Regreso al buen camino

Llopis se dispone a lanzar durante el choque jugado en Nava de la Asunción./A. Calvo
Llopis se dispone a lanzar durante el choque jugado en Nava de la Asunción. / A. Calvo
BALONMANO

El Viveros Herol Nava supera al Ikasa BM Madrid y vuelve a vencer tras tres derrotas consecutivas

JORGE GÓMEZ (OPTA)Nava de la Asunción

El Balonmano Nava rompió su mala racha tras tres derrotas consecutivas. Los de Dani Gordo hicieron una buena primera parte, no tan buena segunda pero aún así doblegaron al Ikasa con una gran victoria que les permite afianzarse en la parte de arriba de la tabla.

La primera parte fue de escaso ritmo. El Ikasa comenzó marcando pero entró en una fase de 14 minutos en la que no tuvo producción alguna. Esto vino propiciado por la defensa del Nava. Además, Casado fue una pesadilla para la defensa del equipo madrileño, realizando grandes goles. Esto sumado a que Ernesto bajo palos se hizo por momentos insuperable, parando hasta un siete metros a Gallardo, le dio la victoria a los de Segovia.

26 Viveros Herol Nava

Ernesto Sánchez, Isma Juárez (3), Rodrigues, Agustín Casado (9), Bruno, Carlos Villagrán (2), Darío Ajo Martín, Alberto García, Andres Alonso, Antonio Llopis (2), Tello (3), Yeray Lamariano, Brakocevic (2), Alonso Moreno (1) y Martins (4).

22 Ikasa BM Madrid

Donderis, Sarió (4), Julián Feijóo (3), Carlos Barroso (2), Rubén Sánchez (1), Alejandro Martínez, Álvaro Olivares, Joaquín Olivares, Gonzalo Feijóo (1), Jaime Gallardo (2), Dzokic (5), Bouyfounassen (1), Ignacio Cabrero (1), Pablo Prado, Rubén Estebas y Javier Lamarca (1).

El Nava empezó por muy buen camino, yéndose en el marcador 3-1 a los 10 minutos. Pero en el 9 llegó la jugada escandalosa del partido con el gol de Brakocevic que los árbitros en una decisión extraña anulaban, dejando seguir el partido ante la indignación de la grada y los jugadores naveros. Pasaban los minutos y el Ikasa no daba señales de vida. No realizaba buenos ataques mientras que el Nava se contagió a ratos pero con Casado como gran eslabón del ataque hizo que el equipo se fuese hasta el 9-3. Minutos después, llegaría el gran susto de la tarde cuando un jugador caía sobre la pierna izquierda de Martins, que se retiraba cojeando al banquillo aunque no pasó del susto. El Viveros Herol Nava llegaba así al final de la primera parte con una cómoda ventaja, 12-7, con la sensación de que los locales eran más consistentes y tenían más opciones que un Ikasa que se mostraba bastante timorato.

Pero el paso por vestuarios dejó un tanto enfriado al equipo. Los ataques y transiciones empezaron a ser deficientes, además de la mala selección de tiro. A esto se unía el atasco de movimientos, llegando a darse situaciones en las que incluso los propios jugadores llegaban a estorbarse, ocupando a la vez los mismos espacios. Esto lo aprovechó Ikasa para ponerse 13-11, solo dos debajo. Los madrileños estaban dentro del partido. Entonces entraron en juego Martins y Casado devolviendo la tranquilidad al equipo, lo que se traducía en goles. El Ikasa tenía problemas ofensivos durante estos minutos pero con mucho esfuerzo conseguía mantenerse dentro del partido, ya que los pocos ataques que conseguía trazar los materializaba en goles con lo que conseguían colocarse con el 16-14, desventaja de dos goles que se mantenía cuando llegó el momento clave del partido. Ya que con el 20-18, Ikasa tuvo la opción de ponerse por primera vez desde el inicio del partido a un gol de distancia con un penalti que lanzó Lamarca pero no pudo batir a un Lamariano que se volvió gigante bajo palos.

Esta acción mató casi el encuentro, ya que a renglón seguido tres goles de Casado, Moreno y Villagrán dejaban el partido prácticamente sentenciado, con 5 arriba, ventaja que el Ikasa maquilló un poco con el definitivo 26-22, una importantísima victoria tras una racha sin victorias y que así sigue creciendo y afianzándose en la parte alta de la tabla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos