Balonmano

El Recoletas pone contra las cuerdas al Barcelona pero pierde

César Pérez, el mejor de largo de los vallisoletanos, celebra una de sus paradas. /Rodrigo Jiménez-Efe
César Pérez, el mejor de largo de los vallisoletanos, celebra una de sus paradas. / Rodrigo Jiménez-Efe
Copa del Rey.

Las paradas de César Pérez impulsaron a los de Pisonero, que acabaron cediendo ante la superioridad del banquillo azulgrana

JAVIER VILLANUEVA.Madrid

El Barcelona Lassa selló su pase a las semifinales de la Copa del Rey, en las que se medirá mañana (19:00) con el Ángel Ximenez Avia Puente Genil, tras imponerse este viernes por 34-30 a un Recoletas Atlético Valladolid, que durante más de media hora puso contra las cuerdas al todopoderoso equipo azulgrana.

34 Barcelona

Ristovski; Victor Tomás (1), Mem (3), Raúl Entrerríos (4), N'Guessan (2), Valero Rivera (6, 1p) y Syprzak (4) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Sorhaindo (-), Andersson (-), Ariño (3), Borges (-), Dolenec (6, 3p), Morros (-), Lenne (5) y Palmarsson (-)

30 Recoletas Valladolid

César Perez; Serrano (1), Adrian Fernández (6), Garza (1), Nico López (1), Víctor Rodríguez (3) y Viscovich (2) -equipo inicial- Javi Diaz (ps), Diego Camino (4, 3p), Héctor González (1), Turrado (-), Río (6), Serdio (4), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez y Miguel Camino (1)

Parciales cada cinco minutos
2-3, 3-6, 7-9, 9-11, 12-15 y 14-17 (Descanso) 14-18, 18-20, 22-20, 24-21, 29-26 y 34-30 (Final)
Árbitros
Raluy y Sabroso. Excluyeron por dos minutos a Sorhaindo, Valero Rivera y Mem (2) por el Barcelona Lassa; y a Víctor Rodriguez (2) por el Recoletas Atlético de Valladolid.
Inidencias
Encuentro de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Madrid Arena.

Ni las constantes advertencias durante toda la jornada previa del técnico Xavi Pascual, que no dudó en reconocer que su equipo «mereció perder» en el encuentro liguero que enfrentó a ambos conjuntos, evitaron el sofoco al Barcelona.

Al menos, en una primera mitad, en la que el Recoletas Atlético Valladolid, sustentado por un espectacular César Pérez en la portería, llegó a contar hasta con una ventaja de cinco tantos (4-9) de ventaja.

Una más que inquietante renta, que no sólo se puede achacar a la inconmensurable actuación del guardameta pucelano, inexpugnable por momentos, sino, sobre todo, a la fe inquebrantable del equipo castellano en un modelo de juego, un estilo propio, que hace perfectamente reconocible al conjunto de Valladolid.

Un estilo que ya puso contra las cuerdas a los azulgrana en el encuentro de Liga que ambos equipos disputaron el pasado mes de marzo en Huerta del Rey y en el que el Barcelona se impuso por (29-30) con un gol del islandés Aron Palmarsson con el reloj ya a cero.

Susto del que no pareció aprender el conjunto catalán, que este viernes sufrió de nuevo lo indecible para frenar la conexión entre central y pivote, la clave sobre la que gira todo el juego ofensivo del conjunto pucelano.

De la mano de Adrián Fernández y el pivote Abel Serdio, el Valladolid poco a poco fue cimentando una ventaja, a la que el Barcelona Lassa, trato de responder con los latigazos de los Dika Mem o Timothey N'Guessan.

Un duelo de estilos totalmente contrapuestos del que inesperadamente, al menos en el primer periodo, salió perdiendo el todopoderoso Barcelona, que pese a llegar a recortar su desventaja a tan sólo un gol (11-12), alcanzó el descanso con tres goles menos (14-17) que el cuadro vallisoletano.

Diferencia que hacía soñar a un Recoletas Atlético de Valladolid, que se vio con posibilidades reales de culminar la proeza, cuando a los seis minutos de la segunda mitad volvió a situarse con una ventaja de cinco tantos (14-19), gracias a un espectacular finta de Adrian Fernández.

Una bellísima acción que, curiosamente, significó el principio del fin de las ilusiones del equipo pucelano, que en los siguientes trece minutos se estrelló de lleno con la cruda realidad, la incuestionable superioridad del Barcelona sobre todos sus rivales nacionales.

Superioridad que no sólo permitió a los azulgrana recuperar su desventaja en el marcador, sino situarse con pie y medio en las semifinales, gracias a un contundente parcial de 10-1, que situó a los de Xavi Pascual con una ventaja de cuatro tantos (24-20) a doce minutos para la conclusión.

Una renta que los azulgrana, a los que les fue mucho mejor en el momento en el que cambiaron los pelotazos de Mem y N'Guessan, por la inteligencia de Raúl Entrerríos, supieron manejar con oficio ya hasta el final, pese a la fe de un Recoletas Atlético Valladolid, que nunca se resignó a la inevitable derrota (34-30)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos