezamos a preparar la del año siguiente», confiesa Manuel Pasalodos.

Fotos

Vídeos