El Norte de Castilla

CICLISMO

Bradley Wiggins cuelga la bicicleta

Bradley Wiggins.
Bradley Wiggins. / Andrew Winning (Reuters)
  • El vencedor del Tour de Francia de 2012 y ganador de cinco medallas de oro olímpicas anuncia su retirada a los 36 años

El ciclista Bradley Wiggins, primer británico en ganar el Tour de Francia en 2012 y cinco veces oro olímpico, ha anunciado este miércoles su retirada a la edad de 36 años.

"He sido lo suficientemente afortunado como (...) para cumplir mi sueño de niño, en el deporte del que me enamoré cuando tenía 12 años", ha escrito en su perfil de Facebook. "He conocido a mis ídolos y he corrido con los mejores durante 20 años. He trabajado con los mejores entrenadores y mánagers, a los que siempre agradeceré su apoyo", ha agregado.

Wiggins cuelga la bicicleta con un palmarés de éxitos tanto en el ciclismo en ruta como en pista. En total suma ocho medallas olímpicas (cinco de oro, una de plata y dos de bronce) en cinco ediciones. El ciclista nacido en Gante (Bélgica) añadió a esa colección este año el oro de Río 2016 en la persecución por equipos.

En las grandes vueltas ganó el Tour de 2012 y vistió el maillot de líder de las tres grandes (Tour, Giro y Vuelta). Ostenta además el récord del mundo de la hora.

Un 2012 inolvidable

Su carrera tocó el cielo en 2012, cuando después de su histórico éxito en el Tour logró un emblemático éxito en los Juegos Olímpicos de Londres en la contrarreloj individual. "Lo que permanecerá conmigo siempre es el respaldo y el amor del público en todas las pruebas", ha resaltado Wiggins en su mensaje de despedida. "2012 fue un año impresionante y funcionó como un motor para mí. El ciclismo me lo ha dado todo y no lo habría conseguido sin el apoyo de mi maravillosa esposa, Cath, y de nuestros formidables hijos", ha agregado.

"El de 2016 es el final del camino para este capítulo. Los niños de Kilburn que tienen los pies en el suelo y la cabeza en las nubes no ganan oros olímpicos y el Tour de Francia. Ahora sí lo hacen", ha señalado en alusión al lugar en el que creció.

Por sus éxitos en la pista y la carretera, pero también por sus declaraciones, su patriotismo y su pasión por la Royal Air Force, Wiggins se convirtió en un personaje con muchos seguidores en el Reino Unido. La reina Isabel II incluso le hizo entrar en la nobleza en 2013.

Sir Bradley participó en su última prueba el pasado mes en los Seis Días de Gante, ciudad en la que nació. Se impuso entonces en la pista flamenca con su compatriota Mark Cavendish.

Sospechas de dopaje

El final de su brillante carrera se vio ensombrecido de alguna forma por las sospechas de dopaje cuando pasó por el equipo Sky. Wiggins y los dirigentes del Sky están siendo investigados actualmente por la Agencia Antidopaje Británica (UKAD) por un paquete médico recibido antes del Tour de Francia de 2011. El envío contenía un descongestionante nasal, aseguró a mediados de este mes Dave Brailsford, mánager del Sky.

El campeón del Tour de Francia de 2012 se defendió a mediados de septiembre de las acusaciones de dopaje suscitadas por la publicación de informaciones confidenciales por el grupo de piratas informáticos 'Fancy Bears'. Wiggins explicó entonces que se beneficiaba de una autorización de uso para fines terapéuticos (AUT) que le permitía tomar un producto de la lista de sustancias prohibidas.

La filtración reveló que Wiggins se había beneficiado de inyecciones de un esteroide prohibido, la triamcinolona, para tratar su asma antes de tres grandes rondas (los Tour de Francia de 2011 y 2012, el Giro de Italia de 2013).