Balonmano

El Recoletas Valladolid va a las trincheras para ganar en Zamora

Roberto intenta superar la defensa zamorana/Mariam Montesinos
Roberto intenta superar la defensa zamorana / Mariam Montesinos

El equipo de Pisonero aguanta la presión y firma una victoria trabajada en los últimos minutos

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOZamora

El Recoletas Atlético logró un meritorio triunfo en la cancha del MMT Seguros Zamora donde, en un ambiente caldeado, supo aguantar la presión, se puso el mono de trabajo y sentenció en los minutos finales después de casi 55 minutos igualados.

23 MMT Zamora

Calle (11 paradas), Ceballos (1), Magadán (8), Gastón Mouriño (2), Guille, Cangiani y Adrián Prieto (5) –siete inicial–, Posado (p.s.), Ábalos, Ruiz, Iriarte, Cano, Martín Cordero (6, 4 de penalti), Gómez y González (1).

25 Recoletas Valladolid

Javi Díaz (3 paradas), Nico (1), Garza, Fernando, Roberto (3), Viscovich y Víctor (3) –siete inicial–, César (8 paradas), Diego (4, 2 de penalti), Héctor, Adrián (3), Rubén (1), Abel (6), Serrano (3) y Miguel (1).

Parciales cada cinco minutos
2-2, 4-3, 7-5, 9-7, 10-10, 13-13, 16-16, 18-17, 20-19, 21-21, 21-23, 23-25.
Árbitros:
Andrés Peñarando y José Antonio Yagüe (Aragón). Excluyeron a Gastón Mouriño (min 19 y 28), Ábalos (min. 32 y 45) y al técnico Edu García (min. 39), por parte local, y a Viscovich (min. 7), Rubén (min. 36), Garza (min. 48) y dos minutos al equipo por retrasarse tras un tiempo muerto (min. 59).
Incidencias:
Partido disputado en el pabellón Ángel Nieto de Zamora, lleno. Unos 2.100 espectadores, trescientos de ellos aficionados del Recoletas.

Si hace una semana ante el Barcelona se ofreció un espectáculo de balonmano táctico y ofensivo, en esta ocasión, el Recoletas tuvo que recurrir a su espíritu de lucha, a la brega continua, a la guerra de guerrillas para alzarse con los dos puntos en un partido con más emoción y tensión que juego. La defensa zamorana se conviritió en un fortin que había que asaltar con paciencia, creando el escaso hueco por donde poder penetrar ya que el Recoletas adoleció de lanzamiento exterior. Y así el partido se conviritió en un auténtico cuerpo a cuerpo donde en cada acción se jugaba uno el tipo.

La igualdad presidió toda la primera parte, si bien, las intervenciones del guardameta local hicierno que los del Zamora se colocasen enseguida por delante. La defensa vallisoletana no acababa de acolparse y Magadán campaba a sus anchas creando las superioridades para sus compañeros o bien acertando en sus lanzamientos. A pesar de ello, el Recoletas no le perdió la cara al encuentro y tras aprovechar una superioridad logró empatar a 10 y posteriormente irse al descanso con un 13-13 que dejaba todo para el segundo acto.

Tras el descanso, la defensa del Recoletas se hizo más efectiva. EL cambio en la portería, con la inclusión de César cerró aún más el ataque a los zamoranos que, aunque volvieron a mandar en el electrónico con mínimas diferencias, se las veían y deseaban para superar la cerrada defensa vallisoletana. El partido entró en la fase definitiva cuando el electrónico marcaba el 20-20. Más de cinco minutos estuvo sin moverse, con fallos de uno y otro equipo. Estaba claro que quien rompiese esa igualdad tendría mucho ganado. Un tiempo muerto de Pisonero dio pie a que la conexión Diego Camino-Abel encontrase por fin el camino expedito. El pivote se resarció de errores de la primera mitad y colocó al Recoletas por delante con un 21-23 que era la máxima diferencia obtenida en todo el partido.

A partir de ahí, el Recoletas supo nadar y guardar la ropa para asegurarse una victoria que supone la tercera consecutiva lejos de Huerta del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos