«Quiero un equipo ambicioso»

Nacho González en el centro Proporción A. /Ricardo Otazo
Nacho González en el centro Proporción A. / Ricardo Otazo

A punto de afrontar su cuarto año en el banquillo del conjunto azulón, Nacho González analiza la temporada finalizada y la aportación de las nuevas incorporaciones a la plantilla

CÉSAR R. CABRILLO Valladolid

La vuelta al trabajo está más cerca que nunca para el Recoletas Atlético Valladollid. Nacho González y su cuerpo técnico ya están manos a la obra con la planificación de los primeros entrenamientos mientras aún terminan de analizar la campaña anterior en busca de los aspectos a mejorar. El entrenador sabe que el equipo puede dar todavía mucho más y aunque es cauto en señalar hasta donde pueden llegar, pide a sus jugadores que sean ambiciosos y que no se conformen con nada. El conjunto azulón está siendo el club por el que apuestan las jóvenes promesas del balonmano para crecer de la mano de Valladolid y su juego físico y de velocidad.

-Vuelta de vacaciones, ¿vuelta al trabajo?

–Todavía quedan unos días de descanso hasta que el equipo se ponga en marcha de nuevo, pero hay que ponerse a preparar ya cosas a pesar de que más o menos la plantilla está definida y la pretemporada también. Tan solo quedan ultimar detalles para que la vuelta sea la mejor posible.

-Temporada acabada, tiempo de reflexión, ¿qué valoración hace?

–Fue excelente. Hablas con cualquier persona del resto de España que sigue la Liga Asobal y te transmite que lo que ha hecho esta temporada el Atlético Valladolid ha sido algo muy bueno, no solo por los resultados. La gente valora muy positivamente el juego que hemos hecho para ser un equipo recién ascendido y que contaba con mucha gente joven.

-¿Qué le faltó al equipo para estar aún más arriba?

–Siempre nos quedará ese sabor amargo con los partidos fuera de casa porque hemos competido en su mayoría y se nos escaparon por pequeños detalles. De haberlos sacado adelante la nota de la temporada hubiera estado por encima de 10, pero ganar fuera de casa en esta competición es muy complicado. Lo que nos ha faltado ha sido un poco el saber estar sobre el campo, el controlar el partido y tener tranquilidad. Pero me quedo con el trabajo y las felicitaciones del resto de entrenadores.

-Dani Dujshebaev no rindió todo lo que se esperaba de él.

–Debemos saber lo que son jugadores jóvenes. Quizás esperábamos de Dani una gran actuación todos los días, pero tiene 19 años y llegó a Valladolid después de pasar el verano con la selección júnior. Tuvo que adaptarse muy rápido a todo. Estoy seguro que hubiéramos visto todo su potencial en esta segunda temporada si hubiera seguido. Nos tenemos que quedar con las pinceladas. Si hubiera llegado aquí siendo un jugador completo, probablemente nunca hubiera fichado por nosotros. Debemos saber que somos un trampolín para la elite y de momento lo estamos haciendo bien.

-Su trabajo hace que varios jugadores promocionen con la selección, ¿satisfecho?

–Tenemos claro que hay que seguir trabajando con los jóvenes. A ojos del balonmano nacional somos el mejor club para trabajar con gente joven, con sus pros y sus contras. Vienen con mucha ilusión y ganas de aprender, pero no son jugadores estables, sufren muchos altibajos. Si tuviéramos el potencial económico de otros equipos obtendríamos resultados más estables, pero tenemos clara cual es nuestra filosofía y trabajamos con ello.

–¿Dónde está el Atlético respecto a otros equipos?

–Hay varios que a nivel económico está claro que nos superan, pero a nivel deportivo, la igualdad es bastante mayor. Sin contar con el Barça y puede que el Ademar y La Rioja, el resto de equipos estamos muy parejos en lo que se refiere al juego. Ahí es donde entra la regularidad que tenga cada club en la temporada.

–Apostó por el proyecto de Valladolid cuando nadie lo hizo. Ahora parece que le salen muchas novias a este banquillo, ¿se ve en el club muchas temporadas?

–Yo miro el año a año, pero lo que está claro que tanto el club como yo tenemos una idea de proyecto muy parecida. Mi forma de actuar también va muy encaminada a ser un entrenador de club. Siempre diré que soy un privilegiado por ser de Valladolid y poder entrenar al equipo de mi ciudad en un proyecto que me ilusiona porque me gusta trabajar con gente joven. Para el futuro, Dios dirá.

Con los pies en la tierra

–¿Cuándo comienza la plantilla la pretemporada?

–El 1 de agosto empezamos la pretemporada de manera oficial, pero los jugadores llevan un tiempo con un plan específico para llegar a tono al primer día de entrenamientos. El primer amistoso está programado para el día 12 y a partir de ahí jugaremos otros cuatro o cinco, incluyendo la Copa Castilla y León. Iremos a Ciudad Real a jugar en su puesta largo. Queremos rivales con nivel, pero con desplazamientos no muy largos.

–¿Rubén Río llegará muy cansado?

–Nuestra esperanza es que Rubén llegue lo mejor posible físicamente. Entendemos que termina la competición dos días antes de que comencemos la pretemporada y en función de su aportación al equipo nacional y los minutos que juegue, tendremos que darle más o menos descanso, sobre todo para que llegue mentalmente preparado porque lleva mucho tiempo sin vacaciones por los compromisos internacionales y eso pesa mucho. Otros como Abel, Jorge y Héctor, que han estado con la sub-27 sé que llegarán en condiciones optimas porque están descansando ya. Estoy muy satisfecho con la aportación que han tenido en esta concentración.

–¿En qué mejoran los nuevos fichajes a lo que había antes?

–Acertamos en traerlos porque son jugadores que cumplen con lo que nosotros queremos, el perfil que buscamos, principalmente Héctor y Adrián, que son jugadores jóvenes y con gran proyección. Además ambos vienen con experiencia en la Asobal. Adrián ha tenido gran peso en Aranda, es un central con gran visión de juego, polivalente y con lanzamiento, que para nosotros es importante que el central tenga gol. Es el recambio de futuro de Diego Camino. Por otro lado, Héctor no tuvo tanto protagonismo en Benidorm, pero nos aportará mucho con su lanzamiento de media distancia. Tendremos que trabajar para que sepa decidir en qué momento debe tirar o no. También puede defender y trabajaremos mucho esa faceta en él porque no nos sirven solo jugadores de ataque. Por último, Álex Garza es un especialista defensivo. Su experiencia en la categoría nos servirá para apuntalar más nuestra defensa y para que otros jugadores sigan progresando en esta faceta. Puede que con su llegada tengamos que variar la forma de salir al contraataque en segunda y tercera oleada, pero no podemos dejar de hacerlo porque es nuestra mejor arma.

–Entonces, el contraataque y la buena preparación física seguirán siendo las señas de identidad.

–Del antiguo BM Valladolid tratamos de heredar un estilo y una filosofía de juego, a lo que hay que sumarle la seriedad de este club y su apuesta por la juventud. Y a ello le añadimos una auténtica revolución con Sergio Maroto en el tema de la preparación física y la prevención de lesiones, que nos están dando unos resultados excepcionales. Tratamos de ver hacía donde va el balonmano y enfocamos todo nuestro trabajo en esa línea. Es un trabajo muy individualizado en cada jugador. El Atlético Valladolid se ha convertido en puntero en la preparación física.

–¿Teme que otros clubes se lleven a los jugadores que destaquen?

–No tenemos que tenerlo porque es buena publicidad para nosotros. Cuando los jugadores marchen tendremos que hacer cambios, pero significará que seguimos con nuestra filosofía de club. Ojalá en el futuro seamos capaces de retener a los jugadores ante ofertas de equipos a día de hoy más poderosos, pero de momento debemos de ser conscientes de cual es nuestra situación.

-¿Qué podemos esperar esta temporada del equipo?

–Esperamos una línea continuista, pero dando pasos hacia adelante con las nuevas incorporaciones. Sabemos que la temporada es muy larga. Queremos aumentar nuestra intensidad defensiva y tener más lanzamiento exterior. Lo importante es tener los pies en la tierra y fijarnos un objetivo real y no pensar en otras cotas, pero eso no implica que dejemos de ser ambiciosos. Quiero un equipo ambicioso porque de lo contrario no lograremos nada.

–Llegar a la fase final de la Copa del Rey, ¿objetivo u obligación?

–Sería un objetivo muy bonito para todos los que formamos parte del Atlético Valladolid llegar a la final a ocho de esta competición, pero sería adelantar mucho los hechos. Lucharemos por ello.

-¿Es Huerta del Rey vuestro mejor aliado?

–Conseguir esta temporadas ante nuestra afición 12 de 15 victorias posibles es una barbaridad, sobre todo por la manera en que se lograron. El objetivo estará en mantener el nivel y el juego mostrado en esos encuentros. Con eso no conseguiremos solo ganar muchos partidos en casa, sino que además seremos más estables lejos de ella. Sabemos que es muy complicado mantener lo mostrado en las últimas temporadas, pero trabajamos día a día para mantenerlo.

–Si el equipo se clasificara para competición europea, ¿habría dinero para competir?

-No me gusta pensar en ello. El objetivo del club es tener deuda cero y si alcanzaramos esa cota habría que ver si es viable, debemos seguir en esa línea y no cometer errores del pasado. El Atlético Valladolid todavía debe dar pasos adelante para conquistar la estabilidad que todos deseamos. En este crecimiento es fundamental también la afición que cada año se suma a este proyecto. Nos debemos a ella y es nuestro mayor patrimonio.

–¿Cómo viene el futuro desde abajo? ¿Hay buena cantera?

–El futuro necesita mucho trabajo. Un jugador con 17 años no está ni mucho de menos preparado para dar el paso adelante. Los jóvenes parecen haber perdido la paciencia necesaria para ello. En nuestra cantera tenemos varias posibilidades y, al menos, dos chicos harán la pretemporada con nosotros y nos ayudarán en los entrenamientos. La apuesta que nosotros hacemos por ellos debe ser recíproca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos