La victoria se traslada al Pedro Delgado

El técnico Dani Gordo da instrucciones a Alonso Moreno en un momento del partido. /Antonio de Torre
El técnico Dani Gordo da instrucciones a Alonso Moreno en un momento del partido. / Antonio de Torre

El Viveros Herol BM Nava, que se vio obligado a cambiar de escenario por la condensación en su pabellón, se impuso en un intenso partido al Agustinos

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Un escenario distinto a su hábitat navero, el Pedro Delgado. Es lo que tiene sufrir y padecer los problemas de condensación, mientras el Viveros Herol BM Nava (y otros equipos de la localidad también) aguardan con una paciencia infinita que se termine de una vez el nuevo. Y agradecido que está el conjunto navero al Ayuntamiento de Segovia por la celeridad en el uso de esta instalación, a la afición, que no dejó a su equipo solo en este 'exilio' y también al equipo rival y colegiados que tampoco pusieron ningún impedimento. Dicen que de bien nacidos es ser agradecidos... Y en eso el Nava también ha demostrado su señorío.

Fue un gran partido de balonmano; un encuentro muy táctico, pero también extraño, raro, tanto en su desarrollo, con constantes alternativas, como en las decisiones de los colegiados. El que perdiera iba a tener motivos para quejarse, aunque los dos técnicos fueron educados en sus declaraciones. Y el que perdió fue el Agustinos, aunque tampoco hubiera sorprendido mucho, atendiendo al desarrollo del partido, que se hubiera llevado algo positivo. Tuvo sus opciones.

Al margen de esto, bien por el cambio de escenario (aunque tuvo mérito la capacidad de movilización del conjunto navero), bien porque no logró adaptarse, bien porque Nava echara de menos su casa más que Marco a su madre (no es lo mismo ver a unas 600 personas en el Pedro Delgado que en el frontón de Nava), el conjunto de Dani Gordo comenzó un tanto frío. Puede que en esa situación, el que más cómodo estaba era el conjunto visitante que en un pabellón así tenía argumentos para desarrollar y mostrar su balonmano. Demostró, por si había alguna duda, las razones por las que el equipo más realizador de la categoría.

Tenía muy claro lo que tenía que hacer; aplicarse con mucha intensidad en defensa, cerrar por el centro las acometidas de Agus Casado (que recibió lo suyo y no fue capaz de marcar su primer gol hasta el minuto 18), que su guardameta también tuviera un buen partido, y a correr. Le salió bien en esa primera fase del partido (0-2 en el minuto 5), con una ventaja que llegó a ser de 1-5. En los ocho primeros minutos de partido, el Nava solo había marcado un gol. Una circunstancia poco habitual.

Poco a poco fue entrando en calor el conjunto navero y fue acortando distancias hasta situarse con un 5-6 gracias a un gol de Llopis y empató (6-6) con un tanto de Isma Juárez (otro gran partido el suyo, y muy eficaz en los lanzamientos de penalti). En esos momentos, el BM Nava sí que era capaz de ejercer como equipo local y trataba de dominar el encuentro, con tres paradas consecutivas del guardameta local Ernesto (gran efectividad la suya en esa fase del partido) que permitió esa igualdad en el marcador y que el Nava llegara a ponerse por delante por primera vez en el partido en el minuto 20 (10-9).

El partido era un ver qué equipo podía más. En algunos momentos, el Nava; en otros, el Agustinos. Ninguno conseguía distanciarse ni lograr una renta como para relajarse un poco. No había ni tiempo debido a la intensidad con la que se empleaban los jugadores de ambos equipos. Un nuevo empuje del Agustinos le permitió irse al descanso con una renta de dos goles (13-15).

Una ventaja que fue neutralizada por el conjunto navero en los inicios de la segunda parte. Primero, con un tanto de Isma Juárez y después con otro de Carlos Villagrán para empatar (15-15). Tras un intercambio de golpes, fue de nuevo el Nava el que tomó las riendas del partido y del marcador. Despertó también Agus Casado, las veces que conseguía superar la defensa del Agustinos. De nuevo, ventaja navera (20-18), dos goles de ventaja que obligaron al técnico visitante a tener que pedir tiempo muerto, viendo que el Nava estaba en su mejor momento. Pero no había un instante para respirar tranquilo. Agustinos puso otra vez la igualada en el marcador (21-21) e incluso lanzó un aviso al Nava de que estaba dispuesto a la pelea hasta el final (21-24). Dani Gordo reaccionó desde el banquillo. Pidió un tiempo muerto y de nuevo se pasó a otra igualada (25-25). Un gol de Bruno ponía ese nuevo empate y el conjunto navero volvía a ponerse por delante con una diferencia de dos, tres goles (28-25), faltando cinco minutos. Pero Agustinos no quería arrojar la toalla, hasta que su técnico fue sancionado por los colegiados por protestar una acción en la que reclamaban dos minutos de expulsión de Brakocevic tras cometer un penalti. Poco después, Agustinos sufrió la exclusión de otro jugador.

Con 31-28 (con un gol de Casado) parecía que ya estaba todo decidido. Error. todavía hubo más emoción. Acortó distancias el Agustinos y casi en la última jugada los árbitros dejaron seguir la acción en la que no dejaron sacar de centro a Carlos Villagrán, poniendo el marcador en el definitivo 31-30. Hasta el final resultó extraño. Lo que ya no es tanto es la segunda plaza que ocupa. Esa es real y merecida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos