Corre con El Norte

Accidentado lanzamiento paracaidista

video

El brigada paracaidista herido, al ser retirado por efectivos sanitarios. / Antonio Tanarro

  • El brigada Francisco Javier Quevedo García se lastimó una rodilla tras caer sobre los pinos del comienzo de las cuesta de Santa Lucía

La Media Maratón Ciudad de Segovia comenzó pasadas las diez y media de la mañana, algo más de media hora después de que los tres paracaidistas de la Bripac protagonizaran un accidentado descenso sobre la plaza de la Artillería, en ese momento atestada de corredores que aguardaban el comienzo de la prueba y de espectadores en general. Hacía mucho viento y no se esperaba un descenso fácil. Aun así, los paracaidistas consiguieron descender dentro del radio de la plaza. El primero lo hizo junto a la rotonda; el segundo, que tuvo más dificultades, cayó en la acera derecha de Padre Claret, junto a la fachada del hotel Eurostars Plaza Acueducto, de la que tuvo que protegerse como pudo, y el paracaídas se quedó enganchado en la marquesina de la puerta; y el tercero, brigada Francisco Javier Quevedo García, corrió peor suerte, pues fue a caer en los pinos existentes entre la calle de Gascos y el comienzo de la cuesta de Santa Lucía. Debajo había un coche que pudo eludir, pero en el aterrizaje, el brigada sufrió una luxación en la rodilla izquierda, según confirmó después de la concejala de Deportes del Ayuntamiento de Segovia, Marian Rueda. Poco después, un corte de luz ocasionaba la caída del arco hinchable que marcaba la salida. A pesar de todo, la prueba comenzó con puntualidad con la salva de cañón, a cargo de los artilleros del Gaca XII. La maratón se desarrolló después como la seda y Segovia fue una fiesta.