Sin renunciar a nada

Carlos Villagrán, agarrado por dos rivales, lanza durante el partido de la primera vuelta disputado en Nava de la Asunción./Antonio de Torre
Carlos Villagrán, agarrado por dos rivales, lanza durante el partido de la primera vuelta disputado en Nava de la Asunción. / Antonio de Torre
BALONMANO

El Balonmano Nava afronta su última salida del curso con la intención de sumar dos nuevos puntos

QUIQUE YUSTESegovia

«No renunciamos a nada. Todo es posible. Soñar es gratis». Tres frases pronunciadas por el entrenador del Balonmano Nava, Dani Gordo, que resumen a la perfección el estado de ánimo con el que su equipo afrontará las dos jornadas que restan de temporada regular. La primera de ellas, este sábado a las 19:00 horas frente a un Cisne Colegio Los Sauces que ya tiene la salvación en el bolsillo. En juego estarán dos puntos que los naveros quieren sumar para meter presión a los dos primeros clasificados (Alcobendas y Los Dólmenes) que se enfrentan a la misma hora con el ascenso directo a Asobal en juego.

Con el Balonmano Nava como tercero en discordia, las opciones de los blanquirrojos de lograr un objetivo mayor que la clasificación para la fase de ascenso que ya ostentan son remotas. A pesar de ello, confían en poder lograrlo. Y si no, por lo menos haberlo luchado para llegar a los 'play off' en las mejores condiciones posibles. Los naveros quieren conseguir los cuatro puntos que restan para concluir la temporada regular y, con ellos, soñar por un posible ascenso directo a Asobal o si no, con la posibilidad de organizar una fase de ascenso que ya no se quitan de la mente.

«Tenemos la vista puesta en ese 'play off'. Intentaremos por todos los medios jugarlo en casa, porque entendemos que es una fortaleza de este club. Nos lo merecemos», indicó Dani Gordo, consciente de la dificultad de la misión al estar a dos puntos de la segunda posición. No obstante, no se resigna a dejar que pase el tiempo hasta que llegue el fin de semana decisivo en el que cuatro equipos pelearán por el ascenso. «Seguimos siendo ambiciosos y no nos conformamos. La semanas de entrenamientos son duras por eso, porque queremos mandar un mensaje de que este equipo es capaz de más. Pero para poder soñar hay que trabajar duro», indicó el técnico navero, que reconoce que las semanas se llevan mejor cuando el fin de semana anterior se han conseguido sumar los dos puntos.

Además, el equipo cada vez se acerca más a lo que espera Dani Gordo. Solidez defensiva, concentración constante durante los sesenta minutos y fluidez ofensiva son tres de los pilares en los que trabaja un equipo que quiere llegar en las mejores condiciones posibles al primer fin de semana de junio. Pero sobre todo, quieren llegar sanos. Tras la epidemia de lesiones sufrida durante las primeras semanas del año que lastraron las opciones naveras de pelear por el ascenso directo, Dani Gordo pide que no haya más contratiempos físicos para una plantilla que sigue sin poder contar con Oleg Kisselev. «El equipo tiene que rendir al 200% sin un jugador que lleva un año parado. Si acaba entrando será una ayuda», aseveró el entrenador vallisoletano, que espera que Martins, Brakocevic y Tello vayan recuperando su mejor nivel con el paso de las jornadas. «Tenemos que hacer que todos estén en la mejor forma posible de cara a esta última parte de la temporada», concluyó.

El rival

Sobre el Cisne Colegio Los Sauces, Dani Gordo espera que sea un equipo que a pesar de tener su objetivo cumplido sea un duro hueso para el Nava. «Conozco a su entrenador y seguro que quieren despedirse de su afición con una victoria», declaró. Los gallegos han ganado nueve de los catorce partidos disputados en su pabellón y atraviesan un momento de forma marcado por constantes altibajos. Pese a no jugarse nada en este tramo final de liga, ya fueron capaces de sacar un empate contra el líder hace pocas jornadas, por lo que el Balonmano Nava no debe afrontar el encuentro sin la tensión adecuada. El técnico de los gallegos, Javier Fernández, ha hecho un gran trabajo logrando que el equipo tenga una seña de identidad. El contraataque directo y la segunda oleada están perfectamente trabajadas y son la principal arma del conjunto gallego, que realiza un balonmano vistoso y atractivo que no solo aparece cuando la defensa consigue robar el balón, sino que también brilla con luz propia cuando al encajar gol contestan con un saque rápido que no da respiro al rival.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos